“Es importante tener críticas apasionadas”: Adam McKay agradece que ‘No mires arriba’ esté dando tanta conversación

La sátira estrenada por Netflix ha causado un debate sin precedentes en la plataforma.
Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio en 'No mires arriba'
Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio en 'No mires arriba'
Netflix

En las últimas semanas No mires arriba ha escalado constantemente posiciones dentro del ránking de Netflix de lo más visto, que podemos ir consultando periódicamente en su sitio web Top 10. Gracias a toda la discusión que ha deparado en redes sociales, la comedia de Adam McKay se ha mantenido firme en su estatus de película-que-hay-que-ver, y su último triunfo ha sido destronar a A ciegas (thriller con Sandra Bullock que llevaba años en primera posición) para quedarse en segunda posición de producción original más vista en toda la historia de Netflix, justo por detrás de Alerta roja.

Hay un matiz importante dentro de la ventaja que le sigue sacando la comedia de acción protagonizada por Dwayne Johnson, Gal Gadot y Ryan Reynolds: Alerta roja no ha despertado ningún tipo de conversación en las redes sociales, mientras que desde que No mires arriba llegó a Netflix coincidiendo con las festividades navideñas no se ha hablado de otra cosa. Es un triunfo para una plataforma marcada por contenidos cuya expectación suele darse por rentabilizada en el fin de semana de estreno, y desde luego es un triunfo para su director Adam McKay. Quien, desde su perfil de Twitter, ha observado atentamente cómo evolucionaba el debate.

Recientemente el director de Hermanos por pelotas escribió un tuit haciendo hincapié en las inquietudes ecologistas de No mires arriba: “Me encanta el acalorado debate sobre nuestra película”, escribió. “Pero si no se tiene al menos un poco de ansiedad sobre el clima colapsando (o la inestabilidad de los EE.UU.) no estoy seguro de que No mires arriba tenga algún sentido”. Como las redes son como son, en pocos instantes la declaración de McKay se entendió como un “si no te gusta la película es que no las han entendido”, ciertamente hilarante puesto que No mires arriba no es una obra en absoluto sutil.

Este estudio de la estupidez humana a la hora de afrontar su extinción producto de un cometa fue concebido por McKay como una forma de alertar contra el cambio climático: amenaza tan velada y desdibujada por los medios y la política como podemos ver en No mires arriba. Que sus intenciones sean tan encomiables no ha evitado que en los días transcurridos desde el tuit McKay haya sido muy criticado (“¿si no me gusta Crash es que soy racista?”, se preguntaba un tuitero), hasta que finalmente el director ha hablado del tema con IndieWire.

“La única razón por la que dije aquello fue porque cuando la gente veía la película y se alarmaba sobre lo que estaba ocurriendo tendía a responder un poco mejor. Hay quien reaccionó en plan ‘estás diciendo que si no nos gusta la película es porque no nos importa el clima’, lo cual es completamente ridículo. Nadie diría nunca eso”, explica McKay. “De repente parecía que estuviera diciendo que los críticos no pueden decir nada, y por supuesto que pueden. Es importante tener debate y críticas apasionadas”. El director, de hecho, se siente muy satisfecho por toda la conversación que ha generado su película, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence.

“Vivimos tiempos extraordinarios y las historias son parte de ello. La gente debería odiarlas, amarlas, ir de un extremo a otro. Damos la bienvenida a las críticas negativas”, prosigue McKay. “Creo que es algo bueno, y que la gente debería luchar y ser apasionada sobre ello”. Más allá de su posible presencia en la carrera de los Oscar, a McKay sin duda le gustaría que el diálogo continuara y No mires arriba superara a Alerta roja como la película más vista de la historia de Netflix. Veremos si es posible.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento