Logo del sitio

'Alcarràs': cómo una película sobre agricultores de Lleida hizo historia en Berlín

Carla Simón es la primera directora española en ganar el Oso de Oro en el Festival de Berlín
'Alcarràs'
'Alcarràs'
Avalon

Para su cortometraje en 35 mm Lipstick, Carla Simón disponía de 30 minutos de película y tenía que rodar un filme de 10. Los protagonistas del corto eran dos niños pequeños y eso le daba muchos quebraderos de cabeza a la directora, que pensaba que podría hacer muy pocas tomas. Hasta que un profesor le dijo: “Los niños tienen que creérselo. Tienes que crearles memoria”. Simón siguió aquel consejo y pasó tiempo con los niños que tenían que hacer de hermanos: los llevaba a merendar, quedaba con su abuela en la ficción... 

“Me di cuenta de que este sistema tenía una enorme repercusión en el resultado final. Después de este tiempo juntos, al empezar el rodaje se miraban, se hablaban y se comportaban como si fuesen hermanos”, explica Simón sobre este método de trabajo con actores naturales que se ha convertido en su sello como cineasta, el mismo que le ha brindado el Oso de Oro en el pasado festival de Berlín por Alcarràs, que se estrena hoy en cines.

Como su emocionante ópera prima, Verano 1993, Alcarràs parte de la propia memoria de Carla Simón para contar una historia de ficción, la de los Solé, una gran familia de agricultores que cultivan melocotones y paraguayas y que ven su modo de vida amenazado cuando el dueño de las tierras decide cambiar los frutales por placas solares. “Empecé a pensar en Alcarràs cuando estaba escribiendo mi primera película, hablando con mis tíos –recuerda la directora–. Ellos viven allí y cultivan melocotones. Me hablaban de lo mal que está la agricultura y a mí me interesaba cómo una familia pequeña podía afrontar eso”. 

Simón reflexiona sobre cómo los seres humanos han cultivado la tierra en pequeños grupos familiares desde el neolítico. “Es el trabajo más antiguo del mundo pero la historia de los Solé llega en un momento en que este tipo de agricultura ya no es sostenible. Grandes empresas se hacen con la tierra para dedicarla a cultivos extensivos; el bajo precio de la fruta obliga a sustituir los frutales por un negocio más rentable, y los hijos de los granjeros se van de casa para probar suerte en otras profesiones”.

Imagen de 'Alcarrás'
Imagen de 'Alcarrás'
Cinemanía

Para escribir el guion, Simón contó con su amigo Arnau Vilaró, profesor de cine y antiguo compañero de la universidad de la directora que es de un pueblo a quince minutos de Alcarràs. “Me di cuenta de que para investigar bien ese lugar necesitaba a alguien que lo hubiera vivido más de cerca”, explica sobre su coguionista cuya familia también se dedica a la agricultura. Alcarràs representa un salto frente a Verano 1993 en su complejidad y la directora no tarda en calificarla como “muy exigente en todos los procesos”. 

Pero el mayor reto, sin duda alguna, fue el de la coralidad de la gran familia protagonista. “Hubo mucha reescritura”, explica Simón que junto a Vilaró revisó películas de Berlanga, Desplechin, Renoir o Robert Altman en las que el protagonismo estuviese repartido entre muchos personajes. “Una película clave fue El árbol de los zuecos, de Ermanno Olmi, por su estructura en la que cuatro familias cultivan la tierra en una comunidad”.

Quimet, Mariona, Roger, el Padrí

“Yo tenía el deseo de contar lo que significa ser parte de una familia muy grande. Siempre me han parecido muy especiales esas comidas familiares en las que estoy hablando con alguien pero fijándome en todo lo que pasa alrededor”, explica Simón sobre el punto de partida de Alcarràs. Quimet (Jordi Pujol Dolcet) es el padre de familia y su mujer es Dolors, interpretada por Anna Otin. Mariona (Xènia Roset) y Roger (Albert Bosch) son sus hijos adolescentes e Iris (Ainet Jounou), la pequeña. Hay otras dos hermanas: Glòria (Berta Pipó, hermana de Carla Simón) y Nati (Montse Oró), que tiene dos gemelos con su pareja (Carles Cabós). El abuelo, el ‘Padrí’, es Josep Abad.

A excepción de Pipó todos son actores naturales, algo que Simón, en busca de la naturalidad en sus interpretaciones y del dialecto del catalán que se habla en Lleida, tuvo claro desde el principio. “Creo que cuanto más cerca esté un actor del personaje que interpreta, mayor es la verdad que comunica. Quería que esta película la interpretaran los campesinos que trabajan la tierra, que tienen un auténtico vínculo con ella, que pueden entender lo que significa perderla”.

Clip en exclusiva de Alcarràs

En el casting vieron a más de 7.000 personas, recorriendo las fiestas de los pueblos de la zona, lanzando avisos a los ayuntamientos o, directamente, abordando a aquellos que les parecían interesantes por la calle. Simón tenía la esperanza de que los actores seleccionados fueran familia pero como no fue posible tuvo que retrotraerse a sus tiempos en la escuela de cine. Como en Lipstick, Simón creó de cero esa familia que no había encontrado en el casting. “Alquilé una casa en Lleida y durante febrero, marzo y abril, los actores venían todas las tardes y los fines de semana. No todos juntos sino por parejas, en grupos, atendiendo a todas las relaciones que se dan en la película”, explica sobre estas jornadas en las que ella grababa con su cámara mientras ellos respondían a diversas improvisaciones. “Por ejemplo, si Mariona tenía una relación muy estrecha con el Padrí, una improvisación podía ser que le habían pedido en el colegio que le hiciese unas preguntas sobre la Guerra Civil”, añade Simón.

Cuando terminó este taller de actores larguísimo, la “familia” se reunió para hacer una barbacoa con reminiscencias a la comida que tiene lugar en la película. También como en Alcarràs, los niños prepararon una obra de teatro, Mariona bailó y se habló de las tierras. “Y después de esto leímos el guion por primera y única vez, para que supiesen lo que íbamos a hacer”, continúa Simón, que después ensayó con los actores las escenas de la película en la casa y en los campos donde rodarían. 

Para entonces, Clara Manyós ya se había incorporado como coach de actores, figura que resultó fundamental sobre todo en el rodaje, cuando Simón no podía acompañar emocionalmente a los actores. “También me ayudó a hacer cosas que yo no sabía hacer. Por ejemplo, Jordi Pujol Dolcet, el actor que interpreta a Quimet, no había llorado desde que era pequeño y tuvimos que dedicarle tres tardes a conseguir que llorase delante de la cámara. Probamos de todo, hasta cebollas, pero finalmente fue la propia historia de la película la que le hizo llorar”.

Carla Simón con el Oso de Oro por 'Alcarràs'
Carla Simón con el Oso de Oro por 'Alcarràs'
Vianney Le Caer

La coralidad de Alcarràs volvió a ser un reto en la puesta en escena, mucho más compleja que la de Verano 1993. “Antes de rodar hicimos una lectura de guion con la gente más clave del equipo durante una semana. Y determinamos qué punto de vista primaba en cada momento”, explica Simón sobre su método a la hora de planificar, por capas. “Para mí era muy importante ir a rodar sabiendo con quién estamos y de quién a quién iba el relevo en cada escena”. Cada cual en la familia Solé reacciona de una manera a la pérdida de las tierras. El Padrí está muy triste, se siente impotente por no haber sabido leer el signo de los tiempos, por no haber garantizado el legado familiar. 

Quimet, más burro que un arado, responde al fin de su forma de vida con ese orgullo puramente masculino. El arco de su personaje, la aceptación, vertebra el filme como el de Frida en Verano 1993. Los niños, con cuyo punto de vista comienza la película, juegan ajenos a todo. Sin embargo, Simón muestra cierta preferencia por el punto de vista de los nietos adolescentes. Y, sobre todo, por Mariona, la nieta que ensaya coreografías de Instagram mientras observa cómo la amenaza que se cierne sobre la forma de vida de su familia disparata las relaciones entre sus padres, tíos y el abuelo. “En Mariona está mi semilla para hacer cine –concede Simón–. Porque a los 12 años empecé a mirar a mi familia así, como lo hace ella”.

¿Quieres recibir las mejores recomendaciones de cine y series todos los viernes en tu correo? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento