Dos hombres y un escudo: todas las claves de 'Falcon y el Soldado de Invierno'

Hablamos con Anthony Mackie y Sebastian Stan, los mejores amigos de Steve Rogers, que redefinen el legado del Capitán América. 
Póster de 'Falcon y el Soldado de Invierno'
Póster de 'Falcon y el Soldado de Invierno'
Cinemanía

Las entrevistas vía Zoom tienen alguna que otra ventaja, como, por ejemplo, permitirte hablar con las estrellas la mar de relajadas en los salones de sus casas. Incluso hay quien responde tumbado en el sofá, como Anthony Mackie, capaz de defender con tesón Falcon y el Soldado de Invierno, la próxima serie de Marvel para Disney+, pese a su divertida pose en pantalla: “Arrancamos donde Vengadores: Endgame nos dejó, con los protagonistas intentado volver a encajar en la sociedad sin ser héroes”. 

“Es una inmersión profunda en estos personajes”, añade su compañero de fatigas marvelitas, Sebastian Stan, más erguido en el rectángulo de al lado. Endgame no tuvo un final del todo feliz para Sam Wilson (Mackie) y Bucky Barnes (Stan): tras desaparecer cinco años a causa del chasquido de Thanos (Josh Brolin), regresaban en los últimos minutos con el tiempo justo para derrotar al titán y despedir a su amigo Steve Rogers (Chris Evans), que cedía su escudo a Falcon antes de irse al pasado con Peggy Carter (Hayley Atwell). 

“El legado del Capitán América no es tan limpio como debería, sobre todo para un afroamericano”, explica Mackie sobre las reticencias iniciales de Sam a aceptar el escudo en la serie. En esa dirección, Stan se refiere a cómo la nueva apuesta ha terminado por reflejar la actualidad más de lo que podían prever: “Cuestionamos y redefinimos lo que significa el rojo, blanco y azul a través del escudo, y lo que representa para Sam como hombre negro, y Bucky, con una ideología que se perdió”.

Condenados a entenderse

El creador Malcolm Spellman (Empire), encargado junto a la directora Kari Skogland de dar sentido a esta aventura global de seis episodios, confiesa ser un “loco” de los cómics de Marvel y que las películas le han ayudado a enamorarse de otros personajes: “Sam y Bucky compartían una escena en un coche en Civil War y todos vimos lo mágico que era ese momento. Por eso quería contar su historia y, encima, me dejan trabajar con el universo de mi infancia”. 

Eso sí, para frustración de su yo de 10 años, no ha podido contar con todos los personajes de cómic que le hubiese gustado: “Te decían: ‘Su aparición violaría la lógica del MCU”. Sí le han dejado recuperar al Barón Zemo (Daniel Brühl), ahora como posible aliado de los protagonistas y con su máscara morada de las viñetas, y a la exagente Sharon Carter (Emily VanCamp), así como incluir a John Walker (Wyatt Russell), el nuevo ‘Capi’ del Gobierno, y a Flag-Smasher. “Ha sido increíble”, es lo único que se atreve a decir Spellman sobre el villano antinacionalista al que daría vida Erin Kellyman, cambiando el género del personaje.

Anthony Mackie y Sebastian Stan
Anthony Mackie y Sebastian Stan
Cinemanía

Otra concesión fundamental para el creador ha sido poder alejarse de los tebeos e inspirarse en películas buddy cop como Arma letal (referencia principal), Hora punta o Límite: 48 horas, con altas dosis de acción, realidad y emoción, pero también de humor. Stan confiesa que, pese a la divertida dinámica que siempre han compartido Sam y Bucky, fue un reto “calibrar este tipo de comedia en un show tan realista”.

Falcon y el Soldado de Invierno afirma estar a la altura de lo mejor del MCU, no en vano sigue el tono de Capitán América: El Soldado de Invierno y Civil War, dos de las producciones más aclamadas de la saga. Spellman, por lo pronto, promete “seis películas que cuentan una historia larga”. Mackie zanja, con la cabeza asomada y, pese a todo, contundente: “Bruja Escarlata y Visión prueba la gran calidad de nuestras series. Nosotros te ofrecemos una peli de seis horas, con seis horas de acción y corazón. Puro Marvel”.

Falcon y el Soldado de Invierno se estrena el 19 de marzo en Disney+.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento