De 148,1 millones

Evergrande encara otro vencimiento en plena crisis y suspendida aún en bolsa

Evergrande
Evergrande encara otro vencimiento en plena crisis y suspendida aún en bolsa
Wikimedia
Evergrande

El gigante chino Evergrande afronta este lunes otro vencimiento en plena crisis y con sus títulos suspendidos aún de cotización en la Bolsa de Hong Kong. La inmobiliaria más endeudada del planeta deberá pagar tres cupones semestrales de bonos 'offshore' por un total de 148,1 millones de dólares (alrededor de 127,85 millones de euros) antes de la medianoche, hora de Nueva York, según datos de Refinitiv. 

La compañía, que acumula un pasivo de más de 305.000 millones de dólares, ha impagado ya en dos vencimientos previos de bonos en el extranjero por un total de 129 millones de dólares (111,36 millones de euros) a finales de septiembre y deberá hacer frente a otro posterior de 573 millones de dólares (alrededor de 494,66 millones de euros) antes de que finalice el año.

La compañía también ha incumplido con sus obligaciones con bancos, proveedores y pequeños inversores y se ha visto obligada a suspender el trabajo en aproximadamente la mitad de los 800 proyectos que tiene en desarrollo en China. Espera vender activos y atraer nuevos inversores para hacer frente a la crisis de liquidez, y los medios chinos han informado que la compañía está cerca de vender una participación mayoritaria en su negocio de administración de propiedades a su rival Hopson Development Holdings.

La compañía anunció el pasado miércoles que había "resuelto" el pago de los intereses de sus bonos nacionales y se rumoreó que tres entidades estatales iban a hacerse cargo del promotor privado. "Es probable que el segundo promotor inmobiliario de China incumpla el pago de sus bonos internacionales, ya que se enfrenta a una escasez de liquidez, y el gobierno no está dispuesto a rescatarlo", apuntan desde Vontobel. El volumen de deuda de Evergrande es enorme, pero está repartido entre un amplio conjunto de acreedores y representa una pequeña fracción del sistema bancario chino. "Por lo tanto, el contagio debería ser limitado", asevera Carlos de Sousa, estratega de Mercados Emergentes y Gestor de Carteras.

Complicado encaje de bolillos para el Gobierno de Xi Jinping

El gobierno de Xi Jinping comunicó a Evergrande el pasado jueves que tendría que evitar un impago a corto plazo de sus bonos en dólares y que podría seguir cumpliendo con su cupón dentro del actual periodo de gracia de 30 días. Pero la intención del Ejecutivo chino es asegurarse de que los inversores minoristas nacionales que han comprado propiedades a la empresa o han invertido a través de sus productos de gestión de patrimonio no sufran pérdidas, además de evitar un impago desordenado. "Por lo tanto, un rescate general para los tenedores de bonos es muy poco probable", añaden desde la gestora.

La historia de Evergrande se suma a los riesgos de un mayor enfriamiento del sector inmobiliario y de la economía china en general. Pekín ha introducido varias políticas para desapalancar el sector inmobiliario. Las principales herramientas son el enfoque de las "tres líneas rojas" y los topes a los préstamos por parte del Banco Popular de China. "Primero, el gobierno chino quiere que el riesgo crediticio se valore mejor; segundo, enfriar la especulación inmobiliaria y los precios y, tercero, proteger a los compradores de viviendas", aseguran Christoph Siepmann y Elisa Belgacem de Generali Investments.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento