Logo del sitio

La diferencia de costes entre coches eléctricos y coches de combustible se estrecha

<p>La Declaración de la Renta también permite deducir algunos gastos del mantenimiento de un coche.</p>
El TCO calcula el gasto en combustible o recargas, los impuestos, el mantenimiento...
Pixabay

La diferencia de precio de adquisición de los coches eléctricos y los de combustión sigue siendo una de las razones por las que los conductores todavía no han dado el salto a la movilidad eléctrica, pese a que numerosos estudio afirman que una vez comprado, el coche eléctrico es el que más y mejor se amortiza. 

El Índice de Costes de Coches de este año, elaborado por LeasePlan, analiza el coste de propiedad de los coches, lo que incluye el gasto en combustible o electricidad, la depreciación, los impuestos, el seguro y el mantenimiento. Los resultados indican que quedan muy pocos países en los que los coches eléctricos no sean competitivos con los de gasolina o diésel en lo que a costes se refiere. 

España también ha cumplido con esta tendencia y, en concreto, en nuestro país la diferencia de costes entre diferentes motorizaciones es de apenas 156 euros. Por ejemplo, el coste medio de disfrutar de un coche de gasolina es de 1.092 euros; de un diésel, 1.063 y de un eléctrico, 936 euros, siendo estos últimos los modelos más rentables en lo que a gastos se refiere.

Sin embargo, el gasto de conducir un coche (independientemente de su motor) varía enormemente entre los diferentes países europeos. De media, cuesta unos 743 euros en Grecia, 944 en España y llega hasta los 1.138 euros en Suiza. Por el momento, los únicos países en los que el vehículo eléctrico todavía no es competitivo son, por ejemplo, Polonia y Rumanía, aunque se espera que a mediados de esta década alcancen a la media europea. 

En lo que se refiere a modelos y segmentos, las marcas que se ubican en un rango medio-premium son mucho más competitivas que sus homólogos de combustión en 17 países de la Unión Europea, entre los que se encuentra España. Sucede lo mismo con los del segmento compacto, aunque estos pierden tres países en los que no son competitivos, entre ellos, España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento