Nueva estructura 

Transición Ecológica impulsa una subdirección general de Almacenamiento y Flexibilidad

El sector reclama que se implemente un modelo retributivo como complemento a las líneas actuales, así como que se facilite el acceso y conexión a la red eléctrica. También solicita más capacidad para un fuerte despliegue. 
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
Agencia EFE | José Manuel Vidal
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Elaborar propuestas dirigidas al impulso de la flexibilidad del sistema energético y el fomento del almacenamiento. Esas serán las principales tareas de la nueva subdirección general de Almacenamiento y Flexibilidad, que estará integrada en la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio para la Transición Ecológica.

La creación del nuevo departamento llega en un momento en el que ambos conceptos copan gran parte de la agenda energética. Por un lado, el almacenamiento espera como agua de mayo que se implemente un modelo retributivo como complemento a las líneas actuales, ya sea por mercado de capacidad, por pagos de flexibilidad, por el Régimen Económico de Energías Renovables (REER) o por el régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (Recore) en hibridaciones. Los ingresos podrán ser también en breve por "mercados de ajuste" (REE está ya con mandato y debería poderse a lo largo de este año), de manera que sea el mercado el que pague el servicio que presta.

Ahora mismo sus ingresos dependen de almacenar energía cuando el precio es bajo y verterla a la red cuando es más alto. La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho recientemente que el almacenamiento, hoy por hoy, "ya es rentable por los bajos precios de la luz" y que "no necesita incentivos", una opinión totalmente contraria a la del sector. 

Según cálculos del sector, Red Eléctrica de España (REE) ya ha concedido acceso a casi 11 gigavatios (GW) de baterías y 2,7 GW de bombeo. El grueso de estos proyectos está tramitando el resto de permisos (ambiental, administrativo, urbanismo, licencias de obra...). Además, habrían al menos otros 10 GW solicitados. Las fuentes consultadas indican que incluso habría más si existiese más capacidad de acceso a la red eléctrica, ahora mismo 'bloqueada' para posibles futuros concursos tanto para nuevas instalaciones de generación renovable como para almacenamiento.

Trabas para conectarse a la red eléctrica

Los promotores de proyectos de almacenamiento no lo tienen así fácil para conectarse a la red eléctrica. Actualmente, existe una problemática relacionada con las solicitudes de los permisos de acceso y conexión en los casos en los que sí existe capacidad para la generación, pero no para la demanda. De este modo, las empresas que quieran comenzar ya con la tramitación se arriesgan a quedarse sin la capacidad correspondiente de la parte de la demanda, necesaria para que el proyecto pueda operar. 

En este sentido, en los casos en lo que sí hay capacidad disponible de generación pero no de demanda, los gestores de la red están aplicando diferentes interpretaciones en la tramitación de la solicitudes, concediendo algunos únicamente el acceso a la parte de generación del almacenamiento, dejando la demanda condicionada al resultado de un análisis posterior una vez aprobada la circular normativa destinada a las instalaciones de demanda. Ahora mismo se encuentra en tramitación y se espera que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la apruebe este año.

Otro tema del que está muy pendiente el almacenamiento es si se acabará finalmente eliminando las garantías que tienen que presentar los promotores de los proyectos para obtener los permisos de acceso y conexión. Están fijadas en 20 euros/kW y el sector energético se queja de que la cuantía es "muy superior al riesgo que se pretende cubrir", llegando incluso a desincentivar o paralizar la inversión al no poder muchos promotores asumir el riesgo de la pérdida de avales junto con los riesgos implícitos en este tipo de proyectos pioneros que buscan el desarrollo de un mercado y un modelo de negocio que hoy en día no existe. En este sentido, desde el sector denuncia que el marco regulatorio propuesto representa un grave impedimento para el pronto y ágil desarrollo de proyectos de almacenamiento.

El almacenamiento, clave para hacer flexible el sistema

La última actualización del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), cuya versión final tiene que enviarse a Bruselas en junio, refuerza la apuesta por el almacenamiento para asegurar la integración de renovables en el 'mix' eléctrico. "El rápido desarrollo de renovables eléctricas hace necesario acelerar la instalación de sistemas de almacenamiento y gestionabilidad de la demanda, que está siendo una realidad gracias a palancas como el PRTR, o la adaptación del marco normativo en estos últimos años para facilitar este despliegue", señala el documento. En este sentido, la Estrategia de Almacenamiento Energético ya preveía disponer de 20 GW de almacenamiento energético en 2030. Y con el PNIEC 2023-2030 se elevan las previsiones a 22 GW.

Por su parte, en cuanto al fomento de la flexibilidad del sistema energético, el almacenamiento también juega un papel clave. Según el propio ministerio, es determinante en el proceso de transición hacia una economía neutra en emisiones debido a la variabilidad y a la parcial predictibilidad de las energías renovables. Este tipo de sistemas permiten hacer frente a las brechas instantáneas entre generación y demanda, es decir, la energía se almacena en los momentos en los que hay excedentes para que esté disponible cuando existan déficits. 

Además, el almacenamiento contribuye a la gestión de las redes eléctricas, fomenta la participación de la ciudadanía en el cambio de modelo energético y permite una mayor competencia e integración en el mercado eléctrico. El departamento que dirige Ribera, a través del Instituto de Ahorro y Diversificación de la Energía (IDAE), concedió a finales del año pasado 150 millones de euros de fondos NextGenEU para incentivar 36 proyectos de almacenamiento conectado a instalaciones de generación renovable -fundamentalmente fotovoltaicas y eólicas- por todo el territorio.

Redactor de Energía

Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos, di mis primeros pasos en la agencia Europa Press para luego escribir en el periódico económico Cinco Días, donde me tocó hacer un curso intensivo sobre Energía. También he pasado por la redacción de The Objective y aprendí sobre finanzas en HelpMyCash. Ahora, formo parte de La Información.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento