Logo del sitio

Así engañó Richard Donner a Gene Hackman para que se afeitara en 'Superman'

Lex Luthor no podía tener bigote, pero el actor de 'La conversación' se negaba a rasurarse. 
Superman
Superman
Cinemanía

Cuando Gene Hackman llegó a Superman (1978) para interpretar al villano Lex Luthor era uno de los actores más respetados de Hollywood; había ganado un Oscar por The French Connection (1971) y acumulaba grandes trabajos tanto con William Friedkin como Arthur Penn o Francis Ford Coppola. Por su parte, el director Richard Donner acababa de cosechar un gran éxito con La profecía (1976), pero en esencia era un realizador de televisión recién llegado a una gran superproducción que muchos otros cineastas habían rechazado.

Sin embargo, es notorio cómo Donner tomó las riendas de Superman en cuanto llegó al proyecto, exigiendo un cambio radical del guion que había escrito Mario Puzo. También fue fundamental en la elección de Christopher Reeve para interpretar al hombre de acero, apostando por un actor desconocido en vez de alguna de las superestrellas que sus productores le sugerían. Los nombres de marquesina se reservaron para los papeles de Jor-El con Marlon Brando o Luthor con Gene Hackman.

Hackman estaba en el punto álgido de su carrera y podemos concluir que su interpretación del archienemigo de Superman es tan rotundamente personal como idiosincrásica. Eso incluye la caracterización del personaje, que hasta el final de la película no revelaba la característica calva con la que era identificado en los cómics desde hacía décadas, a pesar de que en sus primeras apariciones tuviera pelo.

Un problema de bigotes

Lo que Luthor no muestra en ningún momento de la película es el bigote que llevaba habitualmente Hackman. No obstante, conseguir que el actor se afeitara fue una de las jugadas más habilidosas de Donner, que lo engañó para salirse con la suya. El propio cineasta lo recordaba en el libro de entrevistas I'll Be in My Trailer, de John Badham y Craig Modderno.

"Le dije: 'Gene, el bigote tiene que desaparecer'. Me contestó: 'No. El bigote se queda. Mira, he aceptado con lo del pelo [rapado] y todo eso pero jamás me voy a quitar el bigote". Entonces, Richard Donner le propuso que él también se afeitaría su propio bigote si Hackman accedía a quitarse el suyo. "Volvió a negarse, pero luego me miró y dijo: 'Está bien, pero tienes que hacerlo ahora mismo".

"Mientras estamos aquí sentados, que venga Stuart [Freeform] y te quite el tuyo primero", le propuso el director mientras llamaba al supervisor de maquillaje de la película para pedirle que afeitara a Hackman. "Stuart empezó a temblar porque sabía lo que estaba pasando y que no iba a acabar bien", relata Donner. "Le afeitó el bigote a Gene. 'Vale, ahora te toca a ti', me dijo. A lo que yo respondí que no me hacía falta, mientras me arrancaba el bigote falso que me había puesto bajo la nariz".

"Hackman me miró y su cuello empezó a hincharse hasta ser cuatro veces más grande, le palpitaban las venas en la frente. Es un tío grande, yo sabía que si me golpeaba iba a atravesar la pared. Poco a poco, se le fue formando una sonrisa y empezó a reírse diciendo: 'Ya veo cómo va a ser [hacer] esta película. Te debo una", concluye su relato Donner. "Y, a partir de ahí, fue un encanto durante el resto del rodaje. Fue muy fácil trabajar con él, se convirtió en uno de los mejores amigos que he tenido".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento