Siete curiosidades del Mini, el coche de la cultura pop que cumple 60 años

Las dimensiones del Mini fueron elegidas para facilitar el movimiento por las abarrotadas calles de Londres.
Las dimensiones del Mini fueron elegidas para facilitar el movimiento por las abarrotadas calles de Londres.
Unsplash

Un coche histórico y un icono de la cultura pop. Así es el Mini, la marca automovilística que este 2019 cumple 60 años. Fue en 1959 cuando se creó el primer Mini, diseñado por Alex Issigonis. Entre sus cuestiones técnicas, contaba con un motor delantero transversal de cuatro cilindros y una tracción delantera, aunque sus signos de identidad fueron su tamaño compacto y su carrocería bicolor. Hoy en día, ese carácter utilitario continúa siendo el que convierte a esta firma en una de las que más coches vende en España.

A pesar de celebrar el 60 aniversario de su salida al mercado, la segunda marca de BMW ha evolucionado acorde a las tecnologías del sector automovilístico. De hecho, el modelo Countryman (de un mayor tamaño que los primeros coches), fue el segundo híbrido enchufable más vendido en 2018. Su tamaño compacto y su fácil conducción lo han convertido en un vehículo de referencia para diversas generaciones. Estas son algunas de las curiosidades de esta marca.

  • 305 x 122 x 122 centímetros. Esa es la medida aproximada de la caja en la que debía caber el modelo original. Estas dimensiones fueron elegidas para facilitar el movimiento por las abarrotadas calles de Londres.
  • Un coche de carreras. El modelo original estaba pensado para la ciudad pero sus versiones deportivas (Cooper y Cooper S) tuvieron mucho éxito en las competiciones de rallies.
  • La medida de la ginebra. El diseño interior del coche estaba diseñado con sumo cuidado para optimizar el espacio. Las ventanillas correderas permitieron crear bolsillos para almacenaje. Las leyendas cuentan que el diseñador Issigonis calculó las medidas de los huecos en función de la medida de su botella de ginebra favorita.
  • La crisis del combustible. El año de lanzamiento de este coche, Inglaterra estaba sufriendo una crisis de escasez de combustible. Por ello, su motor se diseñó pensando en el ahorro de gasolina, un factor que, en la actualidad, es básico en cualquier modelo pero no lo era por aquel entonces.
  • Un éxito mundial. Tras su lanzamiento al mercado, la firma ya era mundialmente conocida y comenzó a fabricarse en diversos países. Todavía es reconocida en todo el mundo. Así lo demuestra la encuesta internacional que se realizó para determinar cuál había sido el automóvil más influyente del siglo XX, en el que Mini quedó en segunda posición, por detrás del Ford T.
  • Un conocido en los talleres. Al tratarse de un modelo rápido en sus inicios, sufría averías con gran frecuencia, por lo que se convirtió en un coche asiduo en los talleres, algo que no gustaba a sus propietarios pese a que, en ocasiones, eran ellos quienes los forzaban.
  • Para gustos están los colores. Si hay una característica que diferenciaba a los modelos Mini (aunque no a todos) era su pintura bicolor: el techo en un tono y la carrocería en otro, algo de lo que ha hecho su seña de identidad.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento