Logo del sitio

Amaia Rodríguez, la mujer que hace magia con los plásticos mal desechados

Gravity wave
Amaia Rodríguez, fundadora de The Gravity wave, junto a un pescador.
Cortesía

Tras descubrir islas cubiertas por plásticos en un viaje por el Sudeste Asiático, con solo 27 años puso en marcha su propia empresa con el objetivo de recoger toneladas de esos plásticos y convertirlas en fundas para móviles y en mobiliario.

Hablamos de Gravity Wave y de Amaia Rodríguez, su fundadora. Es de Pamplona y nació en el seno de una familia de emprendedores donde siempre se fomentó que hiciera lo que más le gustara. Se la educó para perseguir sus sueños, y eso hizo. 

Estudió ADE internacional en Madrid y decidió terminar sus estudios en Hangzhou, China. Durante aquella estancia, hizo un viaje por el Sudeste Asiático que le cambió la vida.

¿Qué ocurrió?  En aquel viaje vi una realidad de contaminación por plástico que no había visto nunca. Me encontré islas donde no vivía nadie llenas de residuos y, desde entonces, en agosto de 2016, sentí la necesidad de dedicar mi vida a poner solución a este problema.

Cuando volví a España, llegué a casa y comencé a concienciar a todo mi entorno y, sobre todo, a mi hermano pequeño Julen, el que ahora es cofundador de Gravity Wave y mi socio.

Julen tiene un espíritu emprendedor de manual y vio una oportunidad en la opción de unirnos a una ONG griega, ENALEIA, que estaba limpiando plástico del mar con pescadores para poder utilizar todos los residuos para hacer fundas de móvil.

Playa de Haití en 2021
Playa de Haití en 2021
Instagram/thegravitywave

¿Cómo ponéis en marcha la empresa? ¿Cuáles son los primeros pasos?

La idea se definió a finales de 2019 y comenzamos a buscar socios para hacerlo posible. Necesitábamos, por una parte, pescadores para poder recoger el plástico, por otra una fábrica para poder hacer las fundas y, además, la financiación de inversores para arrancar el proyecto.

Fue un proceso difícil, los inicios nunca son sencillos, pero teníamos todas las ganas del mundo y nada nos iba a parar.

¿Cómo contactáis con los pescadores? Comenzamos a contactar con ellos a través de ENALEIA. Y, a partir de ahí, fuimos creciendo, incorporando nuevos pescadores tradicionales a los que pagamos por cada kilo de plástico que recogen.

Desde junio de 2021 tenemos nuestro propio sistema de pescadores en España. Hemos ido llegando a ellos a través de las cofradías y firmamos acuerdos con los puertos. Ya contamos con más de 4.000 en todo el Mediterráneo, y cada mes sumamos más puertos.

¿Cómo conseguís organizar la operativa para que los plásticos lleguen hasta vosotros? Tenemos a María, responsable de gestionar todo el residuo en el Mediterráneo y mandarlo a la planta de reciclaje. Colocamos contenedores en cada puerto y, cuando están llenos, un camión recolector pasa a recoger el residuo y lo traslada a la planta.

Amaya Rodríguez
Amaia Rodríguez
Cortesía

Entiendo que esto es a nivel nacional. En el caso de los pescadores que colaboran con vosotros desde otros países, ¿cómo realizáis el traslado de los residuos? En el caso de los pescadores extranjeros, seguimos colaborando con ENALEIA y lo coordinamos todo con ellos para hacer los envíos desde Italia y Grecia, llenando al máximo los containers y optimizando así el transporte y la huella de carbono.

Tenéis vuestra sede y el centro operativo en Calpe. ¿Por qué en esta ciudad? Veraneamos en Calpe desde que tenemos uso de razón, y necesitábamos estar en el Mediterráneo. Además, queremos demostrar que se puede emprender desde cualquier sitio.

Queremos demostrar que se puede emprender desde cualquier sitio.

¿Cómo conseguís convertirlo en un negocio? ¿Cómo conseguís que empresas os financien? ¿Qué ofrecéis a cambio? Tuvimos muchísimas reuniones, llamamos a muchas puertas y lo cierto es que la respuesta fue muy positiva. Descubrimos un interés importante por limpiar plástico y crear un impacto positivo. Porque lo que les ofrecemos es precisamente eso: limpiar plástico del mar en su nombre, dándoles así la posibilidad de unirse al movimiento Plastic Free Oceans y de demostrar a sus clientes que están comprometidos con los océanos y con la sostenibilidad. Les proponemos llevar a cabo un proyecto sostenible diferente, donde las personas que forman parte de las empresas que nos financian conectan con el mar y con el propósito de The Gravity Wave.

¿Puedes nombrar alguna de las empresas más potentes que os apoyan?Hay muchas, cada vez más, pero algunas de ellas son Nestlé, Viña Esmeralda, Imagin, Mini, Afflelou, BIT2ME…

A las fundas para móviles luego sumasteis los muebles de plástico. ¿Cómo surge esta nueva idea para dar salida a los residuos? Fue una consecuencia de buscar salida para las redes de pesca de plástico inservibles. Estuvimos investigando qué hacer con ellas y dimos con las planchas que ahora usamos para hacer mobiliario.

La cuestión era que la cantidad de plástico que podíamos usar en cada funda de móvil era muy pequeña, unos 30 gramos, y contábamos con toneladas. En el caso de los muebles usamos entre 30 kg y 60 kg de redes. Nuestro objetivo es encontrar productos que nos permitan usar la mayor cantidad de redes de pesca como sea posible.

Mueble de plástico reciclado de The Gravity Wave
Mueble de plástico reciclado de The Gravity Wave
Cortesía

¿Os habéis especializado entonces en el reciclaje de las redes? Así es. Recogemos todo tipo de residuos, pero nos encargamos de reciclar las redes porque nadie más está dispuesto a gestionarlas, reciclarlas y revalorizarlas. El resto de residuos que encontramos, como los envases por ejemplo, los enviamos a otros agentes que se encargan de su reciclaje y reintroducción.

De este modo, nuestros muebles solo llevan redes de pesca, y queremos ser referentes en el reciclaje y transformación de las redes, que además suponen el residuo más abundante que encontramos.

¿Quién diseña los muebles? Los diseños nos los mandan nuestros clientes muchas veces, y otras las hacemos nosotros.

¿Qué tipo de muebles diseñáis? Un poco de todo. Desde mobiliario urbano, muebles de interior como maceteros, mesas, estanterías, revestimientos para tiendas… las posibilidades son infinitas.

Entiendo que hay, por un lado, empresas que aportan fondos a cambio de unos beneficios y, por otro lado, clientes que os compran muebles para luego ponerlos a la venta. ¿Es así? Hay empresas que quieren involucrarse únicamente en limpiar plástico del mar y de las costas sin tener interés en comprar producto final; también tenemos clientes que hacen ambas cosas, primero ayudan a limpiar el plástico y luego compran productos hechos con ese residuo; y, por último, los hay que únicamente compran producto.

Fabricáis los muebles en Alcira. ¿Por qué elegisteis esa empresa y no otra? ¿Cómo lo coordináis todo desde Calpe? Contactamos con varias empresas y ellos fueron quienes quisieron apostar por este proyecto cuando no teníamos nada. Creen de verdad en un futuro diferente.

Mueble de plástico reciclado de The Gravity Wave
Mueble de plástico reciclado de The Gravity Wave
Cortesía

¿Cómo se llama la empresa? ¿A qué se dedicaba la fábrica previamente?previamente? La fábrica es CM PLASTIK y tenemos una relación muy estrecha. Ellos se dedicaban a usar plástico reciclado de post consumo para la fabricación de mobiliario urbano.

¿Son ellos quienes se encargan de la venta de los muebles? CMPLASTIK solo se encarga de cortar los muebles que diseñamos, toda la comercialización la llevamos desde Gravity Wave con cada cliente y proyecto que llevamos a cabo.

¿Cuántas personas formáis parte de The Gravity Wave actualmente? Ahora mismo somos 10, 10 personas que vivimos de limpiar plástico del mar.

¿Dónde te ves y dónde ves The Gravity Wave en 5 años? Me veo liderando al equipo hacia el infinito, convirtiendo Gravity Wave en una empresa referente de impacto social para animar a más emprendedores a hacer lo mismo, porque necesitamos muchos más Gravity Wave para hacer esto y demostrar que realmente podemos limpiar el mar Mediterráneo.

¿Tienes en mente algún otro proyecto u otra línea dentro de The Gravity Wave para poner en marcha? Tenemos varios proyectos en mente que, si salen, cambiarán el curso del proyecto y sobre todo nos ayudarán a tener un impacto mucho más grande del que tenemos ahora para cambiar la industria del plástico desde dentro.

¿Puedes adelantarnos algún detalle de esos proyectos? ¿Cuándo tenéis previsto ponerlos en marcha? Solo podemos decir que podríamos adentrarnos en el mundo de las materias primas, y esperamos poder ponerlos en marcha en junio de 2023.

¿Qué le dirías a la gente para animarla a emprender? ¿El mundo del emprendimiento es tan difícil como parece desde fuera? Es mucho más difícil de lo que parece desde fuera. Creo que últimamente se ha dotado al emprendimiento de un halo de romanticismo muy alejado de la realidad, se considera un estilo de vida cool, se transmite que siempre puedes cumplir tus sueños y que todo es posible, pero no es así en absoluto.

Pones tu vida patas arriba, el proyecto se convierte en una obsesión, vives por y para él, para que salga adelante, dejas de hacer muchos planes porque tienes 0 recursos y tu salud mental muchas veces pasa a un segundo plano. Además, un 95% de las start ups fracasan, pero creo que, si lo tienes muy claro y sabes escuchar a tus clientes y adaptarte, tienes la oportunidad de hacer grandes cosas.

Amén, Amaia

Mostrar comentarios

Códigos Descuento