Pediatra
Un pediatra hace una revisión médica a un niño. GTRES

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap) alertan de que los altos niveles de polución que se registran en muchas ciudades y las infecciones de las vías respiratorias han multiplicado las visitas a urgencias de niños con crisis de asma.

En las últimas semanas se han triplicado las visitas a urgencias de niños aquejados de bronquitis En un comunicado, la doctora Cristina Ortega, miembro de la Seicap y responsable de la Unidad de Neumología y Alergia Infantil del Hospital Quirón San José de Madrid, ha explicado que en las últimas semanas se han triplicado el número de atenciones en urgencias de niños, la mayoría de ellos aquejados de bronquiolitis.

El NO2, al igual que otros productos de la combustión de los motores, como el dióxido de azufre (SO2) afecta a las vías respiratorias y agrava los síntomas de aquellos pacientes que están sufriendo episodios de infección de las vías respiratorias.

"En concreto, el dióxido de nitrógeno puede inducir cambios en el bronquio terminal, provocando la inflamación de la vía aérea y favoreciendo la broncoconstricción", ha explicado la doctora Ortega.

Madrid, Valladolid y Oviedo han sido algunas de las ciudades que han registrado mayores índices de contaminación en los últimos días, debido a la concentración de dióxido de nitrógeno (NO2).

Un 10% de los niños tienen asmaEn el caso de Madrid, donde ha habido picos superiores a los 250 microgramos por metro cúbico durante varios días consecutivos, han aumentado las visitas a urgencias de niños con infecciones de las vías respiratorias.

Según datos de la Seicap, un 10 por ciento de los niños tiene asma, la enfermedad crónica de mayor relevancia en la edad pediátrica.

Estos niños tienen los bronquios inflamados y estrechados lo que dificulta su respiración y algunos agentes externos como la contaminación, el aire frío y el frío seco hacen que reaccionen de manera exagerada.

Mayores incidencias al incio del invierno

Los síntomas propios de su enfermedad, como la tos, las sibilancias (pitos) o la sensación de ahogo, se agravan y pueden provocar una crisis fuerte.

Las infencciones respiratorias presentan una mayor incidencia al final de otoño y principio de invierno El final del otoño y el inicio del invierno es la época del año en la que se observa una mayor incidencia de infecciones de las vías respiratorias ya que las bajas temperaturas propias de esta estación favorecen la proliferación de virus como el de la gripe, el adenovirus o el VRS.

Ante esta situación, la Seicap recomienda evitar, en la medida de lo posible, permanecer durante mucho tiempo en las zonas más contaminadas, no practicar deporte al aire libre, utilizar el transporte público, no exponerse al humo del tabaco, evitar los ambientes cargados, ventilar bien las casas, y aumentar la atención de los niños con asma.

 Además estos expertos consideran "fundamental" que se cumplan las normativas que marca la ley y regular el tráfico al igual que en otras ciudades europeas.