Volkswagen Escarabajo
Imagen de un Volkswagen Escarabajo, perfecto para empezar con la afición a los coches clásicos.  Unsplash

Los coches clásicos suponen toda una afición que levanta. Gracias a ellos, muchos amantes de las cuatro ruedas invierten largas jornadas en la carretera, mientras disfrutan del entorno y de la conducción. Además, el mundo de los coches clásicos es muy dado a organizar concentraciones que reúnen a los aficionados del motor y de este tipo de vehículos. Así, quien se esté planteando comenzar con este ‘hobbie’, debe tener en cuenta ciertos aspectos antes de la compra de su primer coche clásico. Estos vehículos suelen requerir una inversión continua de dinero ya que, además del desembolso inicial de la compra, son más propensos a sufrir daños que necesitan reparaciones y piezas especiales. Por ello, para adentrarse en esta afición, es recomendable apostar por ciertos modelos que contribuyan a potenciar esa pasión gracias a que necesitan de pocas visitas al taller y su mantenimiento es asequible. 

  • Volkswagen Escarabajo. El icónico modelo de Volkswagen fue uno de los modelos más populares y queridos durante su producción. De hecho, debido al elevado número que circulaban por las carreteras se le denominó ‘el coche del pueblo’. Por ello, la mayoría se pueden conseguir a precios asequibles, desde unos 4.000 euros. Además, la mayoría de reparaciones son fáciles de realizar por el mismo propietario y en el mercado están disponibles muchas piezas de repuesto. Su conducción resulta muy agradable.
  • Citroën Dyane 6. También conocido como ‘el cisne’, la versión más elegante del 2CV, al que se le denominó ‘el patito feo’, dispone de un amplio mercado de recambios que facilitarán cualquier reparación. Dispone de un característico motor de bicilíndrico refrigerado por aire. La máxima preocupación que hay que tener con este modelo es que el nivel de aceite sea el correcto. Su precio en el mercado de segunda mano parte de 2.900 euros.
  • Mini. Los primeros modelos de este curioso coche, icono de la cultura pop que cumple 60 años, disponen de una mecánica muy sencilla, para que la que resulta fácil encontrar recambios y accesorios. Su precio de compra es asequible, en torno a los 4.000 euros (siempre y cuando no se opte por modelos como un Cooper o un 1275 GT). A la hora de adquirirlo, sí que hay que fijarse en que no tenga corrosión y que tenga más de 30 años (por su reciente producción) para que sea considerado clásico.
  • Seat 127. Su excelente conducción, su bajo coste de mantenimiento y uso y la facilidad de las reparaciones son los motivos para animarse con este modelo, cuyos recambios, si no se encuentran en Seat, estarán disponibles en Fiat. Lo recomendable es hacerse con un vehículo que haya estado alejado de las costas, con lo que se habrá evitado su corrosión. Está en el mercado por poco más de  2.000 euros.
  • Renault 4L. El clásico ‘4 latas’ pueden encontrase en el mercado de segunda mano por unos 3.000 euros en buen estado, aunque ha aumentado su fama desde que lo condujera el Papa Francisco. La conducción de este modelo resulta agradable y también se caracteriza por una mecánica sencilla, lo que lo hace muy fiable. Además, consume poco y hay un gran número de recambios disponibles.