'Daredevil: Born Again': ¿una historia que ya hemos visto en Netflix?

El cómic de Miller y Mazzucchelli inspiró muchos elementos de la serie. ¿Cómo lo abordará el MCU?
Viñeta de 'Born Again' y Charlie Cox en 'Daredevil'.
Viñeta de 'Born Again' y Charlie Cox en 'Daredevil'.
Viñeta de 'Born Again' y Charlie Cox en 'Daredevil'.

Por un lado, es una alegría saber que Matt Murdock (Charlie Cox) tendrá un lugar en el MCU tras sus cameos en Spider-Man: No Way Home y She-Hulk.  Por otro, es imposible no experimentar un déjà vu al leer el título del proyecto. Como saben los amigos del Hombre Sin Miedo, eso de Daredevil: Born Again es algo que ya hemos visto (hasta cierto punto) en TV. 

Escrito por Frank Miller y dibujado por David Mazzucchelli en 1986, este arco argumental ha quedado como un punto culminante en la historia del personaje, y en la de Marvel, en general. Así pues, no es extraño que su título sea un poderoso cebo para atraer espectadores mitómanos. 

Y no solo su título: a Netflix le bastó con replicar una de las viñetas más célebres del cómic para que la segunda temporada de Daredevil (la serie) ganase enteros de golpe, por muy floja que nos hubiese parecido hasta ese momento. 

De hecho, la andadura del show tomó elementos de Born Again a lo largo de toda su andadura. Algo que culminó en su tercera etapa, la cual queda como una adaptación (apócrifa y llena de cambios sobre el original) de este célebre trabajo. 

Viñeta de 'Daredevil: Born Again'.
Viñeta de 'Daredevil: Born Again'.
Marvel Comics

Así pues, si queremos hacernos una idea de por dónde va la cosa, mejor dedicamos unas líneas a hablar del origen de Born Again y de su historia. Seguro que, cuando abordemos esto último, encuentras más de un elemento familiar... acompañado por otros que te causarán tremenda sorpresa. 

El mejor comienzo para este repaso es señalar que, en 1986, Frank Miller era un dios de los cómics. Con su Batman: El regreso del caballero oscuro recién publicado en DC, más otros trabajos 'de autor' como Ronin (1983) brillando en su currículum, no había quien le tosiera. Y la primera piedra de esa reputación, la que le había llevado al estrellato a comienzos de la década, había sido su labor en Daredevil. 

Primero como dibujante, y después como autor total (algo rarísimo en el cómic de superhéroes, aunque el entintador Klaus Janson le ayudara lo suyo), Miller no solo salvó a Matt Murdock de quedarse sin colección. También redefinió su universo, acercándolo más que nunca al noir, llenando sus viñetas con una violencia inspirada en el manga japonés y poblándolo con personajes como Elektra y Bullseye, hoy en día tan emblemáticos como el abogado ciego (o puede que más).  

La primera etapa de Frank Miller en Daredevil había concluido en febrero de 1983 con Ruleta, una de las mejores historias del personaje, de la carrera de su autor y del cómic, en general. En el 86, sin embargo, un vacío en el equipo creativo de la colección permitió a Marvel repescar a su hijo pródigo, por entonces arrimado a la Distinguida Competencia, y emparejarle con el joven y prometedor Mazzucchelli. 

De esta manera, el guionista volvió a regir los destinos de Matt Murdock, con el objetivo de hacerle sufrir como nunca en su vida. Y lo consiguió. 

Viñeta de 'Daredevil: Born Again'.
Viñeta de 'Daredevil: Born Again'.
Marvel Comics

Born Again comienza en los cómics con una imagen desoladora: tras una carrera fallida como actriz, Karen Page (Deborah Ann Woll en la serie de Netflix) ha acabado yonqui perdida, y tan desesperada que acaba revelando la identidad secreta de Daredevil a cambio de un pico de caballo. Como en la vida de Matt siempre se aplica la ley de Murphy, esta indiscreción acaba llegando al peor destinatario posible: Wilson 'Kingpin' Fisk (Vincent D'Onofrio). 

A partir de ese momento, el rey del hampa de Nueva York concentra sus esfuerzos en humillar al héroe de todas las maneras posibles: en apenas un día, le deja sin su licencia para ejercer como abogado, sin dinero y sin casa. El remate de la faena es una apoteósica paliza, tras la cual Daredevil acaba visitando el fondo del río Hudson a bordo de un taxi.

Pero, tratando de regodearse en su victoria, Kingpin se lleva el chasco del siglo: el taxi sigue en el fondo de la bahía, pero... no hay cadáver. Si bien convertido en un homeless y totalmente enloquecido, Matt Murdock sigue vivo. Y, aunque recuperar la salud y la razón (con ayuda de la hermana Maggie, a la que también vimos en la serie) le costará lo suyo, acabará volviendo a Hell's Kitchen para hacer lo que mejor se le da. 

El resto de la historia de Born Again incluye el acoso de Kingpin al periodista Ben Urich (Vondie Curtis-Hall), una apoteósica batalla urbana entre el héroe y Nuke (un supersoldado recién llegado de matar sandinistas en Nicaragua), un cameo de los Vengadores y la inesperada alianza entre Matt y el Capitán América. Ah, y también la reconciliación entre el Hombre Sin Miedo y una Karen que atraviesa la historia cargando con un mono de nivel 10 en la escala Eloy de la Iglesia. 

La cosa, para colmo, no acabó ahí: Miller y Mazzucchelli volverían a trabajar juntos, solo que para DC, en Batman: Año Uno, otro de esos tebeos ochenteros que volvieron del revés el género de superhéroes. Y del cual el cine (con Christopher Nolan a la cabeza) también ha bebido lo suyo.

Viñeta de 'Daredevil: Born Again'.
Viñeta de 'Daredevil: Born Again'.
Marvel Comics

Pero volvamos al tema. Como vemos, muchos elementos de Born Again fueron utilizados por la serie de Netflix. Solo que, en su mayoría, alterados para seguir el curso de sus guiones y suavizados para no ultrajar demasiado al público: cualquiera diría que un tebeo de los 80 destinado al público adolescente resultaría más atrevido que un show que se preciaba de 'oscuro' y 'adulto', pero así es la vida. 

De esta manera, ¿qué materiales del tebeo aún sin explotar le quedan a Marvel? ¿Decidirá el estudio romper con la continuidad de la serie de Netflix? Y, casi más importante aún, ¿cómo encajará una trama tan edgy como la de Born Again en ese MCU tan poco dado a tratar asuntos como las drogas, la marginalidad y la corrupción al más alto nivel?

Recordemos que personajes con un papel capital en las viñetas, como Ben Urich, fueron eliminados de la serie aprisa y corriendo debido a cuestiones de derechos. Y que posibles banderines de enganche como Nuke (que apareció en Jessica Jones con su identidad civil, e interpretado por Will Traval) apenas han dejado un recuerdo entre los espectadores.

Todo esto, sumado a la poca lucida aparición de Vincent D'Onofrio en Ojo de Halcón (ya sabemos que Kingpin se pone camisas hawaianas de vez en cuando, pero, ¿en Nueva York y en invierno?), aconseja prepararse para lo peor. Si bien no discutimos que Born Again (la serie) pueda resultar un producto digno, dudamos muchísimo que se parezca al cómic original en algo salvo en el nombre.

 Esta no sería la primera vez que Marvel lleva a cabo algo similar, como prueba Vengadores: Infinity War, un tebeo que tomó del original las Gemas del Infinito, la presencia de Thanos y poco más. Pero, con todos nuestros respetos a Jim Starlin y el recientemente fallecido George Pérez, la idiosincrasia de Born Again es demasiado única como para que apropiarse de su título sin respetar su contenido quede como algo distinto a una tomadura de pelo. 

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra Newsletter.

Yago García
Redactor 'Cinemanía'

Estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Sus textos se publican en la revista Cinemanía desde 2005. Ha sido miembro fundador de Canino, web dedicada a la cultura popular, y redactor en el diario ADN, además de colaborador en medios como Mondo Sonoro, Neo2 y On Madrid-El País.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento