Felicidad
Una mujer ríe satisfecha y feliz. GTRES

Cada 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud, coincidiendo con el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1948. Este año la jornada está dedicada a las enfermedades transmitidas por vectores –por lo general insectos–, patologías que representan hasta un 17% de la carga mundial por enfermedades infecciosas. El lema este 2014 es “Pequeñas picaduras, grandes amenazas”.

Pero en términos más generales la salud es cuestión de cosas sencillas y al alcance de la mano, como tener a diario una actividad intelectual, dormir bien, comer sano y beber agua, cuidar la vista y sonreír. Todo ello ayuda a disfrutar de una vida plena y a recuperar el "bienestar perdido", según especialistas de los hospitales Quirón.

Hay que saber combatir el estrés de una forma multidimensional e interdisciplinarSin estrés
Hay que saber combatir el estrés de una forma multidimensional e interdisciplinar, para lo cual aconsejan prescindir de sustancias estimulantes, practicar ejercicio físico, disfrutar de música relajante, respirar de forma "sosegada" y evitar el consumo excesivo de grasas, azúcar y sal.

Cuerpo y mente
Para trabajar el cerebro recomiendan huir de actividades pasivas como ver la televisión y, por el contrario, cultivar aficiones como la jardinería, el bricolaje, la pintura, la lectura o la escritura. Para retrasar el envejecimiento neuronal, pueden servir los pasatiempos o juegos de estrategia y de mesa, visitar museos, asistir a conferencias y hacer ejercicios de memoria y atención.

Dormir bien
Nos pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo –para una persona que viva 90 años, 30 pasarán durmiendo–. Los médicos nos recuerdan que el sueño tiene una función vital. Además, dormir lo suficiente y con un sueño de buena calidad es esencial para llevar un día saludable. Hacerlo poco o mal aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades y ocasiona fatiga, somnolencia, problemas de memoria o depresión.

Cuando reímos liberamos endorfinas que generan tranquilidad, euforia y hasta analgesiaDieta y ejercicio
Recomiendan beber dos litros diarios de agua, consumir frutas y verduras, realizar ejercicio físico de forma habitual.

Tener vista
Los especialistas animan a revisar la vista una vez al año. Se aconseja descansar la vista cinco minutos cada hora y mirar a una distancia mínima de cinco metros, en el caso de las personas que se pasan la mayor parte del día delante de un ordenador.

Y sonreír
Pero los médicos aseguran que todos esos hábitos saludables no van a ser del todo efectivos si no se sonríe. Y es que las emociones positivas son una fuente necesaria de bienestar y facilitan el pensamiento creativo. Además, proyecta una imagen más atractiva y genera un alivio considerable del estrés y la ansiedad.

En términos más científicos, cada vez que reímos liberamos endorfinas, que actúan directamente sobre los circuitos de recompensa cerebrales y generan tranquilidad, euforia o, incluso, analgesia. Al mismo tiempo, se reducen los niveles de cortisol en sangre (una hormona que se relaciona directamente con el estrés) y se libera dopamina, otro neurotransmisor vinculado con procesos básicos de la mente como, por ejemplo, la motivación, cognición o aprendizaje.