Cigarrillo eléctrónico
Una mujer con un cigarrillo electrónico. GTRES

El Gobierno de Reino Unido ha lanzado una campaña para promover el uso del cigarrillo electrónico por encima del tabaco tradicional. El motivo: según sus estudios estos son un 95% menos dañinos. Van eso sí, en sentido opuesto a los plasmado por la OMS, que desaconseja fumar cigarros electrónicos.

"Sería trágico si miles de fumadores que podrían dejarlo con la ayuda de los cigarrillos electrónicos fuesen disuadidos por falsos temores sobre efectos nocivos", explica un experto a The Guardian.

El objetivo del Ejecutivo de May es dar "tranquilidad" a quienes usan los cigarrillos electrónicos al mismo tiempo que lo muestran como una buena opción para aquellos fumadores que quieran dejar de serlo.

Entre el 65% y el 68% de fumadores recurrieron a los cigarros electrónicos y otros métodos para reducir el consumo de nicotina, tal como recoge el citado diario, consiguieron dejar de fumar.