Jugando en la Campus Party
Un hombre navega con su ordenador preparado con tres pantallas de 37" que le permiten disfrutar mas intensamente de los juegos. Manuel Bruque / EFE

En los últimos meses los ataques a páginas webs y la proliferación de "malwares" que buscan robar datos de los usuarios han puesto de moda el término hacker, que no siempre se refiere a ciberdelincuentes, sino que también puede servir para definir a los expertos en seguridad en Internet.

Son los hackers éticos, investigadores que, según ha explicado Josep Albors, portavoz de la compañía de software de seguridad ESET, "adoptan una estrategia proactiva, no se limitan a reaccionar a la amenazas sino que diseñan defensas antes de que los peligros lleguen a los usuarios".

La premisa es que no se puede combatir al enemigo sin conocer sus prácticas y, para ello, hay que ver hacia dónde apuntan las amenazas que afectarán a la red.

Se les conoce en el ámbito profesional como 'hackers' para distinguirlos de los 'crackers' Con el objetivo de informar sobre las estrategias de los ciberdelincuentes en la actualidad, Albors participa en la Campus Party de Valencia con la conferencia Top 10 mundial de amenazas, listado que lideran el gusano Conficker (que aprovecha las vulnerabilidades de Windows para infectar los equipos) y los troyanos que roban cuentas de jugadores en red.

"La creación y lanzamiento de malware (software maligno) es siempre un negocio, ya no se crean virus para demostrar lo bueno que uno es programando, se diseñan para robar dinero o información", ha argumentado Albors.

A quienes buscan el lucro a través de estos actos se les conoce en el ámbito profesional como crackers para distinguirlos de los hackers a quienes les mueve "un afán investigador", por lo que Albors lamenta que "por desconocimiento de los legisladores" la labor de los hackers se considere en muchos casos delictiva.

"Hace falta concienciar a empresas y usuarios de que estos investigadores son necesarios a modo de auditores de la seguridad", ha defendido Albors quien también ha hablado de los "hacktivistas" como Anonymous que con sus acciones, "en las que emplean técnicas al alcance de cualquiera" buscan mostrar a las empresas sus vulnerabilidades y a los usuarios que sus datos no están seguros.

La Campus Party busca potenciar el concepto de "hacking ético" a través de ponencias como la de Albors y de invitados como Kevin Mitnick, el famosos hacker que protagonizó algunos de los delitos informáticos más célebres de los años 90 y que hoy es uno de los mayores expertos de seguridad en la red.

Ferran Adrià y las tecnologías

Consulta Internet solo por cuestiones de trabajo, pero el cocinero Ferran Adrià es un convencido de la estrecha relación entre las nuevas tecnologías y la gastronomía, dos universos que, según ha explicado este martes en la Campus Party, tienen en común "que los usamos a diario".

"Internet es una herramienta fantástica para el mundo de la cocina. Me ayuda a estar al tanto de lo que pasa. Si sé de un cocinero de Oslo o de Singapur, solo tengo que buscarlo en la red y ya veo si es bueno, malo o regular", ha explicado Adrià tras su conferencia en la Campus en calidad de embajador de Telefónica.

Para alcanzar ese éxito "basta con ser frío en el análisis y caliente en la ejecución" Precisamente con el impulso de Telefónica y con Internet como medio para la divulgación Adrià se enfrenta al cierre de El Bulli, dentro de solo diez días, "más contento que nunca porque lo que viene a continuación es un proyecto precioso. No hay ningún síntoma de tristeza".

"El Bulli no se cierra", ha añadido en referencia a la reapertura del restaurante en 2014 reconvertido en una fundación para la investigación gastronómica que, como ha explicado en la conferencia a los campuseros, utilizará internet "para la divulgación, para dar a conocer nuestros avances porque cuando trabajas 14 horas al día no tienes tiempo para idear cosas nuevas".

Inmerso en su papel de conferenciante, Adrià quita méritos a la revolución que supuso El Bulli en el negocio de la gastronomía diciendo que para alcanzar ese éxito "basta con ser frío en el análisis y caliente en la ejecución, pero, sobre todo, aprender de los que saben de negocios".

La Campus le ha hecho plantearse "lo genial que sería reunir a 7.000 estudiantes de cocina" y, tras visitar las zonas en las que los más de 6.000 participantes tienen instalados sus ordenadores, ha derribado el mito de que los aficionados a las nuevas tecnologías se alimentan mal.

"Es muy importante cuidarse por salud, la obesidad es algo muy delicado. Yo les diría que hagan ejercicio y coman normal, sin entrar en populismos, y si se comen una hamburguesa, que sea buena", ha comentado el cocinero, quien, según su experiencia, "a los profesionales de las tecnologías, cuando tienen dinero, les gusta comer bien".

*¿No tienes como ir? Comparte coche.