Qué beneficios para la salud física y mental tiene ser una persona altruista

  • Según la organización británica Fundación para la Salud Mental, actividades como el voluntariado pueden reducir el estrés así como mejorar el estado de ánimo.
  • Uno de los beneficios para la salud mental es que ayuda a tomar perspectiva y mejora la confianza y el control en uno mismo.
  • Entre los beneficios físicos, dar y ayudar a los otros podría alargar la vida.
Una mujer ayuda a una señora mayor a llevarle una cesta con la compra.
Una mujer ayuda a una señora mayor a llevarle una cesta con la compra.
GTRES

La Real Academia Española lo define como 'diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio'. Sin embargo, quienes se implican en actividades como el voluntariado siempre afirman que al ayudar a los demás reciben mucho más de lo que dan. ¿Por qué será? Los expertos en salud mental parecen conocer ya la respuesta.

Según explican desde el sitio web de la Fundación para la Salud Mental, una organización británica sin ánimo de lucro fundada en 1949, la evidencia muestra que ayudar a los otros es en realidad beneficioso para nuestra salud mental y bienestar general.

Esta institución, que proporciona información, investiga y realiza campañas para mejorar la atención a quienes padecen problemas de salud mental, apunta desde su página web que actividades como el voluntariado pueden reducir el estrés así como mejorar el estado de ánimo, la autoestima y la felicidad.

Desde su plataforma de información en Internet la fundación británica apunta los que considera los beneficios más importantes que se derivan de ayudar a los demás tanto en el ámbito de la salud mental como del estado físico.

Mejora en la salud mental

  • Promueve cambios fisiológicos positivos en el cerebro asociados a la felicidad: los periodos de mayor actividad suelen estar seguidos de otros más largos de calma y pueden dar lugar finalmente a un mayor bienestar. Ayudar a los otros mejora el apoyo social, nos conduce a un estilo de vida más físicamente activo, nos distrae de nuestros propios problemas, nos permite participar en una actividad significativa y mejora nuestra autoestima y competencia.
  • Aporta una sentido de integración y reduce el aislamiento: formar parte de una red social conduce a una sensación de integración. Las actividades interpersonales como el voluntariado en un centro de acogida pueden ayudar a reducir la soledad y el aislamiento.
  • Ayuda a tomar perspectiva: ayudar a aquellos que se encuentran en situaciones de necesidad, en especial a quienes han tenido menos suerte que nosotros, puede proporcionar una perspectiva más real y hacernos conscientes de lo afortunados que somos, lo que nos permite dejar de pensar en lo que nos falta y nos ayuda a tomar una visión más positiva sobre aquello que podría estar causándonos estrés.
  • Mejora la confianza, el control, la felicidad y el optimismo: un acto de generosidad también puede fomentar que otros repitan la buena acción de la que han sido objeto y contribuye a una comunidad más positiva.
  • Cuanto más se hace por los demás, más se hace por uno mismo: la evidencia muestra que los beneficios de ayudar a los demás pueden perdurar largo tiempo después al proporcionar un 'banco' de recuerdos agradables que pueden ser rememorados en el futuro.

Beneficios físicos

  • Reduce el estrés: ayudar a los demás contribuye a una buena salud. Las emociones positivas reducen el estrés y fortalecen nuestro sistema inmune y de esta forma nos protegen contra la enfermedad.
  • Disminuye los sentimientos negativos: las emociones negativas como la ira, la agresividad o la hostilidad tienen un impacto negativo sobre nuestra mente y nuestro cuerpo. Participar en todo tipo de actos de generosidad puede ayudar a disminuir estos sentimientos y estabilizar nuestra salud global.
  • Ayuda a vivir más: dar y ayudar a los otros podría alargar nuestra vida. Los estudios de personas mayores muestran que aquellas que dan apoyo a otros viven más que los que no lo hacen.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento