Dolor de pies
Un médico, tratando el dolor de un paciente. Maggie Smith

El sobrepeso lo sufre todo nuestro organismo, de tal manera que la causa del dolor de pies puede ser, efectivamente, esos kilitos de más. Molestias en los tobillos, fascitis plantar, aparición de espolones, dolor en la almohadilla grasa del talón y problemas de duricias por utilizar el calzado en chancla son algunas de las afecciones más comunes que los podólogos vinculan al exceso de peso.

El sobrepeso es un factor directo que determina el dolor de pies a cualquier edadPesar más de la cuenta es un factor directo que determina el dolor de pies a cualquier edad e, incluso, en el caso de los más pequeños puede ser el causante de problemas en el aparato locomotor. Desde el Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV), recuerdan que la obesidad “puede agravar otras patologías como la diabetes”, ya que el sobrepeso empeora los problemas circulatorios, y otras relacionadas con problemas óseos porque puede causar incluso fracturas, algo que “es especialmente frecuente en el caso de las mujeres”.

En el caso de las personas con sobrepeso, apuntan que resulta "fundamental hidratar correctamente los pies" porque son muy propensos a padecer dolorosas grietas en los talones por varios motivos, como la mala vascularización en el pie, abuso de calzado en chancla porque les resulta más cómodo de quitar y poner y falta de utilización de cremas hidratantes por tener reducida la movilidad.

Los podólogos aconsejan:

  • Utilizar un calzado cómodo, que no apriete pero que sujete bien y que disponga de una buena contención con un contrafuerte duro, que sea transpirable, fabricado en materiales naturales y que disponga de una suela que amortigüe correctamente la pisada y sea antideslizante.
  • Usar plantillas que acomoden las partes blandas de los pies (principalmente la zona del talón y debajo de las cabezas de los metatarsianos), para disminuir el exceso de presión sobre la planta y evitar alteraciones en rodillas y caderas y la aparición de duricias.
  • Darse cremas en spray, más fáciles de usar.
  • A las mujeres con sobrepeso, que utilicen un tacón ancho –que no supere los 4-5 cm.– o plataformas.
  • Acudir al podólogo periódicamente para hacer una revisión y cuidado de los pies y las uñas.

Vigilar el peso de los niños

El niño obeso sufre más aplastamiento sobre el pie lo que le provoca el descenso en el arco plantar interno y esto supone un aplanamiento del pie, que repercutirá en la constitución de las piernas, en la alineación de las caderas y en la formación de la columna vertebral.

Según los expertos, “es clave controlar el peso en los más pequeños” porque una desviación en los parámetros naturales de formación y crecimiento del aparato locomotor durante la infancia puede dar lugar a modificaciones dolorosas y lesiones complejas en la edad adulta.