De valor en bolsa

La banca española pierde más de 16.700 millones por el golpe de SVB Financial

Bolsa de Madrid
La banca española pierde más de 16.700 millones por el golpe de SVB Financial. 
Agencia EFE
Bolsa de Madrid

El pánico inversor que llega desde Wall Street provoca un terremoto en los mercados bursátiles. La caída de SVB Financial ha hecho aflorar los fantasmas de la crisis financiera de 2008, poniendo en el punto de mira a los valores bancarios, que tampoco han escapado de las turbulencias. Los seis principales bancos que cotizan en el Ibex 35 (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell, Bankinter y Unicaja Banco) ya han perdido más de 16.700 millones de valor en bolsa en apenas dos días.

Uno de los más afectados por esta caída es Banco Santander. El segundo peso pesado del Ibex 35 solo por detrás de Iberdrola, con una ponderación en el índice del 12,5%, se ha dejado desde el pasado jueves más de 7.120 millones de euros. Su capitalización (56.168 millones) vuelve a niveles de principios de febrero después de ceder un 7,3%. Para encontrar un desplome similar hay que remontarse a junio del ejercicio pasado.

Le siguen BBVA, que también se deja más de 5.000 millones en bolsa, después de desplomarse un 8,2% y CaixaBank, que pierde los 30.000 millones de capitalización tras acusar una caída del 6,2%. Banco Sabadell recorta casi 1.200 millones de valoración tras convertirse en el farolillo rojo de la sesión (-11,8%). No había acusado un batacazo similar desde noviembre de 2020, en plena pandemia. Bankinter (-8,5%), por su parte, ya vale 750 millones menos y la valoración de Unicaja Banco (-7,78%) cae por debajo de los 3.000 millones.

Esta situación destapa las vulnerabilidades del principal índice de la bolsa española en el que el peso de la banca, con una representación de alrededor de un tercio, se convierte en un arma de doble filo. Desde el arranque de año el Ibex 35 se había posicionado junto al FTSE MIB italiano entre las plazas del Viejo Continente como punta de lanza con una revalorización acumulada que rozaba el 15% el pasado jueves. Al cierre de los mercados europeos este lunes, el avance en el cómputo anual no llega al 9%, después de sufrir un desplome superior al 3,5%. Se trata del mayor golpe desde octubre del año pasado. 

El retroceso se ha acentuado a raíz de los acontecimientos que llegan desde el otro lado del Atlántico. El plan de los reguladores estadounidenses para evitar un Lehman Brothers 2.0 deja fuera a los accionistas y bonistas de Silicon Valley Bank (SVB) y destapa algunas de las debilidades que afronta la banca minorista en EEUU, sobre todo aquellas en las que el sector tecnológico ocupa un lugar relevante en su cuota de mercado. El encarecimiento de la financiación ha desembocado en un freno de la captación de capital riesgo, empujando a la retirada de depósitos, al tiempo que el balance patrimonial de estos bancos se deterioraba al calor del repunte de los intereses de los bonos (funcionan de forma inversa a su precio).

Pese a ello, en el caso de Europa, los analistas consultados por este medio consideran que más que un ‘efecto contagio’ lo que se ha producido es una recogida de beneficios en un sector que ha experimentado fuertes repuntes en un breve periodo de tiempo. “SVB no va a tener consecuencias en las valoraciones ni en los precios objetivos de los bancos en Europa”, señala, Nuria Álvarez, analista de banca de Renta 4.

En esta línea, desde A&G, José Ramos Ponferrada asegura que no aprecia un riesgo “sistemático” para el sector. “Los bancos europeos tienen unos ratios de liquidez mucho mayores, por encima del 150% mientras que el requisito mínimo es del 100%. A esto se suma que el crecimiento de los préstamos en Europa es de apenas un 2-3% con respecto al 11% en Estados Unidos”, apunta. En este sentido, la mayor liquidez unido al menor crecimiento de los préstamos y la propia estructura del balance de los bancos reduce el riesgo de que los bancos europeos se vean forzados a vender su cartera de bonos. 

“El sector bancario europeo ha subido un 13% anual, pero por valoración sigue estando barato”, subraya. Desde el Gobierno español, la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha hecho un llamamiento a la calma y asegura no tener constancia de que haya entidades españolas expuestas a los SVB y Signature Bank. Así, ha puesto en valor los balances "saneados" del sector financiero a nivel nacional. "En este momento de turbulencia en los mercados financieros internacionales derivada de la situación de fragilidad de algunos bancos en Estados Unidos, los bancos españoles se encuentran con un marco de supervisión y regulación reforzado", ha indicado. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento