Manual para comprar un coche nuevo: los errores que conviene no cometer
Antes de decidirse por un modelo, hay que probarlo para saber si se adapta a las necesidades y gustos del comprador. Freepik

Comprar un coche nuevo, aunque forme parte del segmento de los diésel más baratos del mercado, requiere una inversión alta, en la que dar un paso en falso puede complicar la situación del usuario. Por eso, a la hora de elegir un nuevo modelo es importante seguir unas pautas que aseguren, no solo la buena compra, también una operación segura y asequible a largo plazo.

Lo que no hay que hacer antes de comprar un coche nuevo

  • Ignorar las necesidades futuras. Si bien es cierto que en un primer momento el modelo de edición limitada del SEAT León ST puede parecer la opción perfecta, conviene no perder de vista la evolución vital a medio plazo. Invertir en un coche requiere un gran esfuerzo para la mayoría de españoles, y la mejor manera de rentabilizar esta inversión es aprovechar al completo su vida útil.
  • No probar los coches entre los que se duda. Informarse 'online' está claro que es el primer paso, pero uno no sabe lo cómodo que se siente en un coche hasta que no prueba a manejarlo. Además, conocer en primera persona al vehículo en cuestión está al alcance de cualquiera, pues es habitual que los concesionarios dispongan de modelos de prueba. Así, se podrá dar buena cuenta de si el coche responde a la mayoría de nuestras necesidades y gustos.
  • Precipitarse en la elección. A la hora de elegir coche nuevo hay que tener muy presente que el abanico de segmentos, prestaciones, carrocerías, motorizaciones y otras variantes es muy amplio; por lo que equivocarse es más fácil de lo que parece. Para evitarlo, lo mejor es tener bien definidas las prioridades y exigencias, ya que eso ayudará a dar con los modelos que más se acercan al imaginario ideal.
  • No cotejar presupuestos entre concesionarios. Aunque el precio franco de fábrica debe ser el mismo en cualquier concesionario, el conjunto de las tasas aplicadas en la factura del coche nuevo puede variar bastante. Así, lo mejor es visitar otros de la misma marca en la ciudad de residencia y, si esto no es posible, porque no hay, pedir un presupuesto online en la web de la casa.
  • Excederse con las prestaciones. Los accesorios de los coches son múltiples, los hay para todos los gustos y necesidades, y, además, es muy sencillo que todos parezcan encajar en nuestra rutina. Pero, si se tiene en cuenta que la mayoría tiene un cargo adicional sobre la factura del automóvil, igual dejan de ser tan vitales.
  • Descartar la financiación y las ayudas. Analizar el coste real que supone en la vida familiar la compra de un coche nuevo es fundamental para no llevarse sustos. Para evitar ajustarse el cinturón más de lo debido, conviene tener en cuenta que se puede financiar el vehículo o solicitar alguna de las ayudas disponibles para afrontar el paso.