Visita al dentista
Un odontólogo revisa el estado de las encías y las piezas dentales. Carlos Hernández/EFE

"No se puede tener un cuerpo sano si las encías no están sanas. Las encías sanas no sangran". Lo asegura el presidente de Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), David Herrera, con motivo del primer Día Europeo de la Periodoncia.

La salud bucodental es un aliado fundamental en la prevención de importantes patologías, pues existe evidencia científica de que la enfermedad periodontal aumenta el riesgo de sufrir infarto de miocardio, diabetes y de tener un parto prematuro.

No hay cuerpo sano si las encías no están sanas. Las encías sanas no sangran Ocho de cada diez españoles de más de 35 años tiene algún problema en las encías y, de ellos, entre un 25 y un 40% sufren periodontitis (la manifestación más grave), señala Herrera. Existen cada vez más datos científicos y clínicos que ponen de manifiesto la asociación entre una mala salud de las encías y las enfermedades cardiovasculares, que siguen siendo la primera patología responsable de muerte en los varones y la segunda en las mujeres.

Así, se sabe que los pacientes con periodontitis tienen mayor riesgo de presentar aterosclerosis. Según Miguel Ángel García Hernández, de la Sociedad Española de Cardiología, el riesgo de infarto de miocardio aumenta entre un 2 y un 3%. De hecho, la peridontitis como factor de riesgo cardiovascular ya se contempla en las últimas guías de la Sociedad Europea de Cardiología.

También son sólidas las pruebas que interrelacionan la salud de las encías y la diabetes. En este caso, la relación es bidireccional: la diabetes es más frecuente en personas con enfermedad periodontal y, ésta, a su vez, es más frecuente en pacientes con diabetes. Según José Luis Herrera Pombo, de la Sociedad Española de Diabetes (EAD), la enfermedad periodontal puede considerarse como la sexta complicación de la diabetes.

Mujeres con problemas en la boca tienen mayor riesgo de tener un parto prematuroLas enfermedades periodontales están también adquiriendo un protagonismo relevante en el control del embarazo al constatarse su implicación en el parto pretérmino (prematuro), especialmente en la franja más grave (por debajo de la semana 32 de gestación). Aunque España es el tercer país europeo con mayor número de estos partos, es el primero en el que más han aumentado en los últimos cinco años.

El presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), José María Laílla, ha explicado que se conoce que los distintos cambios hormonales y metabólicos que se producen a lo largo de la vida de la mujer van a producir cambios también en su salud bucodental. Las pacientes con problemas en la boca tienen un riesgo superior de tener un parto prematuro.

Según este doctor, existe ya evidencia científica de que en una patología prevalente como el parto prematuro, además de la influencia de factores como la edad de la mujer embarazada, enfermedades asociadas o mayor número de fecundaciones asistidas, "el foco creciente es el bucal".