Serie 'Gossip Girl'
El personaje de Blair Waldorf en una secuencia de la serie Gossip Girl. GOSSIP GIRL

Día de compras y ves un vestido que te gusta. Vas al probador y descubres que no te queda bien del todo. Dilema. ¿Te vistes de nuevo, sales a buscar la talla correcta y vuelves de nuevo al probador?

Pues a menos que estés locamente enamorada de ese vestido las probabilidades de realizar todo ese proceso son bastante escasas. De hecho, está comprobado que la mayoría de los consumidores solo entra al probador una vez y esto es un 'problema' que se quiere resolver con la tecnología.

Bien es cierto, que hay marcas (Victoria's Scret, una de ellas) que tienen probadores con un botón de llamada. Pulsas y una depedienta acude para llevarte lo que necesites, sin embargo no parece ser suficiente.

Los probadores del futuro incorporan un espejo digital que reconoce la prenda ya que se escanéa el código. Entonces, se muestra el artículo, superponiéndolo en la pantalla, que funcionaría casi como una tablet gigante.

Si la prenda no se ajusta, puedes solicitar en la pantalla interactiva un tamaño diferente o incluso otro color. Automáticamente, se alertará a un empleado de la nueva talla y color para que te lo lleve mientras aún te estás probando.

¿Como funciona?

Las prendas están equipadas con unas etiquetas RFID (identificación por radiofrecuencia). Un lector para este tipo de etiquetas lo escanea como si fuera un código de barras.

La etiqueta está codificada con una gran cantidad de variables, incluidos colores y tamaños, por lo que el espejo digital no solo muestra las opciones marcadas, sino todas las que hay disponibles en tienda. Y va más alla:da sugerencias adicionales de prendas que puedan completar el conjunto del cliente.

Inditex fue pionera en España al realizar pruebas piloto en algunas de sus tiendas Zara con este tipo de sistemas. Ahora, la firma Mango, en colaboración con Vodafone, se suma a la iniciativa y lo incluye en algunos de sus establecimientos más representativos que van desde Barcelona a Nueva York.

Lógicamente, esto es solo el primer paso y la idea es ir completando cada vez más la experiencia. Ahora, se trabaja con opciones para incluir vídeo que grabe en 360 grados para ver cómo queda el look desde todos los ángulos posibles o explotar todas las vías que ofrece la realidad aumentada.