Bizcocho de yogur y albaricoques
Bizcocho de yogur y albaricoques  EMMA GARCÍA

Los primeros albaricoques empiezan a aparecer por los mercados y llevábamos tanto tiempo esperándolos que nos hemos lanzado a por ellos sin pensarlo. Se pueden preparar infinidad de postres con ellos, pero esta vez hemos preparado algo sencillo.

Este bizcocho de yogur y albaricoques nos puede servir como desayuno o merienda especial, es suave y además la fruta caramelizada aporta un sabor realmente bueno al conjunto. Podríamos usar otra fruta, pero ahora que han llegado, vamos a aprovechar la temporada.

Como base hemos usado el clásico bizcocho de yogur. Sí, ese que siempre sale bien y se prepara con ingredientes de andar por casa. Podéis pesar los gramos o simplemente usar el mismo recipiente de yogur para las cantidades. Ya sabéis: 1 vaso de yogur, 2 de azúcar, 1 de aceite, 3 de harina, 3 huevos, canela y un sobre de levadura, así de fácil.

Ingredientes

  • 300 gr. de albaricoques (sin piel ni hueso)
  • 125 gr. de yogur natural (1 yogur)
  • 3 huevos
  • 250 gr. de azúcar
  • 125 ml. de aceite de oliva virgen extra (se puede usar otro, a nosotros nos gusta este)
  • 375 gr. de harina de trigo
  • 16 gr. de levadura química
  • 5 gr. de canela en polvo

Preparación

Lavamos y pelemos los albaricoques, los deshuesamos y cortamos trozos alargados. Los ponemos en una sartén a fuego bajo con un poco de azúcar (la cantidad de azúcar depende de lo maduros y dulces que estén los albaricoques). Removemos durante diez minutos hasta que estén blandos y caramelizados. Reservamos.

Precalentamos el horno a 200º. Forramos el fondo de un molde (desmontable de unos 22cm) con papel de hornear y untamos las paredes con aceite o mantequilla. Colocamos los albaricoques caramelizados en el molde, extendiéndolos para que cubran toda la superficie del fondo.

En un bol grande batimos los huevos. Cuando estén bien batidos los mezclamos con el yogur, añadimos el azúcar y seguimos batiendo con energía. Incorporamos el aceite y mezclamos. Agregamos la harina tamizada, la levadura y la canela en polvo. Batimos hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.

Echamos la mezcla del bizcocho en el molde cubriendo los albaricoques y horneamos durante 25-30 minutos con calor arriba y abajo. Para comprobar si está listo, pinchamos con un cuchillo, si sale limpio, sin masa pegada, ya podemos sacarlo del horno.

Dejamos templar, desmoldamos con cuidado y le damos la vuelta con un plato. Listo para servir.