Qué es el 'síndrome de Cenicienta' y en qué afecta a las mujeres

Imagen de la película Cenicienta
Imagen de la película Cenicienta
Cenicienta
Imagen de la película Cenicienta

La industria cinematográfica nos aporta entretenimiento y cubre las necesidades ociosas de millones de personas, pero también tiene repercusiones sociales, culturales y económicas.

Si las 'rom-com' (comedias románticas) han fomentado el ideal de amor romántico —sobre todo en parejas adolescentes— creando expectativas irreales de entrega total hacia la otra persona, las películas de Disney han contribuido a diseñar esa imagen de mujer que necesita ser rescatada en un eterno cuento de hadas que cobra sentido gracias a un príncipe que soluciona todos sus problemas. 

Es por eso que se conoce como Síndrome o complejo de Cenicienta a aquella necesidad extrema de ser querida y cuidada en todo momento, lo que supone una dependencia emocional —y en ocasiones también económica— y desencadena importantes problemas de autoestima.

¿Qué es el 'síndrome de Cenicienta' y cómo superarlo?

Fue Colette Dowling, escritora y madre de tres adolescentes, quien puso nombre a este complejo al descubrir el concepto que tenía de sí misma: quería que alguien cuidara de ella, la mimara y la hiciera sentirse segura. Poco tiempo después, se dio cuenta de que no era la única que se sentía de ese modo, y así lo reflejó en su libro El complejo de Cenicienta: el miedo oculto de las mujeres a la independencia. 

¿Por qué en un momento en el que el empoderamiento femenino está en auge, las mujeres se sienten limitadas por el síndrome del Impostor o el 'Complejo de Cenicienta'?

"Las mujeres son educadas para depender de un hombre y para sentirse desnudas y asustadas sin él. Se nos ha enseñado a creer que como mujeres no podemos estar solas, que somos demasiado frágiles, demasiado delicadas, que necesitamos protección. De modo que ahora, en estos días iluminados, cuando tanto se ha vuelto posible, los problemas emocionales no resueltos a menudo nos detienen —dijo Colette Dowling respecto a su libro, cuya adaptación fue publicada por The New York Times, y prosigue— atrapadas en la transición entre dos conceptos muy diferentes de la feminidad, las mujeres aún se muestran emocionalmente reacias a comprometerse con la independencia".

¿Cómo reconocer los síntomas del Síndrome de Cenicienta?

El psicólogo especialista en trastornos de la personalidad (trastornos de ansiedad, depresión y problemas de pareja) Jorge Castelló Blasco, autor del libro, El miedo al rechazo en la dependencia emocional, define ese temor a la pérdida, presente en el complejo de Cenicienta.

Consideran a su pareja como el centro de su existencia, la idealizan, se someten a ella y serían capaces prácticamente de cualquier cosa para no romper la relación. Destaca "la baja autoestima y autoconfianza" y la "priorización de la persona objeto de la adicción con respecto a cualquier otra actividad", hostilidad, sensación de fracaso, dependencia y un sufrimiento que puede ser percibido como "devastador" en caso de ruptura.

¿Qué hago si tengo el Síndrome de Cenicienta?

¿Cómo se puede acabar con ese apego? El escritor y psicólogo clínico, Walter Riso, autor de ¿Amar o depender?: Cómo superar el apego afectivo y hacer del amor una experiencia plena y saludable nos saca de dudas

  • Aumenta la autoestima y despreocúpate del qué dirán. Es fundamental saber alejarse de la adecuación social: "El peor obstáculo para la espontaneidad es estar pendiente de la normatividad y de la opinión de los charlatanes. No estoy diciendo que debas ofender a nadie, sino que de vez en cuando es bueno mandar al «super yo» a dormir", mantiene.
  • Fomenta las relaciones personales. "Un individuo activo y dispuesto a vencer la rutina no creará tan fácilmente dependencia ni apegos", sostiene.
  • Disfruta la soledad y fomenta espacios propios. La soledad no tiene que ser un sinónimo de tristeza y angustia, puede significar el reencuentro con nuestros pensamientos y deseos más profundos. ​
    "Un estilo de vida orientado a la libertad personal genera, al menos, tres atributos psicoafectivos importantes: la defensa de la territorialidad, una mejor utilización de la soledad y un incremento en la autosuficiencia", mantiene.
  • Acude a un especialista. Si este complejo termina siendo algo bloqueante en el día a día, hay que hablar con un experto, con el objetivo de brindar herramientas para resolver situaciones personales como dificultades amorosas, realización de proyectos nuevos, etc.

En definitiva, salir de la zona de confort, potenciar la autonomía y disfrutar de ti misma y de cuidarte. Quién sabe, a lo mejor termina habiendo el Síndrome de Timón y Pumba. 

Referencias

Cowling, D. (2014). El complejo de Cenicienta. El miedo de las mujeres a la independencia. 

González-Bueso, V.; Santamaría, J.J.; Merino, L.; Montero, E.; Fernández, D.; Ribas, J. «Dependencia emocional en mujeres: Una revisión de la literatura empírica». Psicosomàtica y Psiquiatría, 2018, n.º 5, https://doi.org/10.34810/PsicosomPsiquiatrnum0506 

Walter Riso. ¿Amar o depender?: Cómo superar el apego afectivo y hacer del amor una experiencia plena y saludable. Editorial : ‎ Zenith. Pag 45-60. ISBN-10: ‎8408126245. 

Jorge Castelló Blasco. El miedo al rechazo en la dependencia emocional. ALIANZA EDITORIAL. ISBN: 9788420647258

¿Quieres recibir gratis todos los jueves en tu correo los mejores contenidos de belleza, moda y estilo de vida? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento