Logo del sitio

Mads Mikkelsen contra la actuación del método: “Es una chorrada”

El actor debuta como Grindelwald en ‘Animales fantásticos: Los secretos de Dumbledore’.
Mads Mikkelsen en 'Otra ronda'
Mads Mikkelsen en 'Otra ronda'

El método patentado por Konstantín Stanislavski empezó a desarrollar una prolífica relación con el cine a mediados del siglo pasado. Liderados por Marlon Brando o Lee Strasberg, fue cuando multitud de intérpretes empezaron a interiorizar sus personajes hasta extremos inauditos, a través de documentaciones exhaustivas y un empeño crecientemente molesto de “no salirse del papel” mientras durara la producción. El “Método” nunca ha dejado de ser una herramienta muy socorrida para cimentar el prestigio de los actores, y aunque con nombres como Joaquin Phoenix o Daniel Day-Lewis sigue disfrutando de buena salud, lo cierto es que en los últimos años está experimentando un cuestionamiento cada vez más feroz por parte del público o los propios actores.

La crítica, por lo general, suele recompensar estas trabajosas interpretaciones en tanto a buenas reseñas y premios asegurados, pero episodios tan estrafalarios como Jared Leto haciendo pausas de 45 minutos para ir al baño en Morbius, o Jeremy Strong desfilando por Succession sin saber que es una comedia, indican que la cosa no da más de sí. Así lo defiende Mads Mikkelsen, reputado actor danés que acaba de estrenar Animales fantásticos: Los secretos de Dumbledore sustituyendo a Johnny Depp como el villano Gellert Grindelwald. Mikkelsen es una de las grandes presencias del cine europeo, Mejor actor en los festivales de Cannes y San Sebastián, y lo ha conseguido sin tener que recurrir a ese Método que, hablando sin tapujos, le parece “una chorrada”.

“La preparación puede llegar a extremos de locura. ¿Y si la película es una mierda? ¿Qué crees que has conseguido? ¿Tiene que impresionarme que no hayas abandonado el personaje? ¡Deberías haberlo sabido hacer desde el principio! ¿Cómo te preparas para ser un asesino en serio? ¿Tienes que pasarte dos años preparándolo?”, se burla Mikkelsen, que en breve volverá a protagonizar una superproducción de Hollywood con Indiana Jones 5. “Es simplemente pretencioso”, insiste. Aunque Mikkelsen no practique el Método ni crea que sea útil, sí ha señalado que respeta a algunos actores que lo utilizan… solo que en estos casos cree que los buenos resultados se deben al talento y la dirección. “Daniel Day-Lewis es un gran actor, pero no tiene nada que ver con esto”, sostiene.

Sobre la opción de trabajar en una película con Day-Lewis (que lleva desaparecido del mapa tras la extenuante experiencia de El hilo invisible), Mikkelsen bromea: “Me lo pasaría como nunca, rompiendo el personaje constantemente frente a él”. En última instancia, el actor de Otra ronda cree que las actitudes molestas del Método no es tanto culpa de los intérpretes, como de un sistema mediático que acostumbra a bendecirlo. “Los medios dicen ‘dios mío, se lo ha tomado muy en serio y por lo tanto debe ser fantástico: vamos a darle un premio’. Entonces se habla de eso, y todo el mundo lo conoce, y se convierte en algo”, concluye.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento