En lo que va de año

La negociación del Brexit le sale cara a la libra: cae más del 6% frente al euro

El alza de la libra impulsa a Santander y Sabadell
La negociación del Brexit le sale cara a la libra: cae más del 6% frente al euro
Pixabay
El alza de la libra impulsa a Santander y Sabadell

Las negociaciones bilaterales entre el Reino Unido y la Unión Europea sobre las relaciones post-Brexit (la nueva ronda se celebra a lo largo de esta semana) no le están sentando nada bien a la libra esterlina. La moneda británica viene pagando caro la incertidumbre en torno al futuro de su vínculo comercial con los Veintisiete, en mitad de una crisis generada por la pandemia de coronavirus que ha disparado el apetito de los inversores por las divisas que tradicionalmente ejercen como activo refugio en momentos convulsos, como el dólar, el yen o el franco suizo, y que les ha llevado a dejar en un segundo plano a la moneda británica, que se hunde más del 6% en lo que llevamos de año en relación al euro

La esterlina cotiza en 1,099 unidades frente a la moneda común y, si bien a recuperado más del 2,7% desde los mínimos anuales que marcó el pasado 20 de marzo a causa del 'crash' en los mercados por el coronavirus, se mantiene aún muy lejos de las 1,171 unidades a las que se movía al cierre del año pasado. En el mercado advierten de que la falta de evidencias de que haya algún avance en las conversaciones entre Londres y Bruselas seguirá penalizando su cotización mientras el euro sigue a su vez pendiente del fondo de recuperación. 

"La expectativa de que pueda haber un acuerdo en julio se diluye y se pone la vista ya en octubre, a la espera de que pueda alcanzarse un acuerdo de mínimos, que evite una salida desordenada, y que puedan seguir negociándose acuerdos particulares a partir de entonces", apuntan desde la consultora de análisis de mercados MacroYield. De hecho, el primer ministro británico, Boris Johnson habla abiertamente de una salida con un acuerdo similar al de Australia, si no consigue un acuerdo como el que la UE ha firmado con Canadá. Eso, recuerdan los expertos "es tanto como decir que no tendrán tratado de libre comercio, porque con Australia la UE ha firmado acuerdos puntuales en distintos sectores". 

Si algo parecen tener claro en Bruselas es que no están dispuestos a firmar un acuerdo similar al de Canadá, dado que el comercio entre Londres y la Unión Europea es muy intenso y podrían existir muchos problemas de competencias si en Downing Street no admiten acogerse a la normativa comunitaria. En ese caso, los sectores más castigados ante la posibilidad de un “no deal” son el financiero, los autos, otros transportes y la distribución, algo que los inversores tienen muy presente.

El impacto de la entente contra Pekín 

Otro asunto que en el corto plazo puede afectar a la divisa tiene que ver también con el ámbito comercial y con la visita de Mike Pompeo, el secretario de estado de Estados Unidos, a Londres para reunirse con los veinte diputados conservadores que son más críticos con China y, posteriormente, con el ministro de Exteriores y con Johnson. Reino Unido y Washington perfilan también sus relaciones en la era post-Brexit y lo hacen estrechando alianzas en el conflicto abierto en relación a Hong Kong. Los británicos siguen adelante con su intención de suspender las extradiciones a su excolonia y este movimiento se sumaría "al cúmulo de tensiones con China, después de que el Reino Unido anunció sanciones contra Huawei y la entrega de 3 millones de pasaportes a residentes de la antigua colonia británica", recuerdan desde el bróker Monex Europe.

Al Gobierno de Johnson le toca hacer frente a unas perspectivas poco halagüeñas para su economía a causa de la crisis global desatada por la Covid-19. Sobre todo después de que la lectura del PIB para mayo decepcionase al mercado con un avance mensual de 1,8% frente al 5,5% que estimaba el consenso. Esa constatación de que la salida será más lenta y gradual de lo previsto también ha castigado la cotización de la esterlina, sobre la que también tendrá impacto la publicación de los PMIs de julio, donde se espera que el sector de servicios rebase la línea de expansión tras la apertura de los comercios a mediados de junio.

Redactora de Macro

Periodista económica desde 2006, me incorporé a 'La Información' en 2017 como redactora de Macro, una labor que desarrollé antes en elEconomista (2013-2017). Durante más de una década disfruté de mi pasión por la radio como redactora de Informativos (Punto Radio y Cope). Fui colaboradora en Informativos Telecinco y actualmente participo en 'La Brújula de la Economía' de Onda Cero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento