Buñuelos de manzana
Buñuelos de manzana EMMA GARCÍA

Los buñuelos de viento son un clásico de los carnavales y también de Semana Santa aunque, en realidad, al ser uno de nuestros dulces más tradicionales se consumen en muchas festividades, sobre todo en algunas zonas, donde los preparan en las calles de los pueblos.

Aunque su origen no está muy claro, se cree que son árabes. Como ocurre siempre, con el paso del tiempo han ido apareciendo diferentes versiones y rellenos, como los de manzana, higo, crema y, por supuesto, versiones saladas, como los de bacalao.

Para celebrar los carnavales y llevar mejor estos días tan fríos, vamos a preparar una receta muy fácil de buñuelos de manzana. Aconsejamos comerlos con moderación ya que no son el dulce más ligero del mundo. Pero un día es un día y de vez en cuando nos lo podemos permitir.

Ingredientes

  • 1 manzana (80-100 gr. de puré sin piel ni semillas)
  • 60 gr. de azúcar
  • 15 gr. de levadura en polvo
  • 150 gr. de harina
  • 100 ml. de leche
  • 1 huevo mediano
  • 10 gr. de canela
  • Una pizca de sal
  • 300-400 ml. de aceite suave

Preparación

En un bol grande ponemos primero los ingredientes secos (la harina tamizada, levadura, sal, azúcar y canela) y removemos. A continuación añadimos el huevo y la leche, y removemos un poco más.

Buñuelos de manzana. Preparación

Lavamos la manzana, la pelamos y le quitamos las semillas. Para conseguir el puré sólo tenemos que triturarla, con un poco de agua si es necesario. Otra opción es cortar trocitos pequeños y añadirlos sin triturar, pero en este caso la masa, al freír, se hinchará menos. Removemos todos los ingredientes hasta que queden bien integrados. Quedará una masa ligera, no espesa.

Buñuelos de manzana. Preparación

Tapamos la masa con papel film y le quitamos todo el aire que podamos. Dejamos reposar la masa al menos una hora, pero si podemos dejarla unas horas más, mucho mejor.

Ponemos el aceite en un cazo o sartén honda y esperamos a que esté bien caliente. Con una cuchara sopera vamos echando porciones de masa y dejamos que ellas solas se hinchen y hagan forma de bola (no perfectas, claro). Vamos dando la vuelta para que no se quemen hasta que estén dorados por ambas partes. El proceso es rápido, un par de minutos por cada lado será suficiente. Hay que hacerlo poco a poco, sin poner muchos a la vez para que no se peguen y tengan espacio para hincharse.

Buñuelos de manzana. Preparación

Vamos dejando los buñuelos en una bandeja sobre unas capas de papel de cocina para que absorban el aceite sobrante. Los dejamos unos minutos y luego les damos la vuelta. Mientras, preparamos un recipiente con azúcar y rebozamos los buñuelos.

Buñuelos de manzana. Preparación

Y ya están listos para servir y consumir. Tienen que quedar dorados por fuera y esponjosos por dentro. No aguantan demasiado bien el paso de las horas, así que lo mejor es comerlos el mismo día, aunque seguramente eso no será un problema.