Terapias con luz
Terapias con luz para la piel. Australian Laser & Skin Clinics

Cuando se habla de métodos contra las arrugas y enfocados a la regeneración y el cuidado de la piel en general, la mayoría entiende que podemos estar hablando de cremas, el método cosmético más utilizado en estos casos tanto por mujeres como por hombres. Lo cierto es que la efectividad de estas cremas siempre ha estado en entredicho y, curiosamente, los análisis de los últimos años han demostrado que las más baratas suelen ser las que más resultados ofrecen. Pero, ¿son las cremas el más método más efectivo para cuidar la piel y eliminar arrugas? Científicos llevan décadas estudiando los innumerables beneficios que en la piel tiene la luz.

Las terapias fotolumínicas son unas grandes desconocidas hoy en día para muchos, pero han sido estudiadas por reputados científicos de todo el mundo y centros de prestigio como el Hospital General de Massachusetts, la universidad de Harvard o la mismísima NASA han desarrollado investigaciones y tratamientos basados en los usos de la luz con fines terapéuticos.

Desde El País han realizado un listado sobre los efectos en la piel que la luz tiene en función de la longitud de onda que se emplee. Lo que es lo mismo, en función del color de luz utilizada en una sesión los efectos en la piel serán diferentes.

De esta forma, en sesiones cuya duración varía entre 10 y 30 minutos, la luz de un color u otro se emplea para diferentes objetivos. La luz roja ayuda a reducir arrugas, cerrar poros y prevenir el envejecimiento debido a que favorece la regeneración celular y el metabolismo de los fibroblastos, ayudando a generar colágeno y elastina.

Optar por otros colores de luz tiene efectos diferentes en terapias fotolumínicas. Así, la amarilla o ámbar actúa sobre el sistema nervioso y el sistema inmunitario, siendo la más indicada para pieles sensibles y destacando por sus propiedades reafirmantes. Si uno quiere efectos calmantes y relajantes, habrá de optar por la turquesa. Y si lo que se busca es eliminar toxinas o mejorar la cicatrización, la más indicada es la violeta.

La terapia con luz azul es la indicada para combatir el acné, poros y granos provocados por cambios hormonales, mientras que la verde se usa, sobre todo, para eliminar manchas y cicatrices.

La luz blanca se emplea en tratamiento de rejuvenecimiento intensos debida a la capacidad de este tipo de luz para penetrar en la piel.