Dieta sana
La alimentación como aliada GTRES

Si ya es duro volver al trabajo tras las vacaciones, todavía puede serlo más si venimos con unos kilos de más, algo que se puede evitar siguiendo unas sencillas pautas. Además, esas pautas pueden interiorizarse y mantenerse a la vuelta. Es decir, podemos aprovechar el verano para iniciar una alimentación más sana.  

En verano se pueden  adquirir hábitos que podemos interioridad para el resto del año“Desde el estudio de la conducta humana sabemos que se necesitan al menos 21 días para adquirir nuevos hábitos de comportamiento, por eso es muy conveniente empezar en esta época del año en la que podemos dedicar más tiempo al cuidado de nosotros mismos", explica Susana Cantón, coordinadora del Centro Integral de Obesidad y Sobrepeso de la Clínica La Luz.

La experta nos da unas cuantas sencillas pautas para evitar el sobrepeso en verano. De entrada destaca la importancia de que tras el descanso nocturno, se tome un desayuno con un aporte equilibrado de pan o cereales, así como proteínas bajas en grasa como queso fresco, jamón de york, pavo o jamón serrano y una pieza de fruta.

Asimismo, recomienda hacer a lo largo del día pequeñas comidas equilibradas en carbohidratos, proteínas y grasas saludables acordes al nivel de gasto de cada uno. En este sentido, aconseja incluir una proteína baja en grasa en cada comida.

Respecto a las bebidas –la hidratación es básica siempre y más en verano–, Cantón aconseja tomar dos vasos de agua al levantarse, dos o tres media mañana y a media tarde y otro vaso después de la cena. Además, combinar las bebidas como la cerveza o el vino con alimentos ricos en proteínas. Y finalmente, beber té verde porque ayuda a acelerar el metabolismo, estimulando al organismo para quemar calorías y favoreciendo el control de los niveles de colesterol.

Mejora el estado psicofísico, el optimismo y la sensación de controlVolviendo a las comidas, la experta nos recomienda mantener la ingesta de comida en el mismo horario que en invierno y procurando que los desayunos no sean nunca más tarde de las diez de la mañana y las cenas de las diez de la noche.

Los consejos para no ganar peso en verano siguen por el ejercicio: caminar unos 30 minutos al día de manera vigorosa y seguir técnicas de relajación.

El último consejo es para cuando las vacaciones estén a punto de finalizar: pensar en lo bueno de la actividad laboral antes de volver a ella es otra de las claves para no ganar peso.

Según Cantón, “el resultado de todos estos consejos será un mejor estado psicofísico, un mayor optimismo y una gran sensación de control que ayudará a mantener los hábitos al regreso y, a su vez, disminuirá el impacto generalmente negativo de la vuelta a la rutina laboral”.