Logo del sitio

Datos y evolución de las Zonas de Bajas Emisiones: la de Barcelona es pionera en España

Un operario instala una señal de la ZBE en l'Hospitalet.
Un operario instala una señal de la ZBE en l'Hospitalet.
ACN - Archivo

Las Zonas de Bajas Emisiones han sido protagonistas durante la última temporada por las idas y venidas de Madrid Central, la ampliación del área de tráfico limitado con Madrid 360, el funcionamiento de la ZBE de Barcelona y la posibilidad de que en 2023 todas las ciudades de más de 50.000 habitantes impongan limitaciones a la circulación (lo que afectaría centenares de localidades).

Aunque, como en todo, hay detractores en contra de estas limitaciones a la circulación que tienen el objetivo de reducir las emisiones y el nivel de contaminación en las ciudades con mucho tráfico rodado, también es cierto que existen datos que respaldan los resultados de las ZBE. De igual manera, todavía quedan aspectos por cumplir y un largo camino por recorrer. 

En el contexto del foro sobre las Zonas de Baja Emisión organizado por Stratesys el pasado 8 de junio, se debatieron las diferentes visiones sobre las ZBE, su evolución y su rol hacia la mejora de la movilidad y el medio ambiente. Las grandes claves y conclusiones del encuentro fueron de diversa índole, destacando la fecha del próximo diciembre de 2023 como un hito que llevará las ZBE a más de 150 ciudades en toda España, transformando la ciudad en relación con la movilidad y la calidad del aire. El objetivo es que el vehículo privado con un único ocupante de paso a otras formas de desplazarse, como el transporte público.

Por ejemplo, solo en la comunidad de Madrid hay 22 ciudades de más de 50.000 habitantes en las que en 2023 se deberán implantará ZBE. El transporte público regional actualmente realiza 5 millones de desplazamientos y, a partir de 2023, el reto será incrementar su capacidad para acoger una buena parte de los 10 millones de desplazamientos en vehículo que hoy ocurren en toda la región.

Barcelona ha reducido un 2% el tráfico más contaminante

También se analizaron las ZBE más famosas de España, la de Madrid y Barcelona. Esta última está considerada pionera en España y ya ha conseguido reducir en un 2% la circulación de vehículos más contaminantes, aunque aún queda trabajo por hacer. Según la Alianza Europea de Salud Pública, la ZBE Rondas BCN es la medida más efectiva para reducir la contaminación de los tóxicos locales PM10 y NOx y ha recortado las emisiones contaminantes en Barcelona casi en un 30%. 

Por otro lado, Madrid 360 aborda la calidad del aire teniendo en cuenta todo tipo de emisiones (edificios, eventos), pero con especial foco en la movilidad. En Madrid entran a diario casi dos millones de vehículos que provocan el 70% de las emisiones y se necesita desarrollar el marco legal de las Zonas de Bajas Emisiones para que se convierta en una política ciudadana más con una agenda estable. 

Fondos de recuperación

Se llegó a la conclusión de que la movilidad es salud pública, medioambiente, política energética y afecta a las políticas sociales. Así, queda clara la necesidad de aprovechar la disponibilidad de fondos y la tecnología en un trabajo conjunto de sector público y privado. Se aprecia que, en este sentido, los fondos de recuperación han dado un impulso extraordinario a las políticas de movilidad sostenible y el reto para los próximos cinco años es conseguir que estas políticas enganchen con la innovación y la empresa. Si se consigue mantener el impulso, España podría convertirse en un país líder aprovechando tecnología más reciente y lecciones aprendidas en otros países para generar un motor de empleo de alto valor. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento