¿Qué es mejor: renting o comprar un coche?
El renting permite renovar periódicamente el coche sin realizar un fuerte desembolso. xb100 / Freepik

El renting de coches cada vez cuenta con más adeptos en España. Es una modalidad de alquiler, a medio y largo plazo, que incluye los servicios necesarios para el buen funcionamiento del vehículo. Una tendencia al alza que, además, las entidades financieras están impulsando.

Según informa en su página web la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), las matriculaciones de renting ascendieron a 267.732 unidades durante 2018, lo que supuso un crecimiento del 7,70%.

Pero, ¿qué es mejor: el renting o comprar un vehículo?

A la hora de adquirir un vehículo, esta es una de las preguntas clave que se hacen los consumidores, pero decantarse por una opción u otra depende del perfil y de las necesidades de cada conductor.

La diferencia principal entre una modalidad u otra es que con la compra del vehículo se realiza un desembolso inicial de dinero por el que te conviertes en propietario, en cambio, con el renting pagas una cuota mensual durante los años estipulados por contrato, pero no eres el propietario del vehículo.

Entre las ventajas del renting destacan la reparación de averías, la sustitución de piezas desgastadas, el mantenimiento integral del vehículo, la asistencia en carretera y el seguro del coche incluido. En cambio, si el coche está en propiedad, el dueño corre con todos los gastos y las gestiones.

Por otro lado, el renting permite renovar periódicamente el coche. Pagando una cuota mensual se puede disfrutar de un vehículo nuevo cada vez que el contrato finalice, no exigen pagar una entrada inicial como en el caso de la compra de un vehículo.

Se tiende a creer que el renting es un servicio al que solo se pueden acoger los autónomos y las empresas, pero los particulares también pueden contratarlo.

Para los autónomos y las empresas existen diferentes ventajas fiscales como los impuestos de matriculación incluidos y la deducción total del IVA en el caso de las empresas, y la deducción proporcional en el caso de los autónomos, en cambio, para los particulares no. Por ello es importante analizar antes si se va a sacar el máximo rendimiento al contrato, por ejemplo, cumpliendo con los kilómetros acordados. Si al vehículo se le va dar un uso esporádico está opción no es recomendable.

La modalidad de renting obliga a cumplir el plazo del contrato a no ser que se pague la penalización estipulada . Además, no se puede sobrepasar el límite anual de kilómetros establecidos.

Entre los coches de renting más demandados durante el año pasado destaca un SUV, el Nissan Qashqai, seguido del Ranult Kankoo y el Seat León.