Arturo Valls: “En ‘Caiga quien caiga’ me enamoré de la actuación”

Hablamos con el actor sobre ‘Camera Café, la película’, su faceta de productor y su último estreno en pantalla grande, ‘Descarrilados’
Arturo Valls en 'Descarrilados'
Arturo Valls en 'Descarrilados'
Sony

Arturo Valls (Valencia, 1975) atiende nuestra llamada desde un coche de producción. Acaba de terminar la jornada de rodaje de Camera Café, la película, dirigida por Ernesto Sevilla y cuyo set visitaremos unas semanas más tarde, y está encantado de la vida. “No me bajo de la nube –reconoce–. Es muy emocionante. Es un viaje en el tiempo, volver a meternos en los personajes que tantas alegrías nos dieron es una pasada”.

¿Qué tal es Ernesto Sevilla como director?

Estoy flipando con él. Qué tío. Se lo van a rifar. Tiene una intención en cada toma… Hoy bromeábamos y le preguntaba: “¿Un plano normal podemos hacer?”.

Compartes reparto con él y con Julián López en Descarrilados. ¿Qué te hizo decir que sí a esta película?

Imagínate. Te proponen rodar con Ernesto Sevilla y con Julian López y viajando por Europa. Esto en verano, saliendo de la primera ola. ¿Cómo iba a decir que no? Rodar con amigos, una premisa muy muy divertida... La clásica premisa de pez fuera del agua. Tres cuarentones que repiten el viaje que hicieron de jóvenes de interrail. Ahí que nos lanzamos a esa aventura que tiene muchísimo mérito porque nos pilló de pleno la segunda ola.

Arturo Valls, Julián López y Ernesto Sevilla en 'Descarrilados'
Arturo Valls, Julián López y Ernesto Sevilla en 'Descarrilados'
Sony

¿Habías trabajado ya con Julián López y con Ernesto Sevilla?

Con Julián había hecho algún capítulo de Justo antes de Cristo... Y los Chanantes siempre me han llamado para colaborar en Museo Coconut, en sketches de La hora chanante... Con Ernesto también había rodado capítulos de Capítulo 0.

¿Quiénes son tus cómicos de cabecera?

Uy, pues mis gustos son muy eclécticos. Desde los clásicos como Martes y Trece a los que te rompen los esquemas, como Faemino y Cansado, de los que he sido un fan loco... Me gusta mucho el humor absurdo y también conectado a cómicos menos sofisticados como Ozores en el Un dos tres. También cosas más costumbristas... Azcona, la comedia basada en el drama, la mezquindad... Pero, por irme a otro extremo, no sé qué decirte... ¡Chiquito! ¿Y sabes quiénes me han envejecido mal? Los Monty Python. De los americanos me gustan mucho Steve Carell, Will Ferrel, Adam McKey... El reportero: La leyenda de Ron Burgundy es una película que me encanta. A Ernesto también. Yo creo que la película de Camera Café tiene algo de eso.

¿Se nace cómico o uno se hace?

Ser más o menos gracioso sí que se puede cultivar un poco a nivel de contenido: las cosas que dices, los chistes, el tipo de comedia que puedes hacer. Lo que sí creo que no se aprende es la empatía. La misma broma dicha por una persona u otra puede funcionar o no. Y esto lo hemos vivido siempre, en el colegio, en las pandillas. Un chiste dicho por una persona funcionaba y por otra, no. Creo que se nace con este don. Yo tengo esa suerte de que el público me compre cosas que quizás a otros actores no les compran. Yo defiendo mucho esa empatía frente a la gracia. Porque, por ejemplo, mira a Eugenio. Un tipo que desde la seriedad absoluta hacía mucha gracia.

Arturo Valls, Julián López y Ernesto Sevilla en 'Descarrilados'
Arturo Valls, Julián López y Ernesto Sevilla en 'Descarrilados'
Sony

¿Has tenido alguna vez el deseo de ser actor o es algo que te has encontrado?

Efectivamente, es algo que me encontré. No había un objetivo, una meta... Dedicarme al entretenimiento… esto sí, más o menos, se veía venir... Yo vengo del periodismo, pero el periodismo que más me gustaba era el que estaba relacionado con el show, con el circo, con la comedia. Me gustaba el periodismo de magazine, más social, los formatos de actualidad pero con comedia. Caiga quien Caiga fue el comienzo de todo. Ahí me enamoré de la actuación.

Siempre has dicho que Arturo Valls el presentador es un personaje más.

Claro. Tiene más afinidad con mi persona, está más cerca de mí mismo que un personaje puramente de ficción, pero no deja de ser un personaje que habla y gesticula de una manera determinada… Es una versión más eufórica de mí mismo.

También eres productor de cine. ¿Eso sí que era algo que anhelabas?

Sí. Lo que anhelaba era interpretar personajes que me llenasen y poder dar voz a guionistas como Montero y Maidagán [directores de Los del túnel] que no son los que tienen más facilidades para financiar sus guiones. Y me daba mucha rabia ver que había muchos productores que lo que menos les importaba era la película. Esto lo había vivido de cerca y me daba mucha rabia. Quería dar la oportunidad a guiones que valían más la pena. Y tuve la suerte de encontrarme a un socio... que no puede haber socio mejor.

¿Cómo conociste a Félix Tusell, coproductor de Los del túnel, Tiempo después y Camera café, la película?

Yo invertí en el guion de Los del túnel. Quería hacer una comedia de ese tipo, más agria. Tenía un guion y una compra de derechos de Antena 3. Podría haberme ido a cualquier productora porque cualquiera hubiese dicho que sí. Entonces Félix Tusell me llama para que actúe en un corto que iba a producir él. Y ahí conozco a esta persona tan elegante por fuera y por dentro. Aposté por él, y por Carmela M. Oliart, que eran dos chavales con 23 o 24 años en ese momento. Y Camera Café, la película es ya la tercera película que producimos juntos.

¿Y disfrutas produciendo?

Lo disfruto muchísimo. Me interesa más el viaje que el resultado. Los del túnel, Tiempo después y ahora Camera Café. Los del túnel era mi primera película como productor, y eso tiene un componente muy emocionante. Tiempo después es producir y trabajar con nada más y nada menos que con un genio como José Luis Cuerda. Y ahora Camera Café, la película es ese reencuentro, ese viaje en el tiempo, ese volver a recuperar a los personajes, una serie que la gente recuerda con mucho cariño...

¿Es todo tan bueno cuando eres productor?

Bueno, no, también está el vaivén de buenas noticias, se te cae un actor, ahora se te cae un representante, esta parte de la financiación que no llega... Está esa parte negativa pero que también me pone. Es un periplo levantar una película, un via crucis, es muy satisfactorio.

¿Cómo te da tiempo a hacer todas esas cosas y, a la vez, presentar Mask Singer?

Muchas veces he estado entre prueba y prueba o entre grabaciones de Mask Singer hablando con un director de fotografía para convencerle de que tiene que hacer esta peli. O con un actor negociando el sueldo... O en las pausas del Ahora Caigo, la gente del equipo me veía en una silla en una esquina resolviendo todos estos asuntos. Lo he disfrutado mucho pero cada vez me voy a centrar más en la ficción.

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y series en tu correo todos los viernes? Apúntate a nuestra Newsletter. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento