Hospital, hospitales, hospital La Paz de Madrid
Hospital, hospitales, hospital La Paz de Madrid EUROPA PRESS

El madrileño Hospital Universitario La Paz ha reconocido este martes que se cometió un error al no retirarle a una anciana las pestañas que le rozaban el globo ocular porque no llevó sus propias pinzas.

La mujer padece triquiasis, una anomalía del párpado que provoca que las pestañas crezcan hacia el interior del globo ocular, y que necesitaba que le extrajeran algunas que se le estaban clavando en el ojo.

El oftalmólogo que la atendió el pasado 14 de febrero en Urgencias no le retiró las pestañas porque, según el parte médico, la paciente no había llevado sus propias pinzas y no disponían de ellas en el servicio. Al día siguiente, la hija de la paciente presentó una reclamación ante el Hospital La Paz.

Se puede acudir con pinzas propias si los pacientes lo prefieren

Fuentes del centro sanitario han reconocido que lo ocurrido es "un hecho excepcional" y que el Servicio de Oftalmología dispone de las pinzas necesarias tanto en consultas como en quirófanos y urgencias, y que en el caso de no haber estado disponibles en el momento de la atención de la paciente, el médico las podría haber conseguido en el área de consultas.

Las mismas fuentes han indicado que es frecuente que las personas que tienen esta afectación acudan a consulta con sus propias pinzas porque así lo prefieren.

La paciente fue atendida por una patología crónica, que no es grave, ni urgente, por lo que el médico la remitió al centro de especialidades, han detallado.

Aunque no le extrajo las pestañas, el facultativo la valoró y le puso un tratamiento para aliviar las molestias.

Tras la reclamación, el Servicio de Atención al Paciente del centro hospitalario se puso en contacto con la familia para subsanar el problema a la mayor brevedad posible. La paciente ha sido atendida en consulta esta mañana.