Wikileaks
Wikileaks filtró en 2010 miles de cables del Departamento de Estado estadounidense.

El miércoles 19 de junio se cumple un año desde que Julian Assange, fundador de Wikileaks, se refugió en la embajada ecuatoriana de Londres, después de que el Tribunal Supremo, máxima instancia judicial británica, autorizara su extradición a Suecia, donde es requerido por supuestos delitos sexuales que él niega. Hace sólo unos días, Ecuador se comprometió a "mantener la protección y el asilo al señor Assange", basándose en fundamentos jurídicos y en la normativa internacional sobre derechos humanos.

La reticencia de Assange a ser llevado a Suecia se debe al temor a que una vez allí se le extradite a Estados Unidos, el país más perjudicado por los cables filtrados por la plataforma Wikileaks, donde teme que se le pueda condenar a pena de muerte. De hecho, las voces favorables a Assange aseguran que todo este asunto no es más que una caza de brujas del gobierno estadounidense contra Wikileaks.

La reticencia de Assange a ser llevado a Suecia se debe al temor a que una vez allí se le extradite a EE UU La plataforma de filtraciones online, creada en 2006 y en funcionamiento desde 2007, alcanzó fama mundial en 2010, cuando saltó a los titulares de medios de comunicación de todo el mundo debido a sus filtraciones sobre las guerras de Afganistán e Irak y, especialmente, por la publicación de miles de comunicaciones del Departamento de Estado estadounidense, lo que se conoció popularmente como cablegate.

Este hecho se convirtió en un hito en la revelación de secretos, en la promesa de una nueva era de mayor transparencia informativa. Sin embargo, el camino no tardó en complicarse. El cablegate originó una 'ciberguerra de la información' y Assange se vio asediado desde múltiples frentes. Surgieron otras plataformas de filtraciones a través de Internet pero, tres años después, sólo Wikileaks sigue teniendo un papel relevante.

El propio Julian Assange anunció el pasado diciembre que Wikileaks publicará en 2013 un millón de nuevos documentos confidenciales relacionados con "todos los países del mundo". Aseguró que su trabajo no se verá "amedrentado" y que se seguirá enfrentando a los "acosadores".

Otras plataformas de filtraciones

Friends of Wikileaks: Esta red social nació en diciembre de 2011 como complemento al portal de filtraciones. Se trata de un foro que pone en contacto a los simpatizantes de las actividades y miembros de Wikileaks.

Openleaks: Esta plataforma está considerada como la principal alternativa a Wikileaks. Sin embargo, en junio de 2013 ni siquiera ha comenzado a funcionar. El proyecto nació en septiembre de 2010, impulsado por el alemán Daniel Domscheit-Berg, exmiembro de Wikileaks que, junto a otros compañeros, abandonó la popular plataforma por discrepancias con Assange.

La intención de Openleaks es ser más transparente que Wikileaks y ofrecer una herramienta desde la que otros medios puedan recibir documentos confidenciales sin tener que hacerlos públicos ellos mismos a través de su web. De este modo, eliminan de la ecuación su criterio selectivo a la hora de valorar y difundir unas informaciones y no otras. Domscheit-Berg asegura que buscan que la plataforma tenga una dirección democrática y no que esté encabezada por un líder o por un pequeño grupo. Aunque Openleaks aún no está en funcionamiento, el proyecto no está cancelado.

Plataformas de Anonymous: El grupo hacktivista Anonymous está formado por una multitud de personas anónimas que, en principio sin ninguna organización definida ni afiliación a asociación alguna, se unen para realizar protestas contra cuestiones de muy diverso ámbito. El espíritu de este movimiento les ha llevado a apoyar las acciones de Wikileaks y, más tarde, también a intentar lanzar su propia plataforma de filtraciones.

En abril de 2012 anunciaron la creación de AnonPaste, un sitio desde el que los usuarios podrían cifrar datos, códigos e información sensible. En diciembre de ese mismo año, tras criticar a Wikileaks por incluir un sistema de pago, Anonymous reveló el proyecto TYLER, que pretendía operar "como una red descentralizada con igualdad de todos los usuarios". Otras iniciativas del grupo con características similares son Par: AnoIA (Potentially Alarming Research: Anonymous Intelligence Agency), LocalLeaks y HackerLeaks.

A día de hoy, AnonPaste sólo funciona con la extensión .me, correspondiente a Montenegro, TYLER no ha visto la luz y HackerLeaks ha dejado de funcionar. Par: AnoIA y LocalLeaks están muy lejos de la repercusión alcanzada por Wikileaks.

SafeHouse: En mayo de 2011, después de haber rechazado colaborar con Wikileaks, el diario The Wall Street Journal puso en marcha su propia vía para recibir filtraciones. En su página piden ayuda para revelar delitos, fraudes y abusos mediante el envío de documentos a través de un sistema seguro que garantiza la confidencialidad y el anonimato, en caso de que el informante así lo desee. Meses antes, Al Jazeera había puesto en marcha una iniciativa similar, la Transparency Unit, el Wikileaks de Oriente Medio.

TradeLeaks: Tras el revuelo originado por el portal de Jualian Assange, el término "leaks" ("filtraciones") se puso muy de moda y decenas de páginas decidieron aprovechar el tirón. Así nació TradeLeaks, una plataforma que aspiraba a ocupar en el sector del comercio el mismo lugar que Wikileaks en el sector político. A pesar que recibió cierta atención mediática, nunca llegó a obtener gran relevancia.

'Leaks' por áreas y países: Wikileaks animó a los activistas de zonas de todo el mundo a impulsar plataformas similares pero de ámbitos más delimitados: Brussels Leaks (centrado en la Unión Europea), Balkan Leaks (los Balcanes), Indoleaks (Indonesia), Ruleaks (Rusia), Leakymails (Argentina), PPLeaks y PSOELeaks... Actualmente, sólo el portal ruso funciona correctamente y se actualiza con regularidad.