Las diferencias entre la serie 'Sweet Tooth' y el cómic original: de apocalipsis ultraviolento a fantasía tierna en Netflix

La adaptación de Jim Mickle suaviza bastante el tono del cómic de Jeff Lemire, además de realizar otros cambios.
Sweet Tooth
Sweet Tooth
Cinemanía

Netflix ha estrenado la primera temporada de Sweet Tooth: El niño ciervo, una conmovedora historia de fantasía postapocalíptica. Una pandemia conocida como el Infortunio fulmina a gran parte de la población y colapsa la civilización tal y como la conocemos. La serie se centra en la historia de amistad entre Gus, un híbrido entre niño humano y ciervo que nació con el surgimiento del virus, y un viajero llamado Tommy. 

Sweet Tooth viene firmada por el director Jim Mickle (Somos lo que somos, Frío en julio), que dirige un puñado de esta tanda de ocho episodios y ejerce de showrunner junto a Beth Schwartz (Arrow). La serie es una adaptación del cómic homónimo del canadiense Jeff Lemire, publicado en 2009 en el sello Vértigo de DC Comics. 

Quienes hayan leído el tebeo escrito y dibujado por Lemire antes de ver la serie de Netflix se habrán dado cuenta de que la adaptación se toma unas cuantas licencias respecto a la fuente original, como es habitual. A continuación vamos a repasar las que pueden llamar más la atención al comparar cómo se trata en ambos medios esta historia postapocalíptica, vendida como un cruce entre Mad Max y Bambi.

--A PARTIR DE AQUÍ, SPOILERS DE 'SWEET TOOTH', CÓMIC Y SERIE---

Tono más familiar que sombrío

'Sweet Tooth', de Jeff Lemire
'Sweet Tooth', de Jeff Lemire
Cinemanía

La principal diferencia entre las dos encarnaciones de Sweet Tooth radica en el tono que tiene la narración de la historia. El tebeo original de Jeff Lemire es sombrío y desesperado en su retrato de los personajes y el lúgubre mundo de violencia y crueldad postapocalíptica en el que viven. 

En cambio, la serie da una visión mucho más amable de la situación. En vez de presentar un mundo devastado en la línea de La carretera, lo que ofrece es una visión del colapso de la civilización bastante más cuqui. Sus ruinas se podrían calificar de nostálgicas y la sensación de peligro constante está considerablemente atemperada para conseguir una atmósfera más indicada para el público familiar. 

Hay dos elementos primordiales en la narración de Sweet Tooth como serie que contribuyen a este giro de 180 grados en el tono. Por un lado, la narración en off de James Brolin que abre y cierra cada episodio. Son frases líricas de baratillo, que más o menos tienen relación forzada con las peripecias de los personajes y aportan cierta ironía bonachona al desarrollo del relato. Hacen que el terreno parezca acogedor.

Por otro lado está la banda sonora, repartida entre partituras vivaces de Jeff Grace y canciones de folk pastoral como Dirty Pawns, de Of Monsters and Men, o temas de cantautores marchosos como el neozelandés Marlon Williams, de quien suena Hello Miss Lonesome durante una de las escenas de acción (la carrera para subir al tren en marcha) que siempre se resuelven sin mayores incidentes y con buen ánimo.

Menos violencia explícita

'Sweet Tooth', de Jeff Lemire
'Sweet Tooth', de Jeff Lemire
Cinemanía

Mientras que el enfoque del cómic de Jeff Lemire es claramente para público adulto, la serie de Sweet Tooth que ofrece Netflix tiene una edad recomendada para mayores de 12 años. Eso significa que la ultraviolencia de las viñetas, mostrada sin ningún tapujo con el estilo de dibujo anguloso y estilizado de Lemire, es inexistente en la serie, donde se suavizan mucho esos instantes y las muertes ocurren fuera de plano.

Este es un dato fundamental para entender el tono familiar que tiene la ficción de Jim Mickle, quien en sus proyectos cinematográficos nunca ha tenido ningún problema con las imágenes de violencia explícita ni los golpes de terror. Su primera película, Mulberry St (2006), es una buena muestra de ello. Allí también lidió con híbridos entre humanos y otras especies animales; en este caso, unas ratas muy agresivas y asquerosas, nada que ver con los híbridos riquiños de Sweet Tooth. 

Personajes suavizados 

Sweet Tooth
Sweet Tooth
Cinemanía

La comparación de arriba entre una viñeta del cómic con Gus y Tommy y una foto de la serie con los mismos personajes, allí interpretados por Christian ConveryNonso Anozie, puede hablar por sí sola en términos visuales. Aunque los personajes protagonistas de Sweet Tooth son esencialmente los mismos, en la serie todo lo que tiene que ver con ellos ha sido suavizado y redondeado; y no nos referimos solo a la angulosidad de los trazos al pasar a la acción real, claro.

En el caso de Tommy Jepperd, el personaje de Anozie, el cambio es más sustancial. Tanto en el cómic como en la serie este grandullón ayuda a Gus en su viaje hacia una reserva de niños híbridos donde espera estar a salvo (en la serie, además, piensa que encontrará a su madre allí), pero en la historieta original es una acción que oculta malas intenciones. En realidad, Tommy finge ayudar a Gus para llevarlo hasta un campamento militar donde experimentan con los híbridos.

Tommy traiciona a Gus por sus propios motivos (los militares poseen algo que desea), si bien durante los siguientes números del cómic protagoniza un arco de redención que en la serie tendrá que ser replanteado completamente ya que, si bien a regañadientes inicialmente, Jepperd es un personaje positivo desde el principio.

Sweet Tooth
Pubba en el cómic, Pubba según Will Forte.
Cinemanía

Lo mismo puede decirse de otros personajes como Pubba (Will Forte), el padre de Gus, quien en la serie es todo amor y en el tebeo es un fundamentalista religioso que da bastante miedo. Con ningún protagonista de la serie ocurre esto más claramente que con el Dr. Aditya Singh, interpretado por Adeel Akhtar. 

Este científico es uno de los personajes de Sweet Tooth en versión audiovisual, donde prácticamente vemos desde sus ojos cómo se desata el Infortunio. Toda su historia, la enfermedad de su mujer, sus experimentos y cómo acaba en manos de los militares es cortesía de Jim McKee y sus guionistas, que dan humanidad y motivos más tridimensionales a un tipo que en el tebeo se dedica a experimentar con los híbridos y ya.

Distintas esencias, distintas caracterizaciones

Sweet Tooth
Sweet Tooth
Cinemanía

Una apuesta estética que Sweet Tooth recoge muy bien del cómic es la del Ejército Animal. Aunque ahí acaban las similitudes. En ambos casos son humanos ataviados con calaveras animales y pieles, pero en la serie son un simpático grupete de adolescentes admiradores y respetuosos de los híbridos, a quienes conocemos liderados por una afable Bear (Stefania LaVie Owen). 

En cambio, en el cómic el Ejército Animal lo comanda un lunático llamado Glebhelm y forman parte de él sus hijos, unos agresivos híbridos mitad niños mitad lobos ferales a los que les encanta devorar a otros híbridos con la intención de absorber sus poderes. Sí, el mundo de Sweet Tooth en el cómic es mucho más loco y desquiciado que lo que hemos visto en la serie.

General Abbot
General Abbot
Cinemanía

Por otro lado, un personaje cuya estética la serie eleva unos cuantos decibelios por encima de su homólogo en las viñetas es el del villano General Abott. Por supuesto, este antagonista es mucho más cruel y despiadado en el tebeo, pero la interpretación operística que hace del mismo en la serie Neil Sandilands –un viejo conocido de Jim Mickle, con quien ya trabajó en Hap and Leonard– como líder de los Últimos Hombres es mucho más memorable gracias a la energía pulp de su sobreactuación.

Diferencias por resolver

Amy Seimetz en 'Sweet Tooth'
Amy Seimetz en 'Sweet Tooth'
Cinemanía

Antes no hemos hecho mención a algunas diferencias argumentales que también existen entre la versión de cómic y la adaptación en serie de Sweet Tooth, porque todo indica –y estamos hablando del final-final de la primera temporada– que, si la serie sigue adelante en Netflix será un detalle a tratar en el futuro. Tiene que ver nada menos que con el origen del protagonista, Gus. En ambos medios se descubre que Gus no es un híbrido normal, sino aparentemente el primero de todos ellos y que quizás pudo tener algo que ver en el surgimiento de la pandemia.

No obstante, en la serie se da a entender que se le creó en un laboratorio empleando unos microbios encontrados bajo capas de hielo ártico; en cambio, en el cómic se afirma que se le clonó a partir de los restos óseos de otro híbrido ciervo-humano hallado en una caverna de hielo. Y, no menos importante, podría ser la reencarnación de una deidad inuit: Tekkeitsertok. 

Pero ya veremos a dónde lleva todo eso. Lo que parece claro es que la trama ártica aún tiene camino por recorrer en la serie de Sweet Tooth, a juzgar por esa llamada de Birdie, el personaje interpretado por la actriz y cineasta Amy Seimetz.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento