Renault 25, el primer coche de la historia con el que podías hablar al estilo Siri

Imagen del interior del Renault 25.
Imagen del interior del Renault 25.
Pinterest

La tecnología invade hasta los ámbitos más insospechados de la vida cotidiana y los automóviles no pasan sin actualizarse al tenor de los grandes avances que permiten que sean mucho más seguros, pero también más cómodos, prácticos y conectados. Desde el Android Auto hasta el Car Play, Alexa y un sinfín más de asistentes a la conducción, muchos vehículos modernos pueden controlarse hoy en día desde el móvil e, incluso, por comandos de voz. 

Pero estas funcionalidades que parecen algo propio de nuestra actualidad tienen su origen décadas atrás en el tiempo, para la sorpresa de muchos. De hecho, después de que KITT sorprendiera en televisión con su voz robótica, llegó a la realidad el Renault 25, un modelo que se comunicaba con su conductor a través de mensajes de voz.

En su época, el R25 era el vehículo más caro, prestigioso y grande de la marca francesa, que desde 1983 hasta 1992 se produjo en la fábrica de Sandouville. En 1985 quedó en segundo lugar en los galardones de Coche del Año en Europa.1y estaba considerado un súper deportivo en su época ya que contaba con un cambio automático, un motor V6 Turbo y cumplía con 205 caballos de potencia.

La antecesora de Siri, Alexa y Cortana

Además del lujo interior de este vehículo y su mecánica de alta gama, fue uno de los primeros coches en comunicarse por voz con su conductor. Su ordenador de abordo no era tan avanzado como su inspiración, KITT, pero era capaz de hablar y expresar fallos y necesidades técnicas, como la temperatura del motor y la presión del aceite, si se había fundido una bombilla o si una de las puertas se había quedado abierta. Lo suficiente para maravillar y asombrar a los conductores de los 80. 

El ordenador que coronaba el cuadro mandos fue diseñado por Marcello Gandini, de Lamborghini y mucha gente de la época no fue capaz de entender tantos botones y comandos. En el salpicadero del Renault 25 se mostraban datos relevantes para la conducción como la autonomía que quedaba en función del combustible restante o los kilómetros recorridos tras el último repostaje, algo inusual en la época.

Igualmente, destacó por incorporar funcionalidades desconocidas hasta el momento como los controles del equipo de sonido en la columna de la dirección o la posibilidad de controlar los elevalunas eléctricos con un solo toque.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento