Todos los giros de guion de 'El inocente': máscaras felinas, crujir de nudillos y otras sorpresas

Nada es lo que parece en el thriller de Oriol Paulo: repasamos sus grandes 'plot twists'.
Aura Garrido y Mario Casas en 'El inocente'
Aura Garrido y Mario Casas en 'El inocente'
Cinemanía

[ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE EL INOCENTE]

El inocente lo tenía todo para enganchar a los espectadores de Netflix: un elenco estelar capitaneado por Mario Casas y Aura Garrido; una novela de Harlan Coben como base; y una trama cargada de giros de guion en manos del un especialista en la materia, el director y creador Oriol Paulo (Contratiempo). Una fórmula que no podía fallar y que, en efecto, no lo ha hecho, a juzgar por su puesto entre lo más visto de la plataforma en España. 

La serie gira en torno a Mateo (Casas), Mat para los amigos, que nueve años atrás se vio envuelto en una pelea y accidentalmente mató a un joven. Ahora intenta empezar de cero con Olivia (Aura Garrido), su esposa, pero una inexplicable llamada precipita una frenética carrera por descubrir la verdad. A partir de este momento, todo son sorpresas y el pasado ajustando cuentas.

No se puede entender la adicción que provoca la ficción sin los plot twists continuos que acompañan a cada uno de los personajes. Repasamos cronológicamente los impactantes giros de guion que deja El inocente a su paso.

Los secretos de Emma

Miki Esparbé y Juana Acosta en 'El inocente'
Miki Esparbé y Juana Acosta en 'El inocente'

De alguna forma, todo empieza y termina con ella. La monja María Luján (Juana Acosta), que en realidad se llama Emma, tiene en el segundo episodio algo tan importante que ocultar que no duda en lanzarse por un balcón para evitar desvelarlo. 

Los flashbacks de su pasado como prostituta en un local de Marbella llamado Paraíso nos dejan entrever que esta ficción va más allá del homicidio involuntario de Mat, y que el exnovio y chulo de Emma, Aníbal (Miki Esparbé), tiene mucho que ver en lo que está pasando. 

De Cándida a Candance, de Candance a Olivia

Olivia es en realidad Candance
Candance durante su número estrella

Sin duda, el final del cuarto episodio trae consigo una de las grandes revelaciones de la serie. Estaba claro que Olivia Costa (Garrido) escondía algo tras esa melena castaña y esas gafas, sobre todo si recordábamos su primer encuentro con Mat durante uno de los permisos de este en Marbella. Esa misma ciudad malagueña en la que Aníbal regenta un club de alterne... Efectivamente, Garrido fue prostituta del local. 

Como descubrimos en el episodio 5, se llama Cándida Isabel Russo y nació en "el peor barrio" de México DF. Nunca conoció a su padre, y perdió a su madre de una sobredosis cuando era una niña. Tras su paso infernal por un orfanato, llegó a España en busca de unos primos, pero terminó mendigando en la calle. Justo cuando iba a ser deportada, Aníbal la salvó y la llevó al Paraíso, donde se convirtió en una de sus bailarinas y prostitutas estrella. Su jefe no tardó en confiarle su negocio clandestino más lucrativo y perverso...

Las cintas

Fotograma del episodio 5
Fotograma del episodio 5

Aníbal, ser despreciable donde los haya, no tarda en ampliar el negocio ofreciendo a sus clientes más acaudalados y recelosos un servicio exclusivo: el de acostarse con menores, la mayoría vírgenes, a las que pueden hacer lo que les plazca. Emma, Candance, Kimmy Dale (Martina Gusmán) y Lavanda (Aysha Daraaui) ejercen de intermediarias, aunque solo él conoce la identidad de los clientes. 

Pero aquí no acaba la cosa porque el proxeneta graba todos esos encuentros para chantajear después a los clientes, hombres muy poderosos. Entre ellos, hay uno especialmente violento, el de la cinta número 27, que en uno de sus arrebatos mata a Lavanda. Esta es sustituida por Cassandra (Asia Ortega), la nueva conquista de Aníbal. 

Huida improvisada

Fotograma del episodio 5
Fotograma del episodio 5

Emma se da cuenta de que esa cinta número 27 con la que Aníbal está a punto de extorsionar al brutal cliente es su forma de huir del Paraíso y urde un plan con Candance y Kimmy. Las dos primeras consiguen hacerse con la grabación, aunque el proxeneta piensa que ha sido Cassandra quien ha traicionado su confianza y la mata a golpes hasta dejarle la cara desfigurada. Emma y Candance llegan justo en ese momento al despacho de Aníbal y le exigen que les devuelva los pasaportes y el dinero a cambio de que le devuelvan la cinta.

Este trata de engañarlas y, tras varios enfrentamientos, Candance termina disparando a su jefe para evitar que ahogue a Emma. Finalmente, las dos mujeres deciden deshacerse del cuerpo en alta mal, no sin antes hacer pasar a Candance por la muerta. Dejan detrás a Kimmy, que estaba en un servicio, haciéndole creer que Candance ha fallecido. En Barcelona, consiguen la ayuda de la hermana Irene (Susi Sánchez), que acoge a Emma en su convento y da una nueva identidad a Candance.

Sin embargo, no es la primera vez que la monja echa una mano al personaje de Aura Garrido. Fue ella quien se encargó de dar en adopción a Paula, la hija que Candance tuvo mientras trabajaba en el prostíbulo. Y recordemos que Gallardo (Santi Pons) y Sáez (Xavi Sáez) usan una supuesta enfermedad de la niña para atraer a Olivia a su trampa. El empeño de Paula por buscar a su madre desencadena gran parte de la trama final de la serie. 

Crujir de nudillos

¿Quién se esconde tras estos nudillos?
¿Quién se esconde tras estos nudillos?

Pero no nos adelantemos. Antes volvamos al cliente de la cinta 27, el más brutal y violento de todos, ese que da rienda suelta a sus instintos más primarios y que tiene la maldita costumbre de apretase los nudillos constantemente. El final del episodio 5 se despide con otro crujir de nudillos, el del inspector Teo Aguilar (Jose Coronado), que ha estado especialmente empeñado en que la inspectora Lorena Ortiz (Alexandra Jiménez) no meta las narices en este asunto de las cintas. 

Efectivamente, él, miembro de la corrupta Unidad de Delitos Especiales y que se define a sí mismo como un hombre familiar, es el despiadado cliente de Aníbal, y está tratando por todos los medios de dar con la grabación que lo delata. Si para ello debe cargarse a su compañero, no dudará en hacerlo. 

Kimmy Dale

Kimmy Dale (Martina Gusmán)
Kimmy Dale (Martina Gusmán)

La argentina con más carácter y garra del Paraíso es uno de los personajes más interesantes de la ficción. Arranca siendo una especie de hermana mayor para Candance, con la que pronto crea un vínculo muy especial. La vemos defender a su amiga, enfrentarse a Aníbal por su negocio clandestino y recibir más golpes que ninguna de sus compañeras. 

Cuando nos reencontramos con ella en la actualidad, es una sombra de lo que fue. Deteriorada y sin tres de sus dedos (Teo y su afán por conseguir las cintas), sigue dedicándose al baile en barra y a la prostitución en otro local de Marbella al que va a parar Olivia en busca de su hija. 

Sin embargo, las coincidencias no existen y la inicial dulzura que muestra hacia esa vieja amiga que creía muerta no tarda en revelar un propósito más crudo: ha sido Kimmy la que contrató a Gallardo y Sáez para que condujeran a Olivia hasta ella. Había descubierto que esta estaba viva cuando Paula apareció preguntado por ella y ambas decidieron visitar a Gallardo, encargado de la investigación de la muerte de Candance. 

El comisario les desvelaba entonces que el cadáver que encontraron tenía el síndrome de insensibilidad a los andrógenos (SIA), por lo que no podía tener hijos. Kimmy Dale, sintiéndose traicionada tras años culpándose por la muerte de su amiga, consigue encontrarla con ayuda de Gallardo y Sáez, le tiende una trampa y la envenena antes de llevarla a un almacén abandonado en el puerto. A través de Teo, que solo busca la famosa caja roja con las cintas, también encierra a Mat.

Una vez en el almacén, Mat se encuentra en una sala con un cristal y, al otro lado, vemos a Olivia atada a una silla, atontada por el veneno. La sórdida venganza de Kimmy consiste en llevar a varios hombres desnudos con máscaras para que se aprovechen de ella mientras Mat lo presencia todo. Recordemos que Olivia está embarazada. Afortunadamente, a Lorena le da tiempo de frenar a Aguilar (que se quita la vida frente a ella, enfrentándola al suicidio de su padre), hacerse con las cintas y salvar a Lorena y Mat antes de que pase nada. 

Amor de padre

Jaime Vera (Gonzalo de Castro)
Jaime Vera (Gonzalo de Castro)

Sin embargo, no todo ha sido culpa de Kimmy. Ella no fue la que ordenó a Gallardo y Sáez que pidieran dinero a Olivia. Eso fue obra del verdadero responsable de todo este entramado: Jaime Vera (Gonzalo de Castro), padre de Dani, el chico al que mató Mat por accidente. Jaime es incapaz de perdonar al protagonista durante toda la serie, pero en el último episodio descubrimos que, además, se ha dedicado a hacer la vida imposible a Mat desde la muerte de su hijo. 

Primero, contrató a un matón para que se deshiciera de Mat en prisión, ese mismo matón cuya muerte podría haber sido cosa del protagonista. También sobornó a un preso para que hablara a los medios sobre este sospechoso incidente. Y, al vigilar de cerca a Mat y Olivia y comprobar que esta ocultaba un turbio pasado, desveló su identidad a Gallardo y Sáez. Él fue también el responsable de la muerte de estos últimos; al primero, que quería más dinero, lo mató "por accidente"; al segundo, para cargarle el muerto a Mat poniendo su huella dactilar en el arma.

Casi consigue salirse con la suya, pero, cuando el protagonista lo enfrenta en su casa, no puede evitar confesarlo todo para consternación de su mujer Sonia (Ana Wagener). Así, el gran ideólogo de esta trama termina en la cárcel. Al final, todo lo orquesta un padre obsesionado con acabar con el asesino de su hijo.

¿Lanzamiento o caída?

Final del octavo episodio
Final del octavo episodio

Cuando parece que todo está resuelto y los protagonistas finalmente pueden seguir con sus vidas, Oriol Paulo nos regala una última sorpresa: la revelación de lo que realmente sucedió entre Mat y su abusón en la cárcel. En los primeros episodios vemos cómo, nada más entrar en prisión, uno de los presos más fuertes la toma con el protagonista. 

Ante las amenazas constantes, este decide ponerse en forma y una noche protagonizan un enfrentamiento que termina con la muerte del matón. Estos segundos finales de la serie nos muestras que, efectivamente, Mat acaba con él deliberadamente. Aunque primero lo va a dejar ir, ante un nuevo ataque de su agresor termina dejándose llevar por la ira y lo arroja por la barandilla. 

Las sombras del protagonistas se alargan más que nunca en esta escena final, aunque queda en manos del espectador juzgar si se trata de un acto aislado, alejado de lo que pasó nueve años atrás con Dani Vera. Eso sí, ha sido capaz de mentir a Olivia sobre lo ocurrido...

El inocente está disponible en Netflix.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento