Logo del sitio

Antonio Banderas estrena 'Competencia oficial': "Lo políticamente correcto no es interesante"

Hablamos sobre la estupidez humana, la nominación al Oscar, el día en el que lloró Almodóvar y su papel en ‘Competencia oficial’, que estrena este viernes 
Antonio Banderas
Antonio Banderas
Jesus Chacon

Antonio Banderas se lo ha pasado muy bien rodando Competencia oficial. Lo dice él y va implícito en las carcajadas con las que recuerda la experiencia. Los rodajes con Mariano Cohn y Gastón Duprat tienen pinta de ser muy divertidos, tanto como ese humor negro y la ironía sutil que recorre su filmografía desde las miserias vecinales de El hombre de al lado (2009) hasta las mezquindades más ególatras del ser humano que exploraron en El ciudadano ilustre (2016). Le toca el turno ahora al mundo del cine. Que tiemble.

En Competencia oficial, José Luis Gómez interpreta a un empresario millonario que se debate para pasar a la posteridad entre construir un puente o producir una película. Elige lo segundo. Para dirigirla, cuenta con los servicios de una rompedora directora interpretada por Penélope Cruz (con pelazo). Ella se empeña en contraponer en los personajes protagonistas a dos actores en las antípodas. 

Óscar Martínez interpreta a Iván Torres, un actor puro, de teatro, que sin embargo ensaya a escondidas un épico rechazo de un premio Oscar. A su coprotagonista, Félix Rivero, lo interpreta Antonio Banderas, una estrella mundial que llega al rodaje en descapotable y con una rubia diferente cada día. Dos actores, dos formas de entender la interpretación, dos egos considerables y mucha excentricidad. La comedia está servida.

¿Ha sido difícil interpretar a un actor siendo la interpretación una profesión que conoces tanto?

No fue difícil porque el método de trabajo de Gastón Duprat y Mariano Cohn es un método que va poco a poco alimentándose. Ellos vinieron a Londres, hicimos jornadas de trabajo, charlamos mucho, yo añadí anécdotas... No todas esas anécdotas se me han ocurrido a mí. Son cosas que yo había escuchado de otros actores, historias que alguien me ha contado sobre no sé quién que se comportaba de una determinada manera. Eso nos hacía gracia, lo metíamos en el guion... Lo que sí nos pasaba es que todos, Penélope, Óscar, los directores y yo teníamos la generosidad, si quieres llamarlo así, de saber reírnos de nosotros mismos. Y de jugar desde ahí, sin miedo.

La película es una sátira del mundo del cine y de la interpretación. Tiene muy mala leche...

Tiene muy mala leche, sí, para qué nos vamos a engañar [se ríe]. Son tres personajes que no tienen piedad, los tres son muy malos. Nosotros los hemos colocado en el contexto de nuestra profesión y naturalmente le hemos metido una especie de lupa para hacer más grande el comportamiento de estos personajes. ¡Pero eso es la vida! Eso pasa en un banco y en una empresa. Y en la política ni te cuento ya. Las zancadillas y las historias que hay.

Las películas de Cohn y Duprat van a contracorriente de una sociedad cada vez más políticamente correcta.

Mariano y Gastón son dos tíos a los que les gusta ser muy sinceros. Y eso a veces molesta. Sí. Pero molestar está muy bien. Porque si nos volvemos todos políticamente correctos el arte no existiría. El arte se nutre muchas veces de la molestia, del pinchacito, de dar una patadita en la espinilla de vez en cuando. Lo políticamente correcto no es interesante, no nos hace reaccionar, nos uniforma. Ir uniformados no es bueno para el ser humano. Competencia oficial pone el dedo en la llaga de heridas que duelen mucho. Yo notaba cierta incomodidad en el Festival de Venecia cuando nos cargábamos el León de Oro delante del festival. Lo metíamos en una batidora y venía una señora de la limpieza y lo barría [se ríe]. Y con ello barría la vanidad de tantísima gente que cree que si no tienes un premio es que la vida no te ha tratado bien, esas tonterías que hay alrededor de todo esto. Aquello produjo algún tipo de incomodidad en el festival y a nosotros, una gran carcajada.

Penélope Cruz en Competencia oficial.
Penélope Cruz en Competencia oficial.
Manolo Pavon

Hay otro momento genial y es cuando el personaje de Óscar Martínez ensaya en su camerino el rechazo de un Oscar.

Ese actor es el actor puro, todo pureza. Mi personaje al final es más sincero. “Deme las líneas y yo me las aprendo y se acabó”. Es como ese momento en el que su personaje escucha esas cacofonías con su mujer y están alabando esos sonidos como si fuesen arte y resulta que es el vecino que está colgando un cuadro. Esta película trata sobre la estupidez, básicamente. Y en el mundo del arte eso se da mucho porque la gente, ante lo que no entiende, adopta una posición intelectual muy dudosa. Yo me acuerdo de que eso ocurría mucho en los años 70. Los que iban a ver películas de Fellini o de la Nouvelle Vague y salían diciendo unas tonterías extraordinarias. A veces, se daba un cierto complejo de inferioridad si tú decías que no habías entendido lo que te habían tratado de contar. No pertenecías a determinados círculos y te quedabas fuera. Yo voy a hacer probablemente otro trabajo con Mariano y Gastón en el que nos meteremos en el mundo de la pintura. Va a ser de flipar. Me satisface mucho esa oportunidad que me dan Mariano y Gastón de analizar determinados comportamientos humanos y a la vez reírnos de ellos.

Competencia oficial es la historia de un empresario que quiere pasar a la posteridad produciendo una película... ¿una metáfora de los caminos peregrinos que tiene el cine para financiarse?

Pero duda de si hacer un puente o una película. Es tan triste como gracioso.

¿Cómo ves el estado del cine en España?

Hombre, después de estos años pandémicos demasiado ha hecho. Las salas siguen sin recibir tantos espectadores. A la gente le da miedo meterse en una sala llena. Al mismo tiempo, las plataformas narrativas del audiovisual se han reforzado. Hay mucha morralla pero hay bastantes cosas que están saliendo bien, cuidado. Hay buenos creadores, hay buenos actores y hay buen material y talento. Yo lo que he hecho ante este claroscuro es una huida hacia el teatro [concretamente, ha abierto el Teatro del Soho CaixaBank, en Málaga]. Me he metido en algo que lleva 3.000 años funcionando y que es muy certero. Usted está ahí sentado, yo estoy aquí de pie y le voy a contar una historia. Estoy encantado. Salgo de vez en cuando a hacer alguna película y me vuelvo a encerrar en ese mundo maravilloso del teatro que es donde yo nací como actor.

Antonio Banderas y Penélope Cruz en 'Competencia Oficial'
Antonio Banderas y Penélope Cruz en 'Competencia Oficial'
Cinemanía

¿Cuáles son tus primeros recuerdos vinculados al cine?

20.000 leguas del viaje submarino (1954) en el cine Málaga Cinema. Me llevó mi padre. Recuerdo que salía una calavera en un momento determinado que se iba hacia la cámara y me tiré para atrás y me pegué con el respaldo de madera. Me hice un chichón que me tiré toda la película rascándome la cabeza. Y también La isla del tesoro (1950). Había una escena con unos piratas y una luz azul que se me quedó clavada. Era una escena de un romanticismo acojonante. Yo creo que esa vez fue la primera vez que sentí un escalofrío cinematográfico al ver esa luz sobre esas caras de aquellos villanos de novela decimonónica. Había algo muy romántico y muy bello.

Entonces ahora tienes que disfrutar de participar en películas como Uncharted o Indiana Jones 5, que en el fondo son un poco una vuelta a ese cine de aventuras.

Sí. Es una vuelta a lo que ya no eres. Al niño. Aunque yo creo que yo no lo he matado. Yo creo que el niño que yo fui todavía sigue por ahí escondido en algún lugar de mi alma. Por otro lado, ese sí que es un cine que de verdad hay que verlo en pantalla grande. Porque tú te aproximas de una forma totalmente distinta en una sala a oscuras, frente a una pantalla grande, junto a un público que no conoces. Hay algo de teatralidad en la participación del público en ese tipo de películas.

Alguna vez has dicho que tus referentes eran Fernando Fernán Gómez o José Luis López Vázquez…

Bueno, ha habido muchos. De los españoles, sin duda están esos nombres. Con muchos he tenido la suerte de trabajar y de haberlos conocido. Yo hice cuatro películas con Fernando Fernán Gómez, trabajé con López Vázquez, con Maria Luisa Ponte, Luis Ciges, Agustín González… Son actores a los que respeto y he querido muchísimo. Son iconos del cine español y del teatro. Pero después está el cine internacional: De Niro, Brando... Con algunos también he tenido la oportunidad de trabajar. Con Tom Hanks, Anthony Hopkins, Meryl Streep…Es una suerte la que yo he tenido. La suerte de vivir una etapa donde ha habido unos actores maravillosos icónicos con los que he tenido la oportunidad de compartir tiempo.

Antonio Banderas y Penélope Cruz en 'Competencia oficial'
Antonio Banderas y Penélope Cruz en 'Competencia oficial'
Manolo Pavon

¿Cómo recuerdas los años previos a tu marcha a EE UU?

Fueron años muy bonitos pero llenos de ansiedad. Vivíamos al día. Los pagos entonces eran cortos, se ganaba para ir subsistiendo. Me acuerdo cuando me compré mi primer coche que no veas lo que me lo pensé. Yo decía: “Pero cómo voy a firmar esta cantidad de letras”. No sabía si me iban a dar otra película, vivíamos al día. Vivir al día en nuestro trabajo entonces era muy complicado. No había tanto trabajo, no había televisiones privadas, el teatro se movía por familias... Después las cosas empezaron a cambiar y surgió en mi vida el tema de EE UU. Eso sí lo cambió todo. Completamente.

Spielberg se te acercó en una fiesta para ofrecerte el papel de El Zorro, Tom Hanks te dedicó el Oscar por Philadelphia... De todas esos momentos históricos, ¿con cuál te quedas?

Es muy difícil. Pero vamos a ver. Yo estaba comiendo con el alcalde de Málaga en el Pimpi, mi restaurante en Málaga. Yo sabía que se iban a producir las nominaciones a los Oscar y miré el móvil y vi que la película nuestra había sido nominada. Así que pensé que mi nominación había pasado porque ya íbamos por la película extranjera. Ni lo comenté, seguí hablando con el alcalde. Y de pronto el teléfono empezó a echar chispas. Lo agarré y ahí ya me enteré de que me habían nominado al Oscar. Se lo dije al alcalde muy emocionado y quince minutos después ya había treinta fotógrafos en la calle. Increíble. Fue un momento muy bonito. Porque era una película española, donde yo hablo en español, una película muy chiquita compitiendo con Robert De Niro y películas poderosísimas con estudios detrás. Para mí fue un triunfo extraordinario de ocho películas hechas con Almodóvar, de muchos años de amistad, de haberlo interpretado a él... Esto a lo mejor lo cogen Gastón y Mariano y hacen una comedia con ello pero para mí fue un día muy bonito.

Dolor y gloria
Dolor y gloria
Netflix

¿Cuánto tuvo Pedro Almodóvar que instruirte para interpretarlo en Dolor y gloria?

Fue muy extraño porque surgió entre Pedro y yo desde el momento en el que empezamos a ensayar una especie de ritmo compartido muy emocional que no se había dado en otras películas. Yo con Pedro me he peleado mucho, ¿eh? Pedro es un tío duro. Y en La piel que habito tuvimos nuestras historias. Nunca llegó la sangre al río porque nunca llega. Esto son historias creativas, son peleas creativas. Tenemos opiniones diferentes en un momento determinado y las exponemos y presionamos para que salgan de una manera o de otra. Pero aquí fue una unión desde el principio. Y además no pactada, natural. Surgió así y yo pensaba “bueno, esto va a cambiar”, “en algún momento esto no le va a gustar”. Pero no. Iba siguiendo, siguiendo, y llegamos al final de la película y había sido precioso. Al terminar el rodaje, Pedro dijo: “Corten, lo tenemos”. Y le salieron dos lagrimones como dos soles.

¿Volverás a dirigir? ¿Aquí o allí?

Yo creo que sí. Ahora estoy muy metido en la dirección de teatro. Estoy apasionado con el Company, con lo que estoy haciendo en Málaga. Este proyecto para mí significa muchísimo. Pero el cine no lo he abandonado. Tengo dos o tres guiones escritos. Y sí que me he planteado el volver a dirigir en un momento dado. Sin duda.

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y series todos los viernes en tu correo? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento