El peligro del efecto pantalla al volante: qué es y cómo evitarlo
Cuando el viento sopla con fuerza hay que extremar la precaución. Pixabay

A la hora de conducir hay que estar siempre alerta ante cualquier situación que se pueda dar en la carretera, sobre todo si el tiempo no acompaña.

La lluvia, por ejemplo, es un factor que puede provocar situaciones muy peligrosas. Las primeras gotas de agua mezcladas con la suciedad del asfalto hacen que la calzada sea muy deslizante. Además, el agua hace que los neumáticos se agarren menos al asfalto y, por tanto, que el vehículo necesite más distancia para detenerse.

Pero además de la lluvia, existe otro fenómeno meteorológico que puede ser muy peligroso al volante. Se trata del viento y es el causante del llamado efecto pantalla.

Cuando el viento sopla con fuerza hay que extremar la precaución en el vehículo ya que es una de las situaciones más peligros al volante. 

¿Qué es el llamado efecto pantalla?

El efecto pantalla llega de repente y se produce al salir de un túnel o al adelantar a un vehículo de grandes dimensiones. A la interrupción temporal del viento, ya sea por otro coche o cualquier otro elemento se le conoce como efecto pantalla. Si no estamos preparados nos puede pillar desprevenidos y puede ser muy peligroso ya que es cuando se produce el  efecto del efecto.

El efecto del efecto

Una vez que el efecto pantalla termina, el viento golpea con fuerza el vehículo de manera lateral y si no estamos prevenidos ante esta situación, las consecuencias pueden ser muy graves.

Al salir de un túnel o al terminar de adelantar a un camión, el coche se desplaza de forma lateral al sentir toda la fuerza del viento, es decir, se produce el efecto del efecto. 

Para evitar esta peligrosa situación hay que estar alerta. Lo ideal es ser conscientes para que al salir de los túneles o al adelantar a vehículos voluminosos y recibir el empujón provocado por el viento, estar preparados para girar el volante en el sentido desde el que sopla el viento para paliar el empuje.