Móvil Zetta
Imagen de un smartphone Zetta, modelo Zetta Conquistador 5.5 GOLD. ZETTA

"Zetta Smartphone, la marca de telefonía móvil libre que ha llegado para conquistarte". Así se promocionaban, como la primera marca de smartphones extremeña, el 'iPhone' de la bellota mordida que aseguraba terminales a un precio asequible y de diseño propio. Zetta, la marca creada por los jóvenes Unai Nieto y Eric Cui, ha resultado ser una estafa, tal y como han destapado los propios usuarios en comunidades como Forocoches y HTCMania o webs como The Geek Hammer, donde critican que detrás de estos móviles se encuentra en realidad otro fabricante, el chino Xiaomi.

"Chirría un poco que en tan solo 6 meses hayan conseguido crear un terminal partiendo de cero y un software totalmente operativo, basado en Android", indican en The Geek Hammer, que asegura que el diseño es "totalmente calcado a un Xiaomi Redmi Note 3 con un precio de unos 150 euros, mientras que el modelo Zetta se vende a unos 300 euros".

En las imágenes publicadas pueden verse los modelos de ambas marcas, idénticos, en los que únicamente cambia el logotipo. En el interior del teléfono, una pegatina oculta también el logo de Xiaomi, una marca cuyos terminales son más complicados de adquirir en España a través de los canales tradicionales de venta.

Tras desvelarse la supuesta estafa, la compañía ha optado por desaparecer del mundo virtual: su web no está disponible y se han borrado sus cuentas en redes sociales, así como el canal de YouTube. En paralelo, asociaciones de consumidores como Facua aseguran que la empresa tendrá que devolver el dinero a sus clientes.

En una entrevista concedida al diario El Español, Unai Nieto contaba cómo había surgido la idea de crear la empresa después de conocer en una tienda de móviles a Eric Cui, un inmigrante chino que trabajaba allí. "Vimos que se podría desarrollar aquí perfectamente. Tenemos gente cualificada, aeropuerto en Badajoz, nuestras carreteras están estupendas. Era totalmente factible", indicaba Unai en esa entrevista.

Las primeras unidades de Zetta salieron a la venta en las Navidades de 2014. Desde entonces, su notoriedad subió como la espuma, con entrevistas en medios locales y nacionales. Incluso llegaron a comparar su modelo estrella con el iPhone 7. "Tiene una interfaz muy similar y no cuesta 900 euros, sino tres veces menos", aseguraba Unai en El Español.

Mientras que en todas las entrevistas aseguraban que las piezas las compraban en China y las ensamblaban en España, los usuarios han destapado ahora que lo que en realidad hacían era exportar teléfonos chinos de Xiaomi y remarcarlos.

Inspección de la Junta

Por su parte, el Instituto de Consumo de Extremadura, adscrita a la Consejería de Salud y Políticas Sociales, ha iniciado una inspección de oficio para garantizar que el llamado "smartphone extremeño" cuenta con las prestaciones publicitadas en el terminal, así como el cumplimiento del etiquetado de las piezas utilizadas.

Esta labor inspectora tiene como objetivo "garantizar los derechos de los consumidores", según ha informado la Junta de Extremadura.

El Ejecutivo regional ha asegurado que no ha destinado subvenciones públicas al proyecto empresarial "Zetta Europa", firma impulsora de estos móviles.