San Sebastián 2022 | 'La maternal', las niñas madres de Pilar Palomero

La segunda película de la directora de 'Las niñas' es un retrato naturalista de un centro de acogida para menores embarazadas
Imagen de 'La maternal', la nueva película de Pilar Palomero
Imagen de 'La maternal', la nueva película de Pilar Palomero
Cinemanía

En Las niñas (2020) el sexo era una cosa que daba miedo. Las monjas del colegio se avergonzaban de los carteles de "Póntelo, pónselo" en las paradas de autobús y corrían desbocadas las leyendas de chicas que habían vuelto del viaje de estudios con sida. En La maternal, segunda película de Pilar Palomero, que sucede en el presente y en un entorno socioeconómico más humilde, el sexo se ve en internet y se practica sin conocer las consecuencias. 

La niña protagonista de La maternal (soberbia debutante Carla Quílez, ¿será nominable en los Goya? Esperamos que sí) se queda embarazada con 14 años por error. Así lo explica en un momento dado de la película cuando habla del padre de su futuro hijo, que no es su novio sino su mejor amigo, con el que la hemos visto en el primer plano de la película viendo un vídeo porno y destrozando la casa de unos vecinos.

Por todo ello es enviada a un centro de acogida para menores embarazadas, lo que sirve de excusa a Pilar Palomero para infiltrarse en este espacio de asistencia social y retratar de una manera casi documental el día a día de las chicas que viven allí. De hecho, las mejores secuencias de la película son las que recogen los durísimos testimonios de las tuteladas. Y ahí, sin duda, el gran mérito de la directora es que no choquen con las interpretaciones profesionales logrando una verosimilitud muy difícil de conseguir. 

Teaser poster de 'La maternal', de Pilar Palomero
Teaser poster de 'La maternal', de Pilar Palomero
Cinemanía

Palomero también hace un uso de la elipsis prodigioso (como también hemos visto en Girasoles silvestres, de Jaime Rosales, con la que La maternal compite en el Festival de San Sebastián). El tiempo pasa en la maternal, meses en los que crece la tripa de la protagonista, nace su bebé o vuelve al pueblo a visitar a su madre.

Paralelamente, la directora retrata la difícil relación de su protagonista con su madre, que también la tuvo muy joven  y a la que interpreta una solvente Ángela Cervantes. Y, aunque Palomero señala con énfasis que de una mala maternidad nace otra, se hubiese agradecido una mayor profundidad en el retrato de esta relación maternofilial, compleja como todas. 

Lo mejor de La maternal, más allá de adentrarnos en ese universo desconocido para muchos que es la maternidad a edades tan tempranas, es esa mezcla de comedia y drama tan orgánica que logra Pilar Palomero. Y su mirada cálida a una realidad tan dura, poniendo el foco en ese estado que cuida de los más vulnerables con centros de acogida como el que muestra la película. 

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y series todos los viernes en tu correo? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento