Las apuestas de KIA para 2019
Kia apuesta por una tecnología avanzada que reconoce el estado emocional del conductor. Pixabay

Enero es el mes de las novedades en muchos sectores, el momento perfecto para sacar a la luz nuevos productos, proyectos e innovaciones con las que dar la bienvenida al nuevo año. Así lo hizo Kia Motors, que escogió el Consumer Electronic Show (CES) 2019, que se celebró en Las Vegas del 8 al 11 de enero, como escenario para presentar sus apuestas para el último año de esta década, enmarcadas en un objetivo: apostar por la conducción emocional.


Para ello Kia Motors propone utilizar una "tecnología avanzada" que "reconoce las necesidades" del conductor y "su estado emocional". Esta tarea pretende llevarse a cabo a través del sistema R.E.A.D., cuyas siglas en inglés, 'Real-time Emotion Adaptive Driving System', significan 'Sistema de conducción adaptable a las emociones en tiempo real'; en otras palabras, el programa percibe, define y traduce las señales biológicas del conductor (expresión facial, ritmo cardíaco) a través de Inteligencia Artificial, y reacciona optimizando el entorno del vehículo para mejorar la comodidad regulando la iluminación, el sonido, la temperatura de la cabina del coche, la vibración del asiento y el olor.


La conducción emocional se define a lo largo de cuatro fases: la activación, que se produce mirando hacia adelante y sujetando el volante; la autorización, que se realiza de forma automática detectando la expresión facial y los signos vitales; el análisis, que tiene en cuenta reacciones pasadas respecto a las condiciones de conducción; y la navegación de la emoción, es decir, la decisión de regulación de las distintas variables del coche como el aire acondicionado, la optimización de la iluminación, el sonido y el aroma o la vibración del asiento.


Además, la marca surcoreana apuesta a su vez por una conducción más intuitiva a través del sistema 'V-Touch' (toque virtual) una tecnología que rastrea la línea visual así como la posición de los gestos para que no sea necesario que el conductor presione físicamente los botones que regulan las diversas funciones del vehículo.


A su vez el CES fue testigo de otro de los proyectos previstos para 2019 de Kia: el concepto 'SEED car' que pretende ofrecer una solución inteligente a la movilidad urbana. El principal motor de esta propuesta es un vehículo de cuatro ruedas que se ponen en marcha mediante pedales y asistencia eléctrica, de una autonomía limitada a 100 kilómetros. Este medio, denominado 'SEED car', tiene un 'hermano mayor', el 'BIRD car', que actúa como transporte de la versión reducida para recorrer distancias mayores.