1 Dentista. Hay que visitarlo al menos una vez al año y siempre que se detecte algún tipo de problema en la boca o en los dientes.

2 Alimentación. Evita los azúcares, no renuncies a las verduras, frutas, leche y sus derivados y reduce la comida entre horas.

3 Tabaco. Ensucia los dientes y perjudica a las encías.

4 Mal uso. No utilices la dentadura para partir cosas duras, aflojar tapones...

5 Temperatura. Evita en la medida de lo posible las bebidas y alimentos excesivamente fríos o calientes.

6 Cepillado. Es recomendable lavarse los dientes después de cada comida. Como mínimo, antes de acostarse.

7 Sin esperas. No dejes pasar más de quince minutos entre el final de la comida y el cepillado.

8 Seda dental. Utilízala entre los dientes y no olvides limpiar también la lengua.

9 Dentífricos. Cambia el cepillo de dientes por lo menos cada tres meses y utiliza pastas de dientes con flúor.

10 Líquidos. Es conveniente beber agua o estimular la producción de saliva cuando se tiene la boca seca para evitar el crecimiento bacteriano.

  • Más contenidos de salud, belleza y calidad de vida en VIVIR VIVIR