Curon, el pueblo italiano que emerge de las aguas 70 años después

XX
La torre misteriosa de Curon sobre el Lago de Resia.
Pxfuel

Hay veces que nos fascinan las historias que hay detrás de cada lugar, y Curon es uno de esos lugares con belleza y misterio que en esta vida no hay que dejar escapar. Esta localidad italiana con casi 3.000 habitantes se encuentra situada la provincia de Bolzano muy cerca del confín con Austria y Suiza, en la región italiana del Trentino-Alto Adige. 

Rodeado del Lago de Resia, encontramos este lugar tan escondido entre frondosas montañas verdes al que podrás acceder atravesando pequeñas carreteras con pronunciadas curvas, donde a lo lejos, de repente, observarás un campanil que flota sobre el agua y guarda una historia de lo más desoladora.

La dolorosa historia detrás de una bella estampa

Destrucción de la iglesia de Curon
Destrucción de la iglesia de Curon en 1948.
Ayuntamiento de Curon

Todo comenzó después de la Segunda Guerra Mundial cuando en 1948 se levantó una presa para elevar el nivel de los lagos Curon y Resia y formar un dique de seis kilómetros de largo y uno de ancho que produjera electricidad. Nadie en el pueblo quería dicho aumento y tristemente no se pudo parar. Fue entonces cuando en 1948 se forzó a los vecinos a tener que abandonar su pueblo tras fusionar estos dos pequeños lagos naturales, teniendo como único vestigio, y recordatorio del pueblo hundido, el campanario de la iglesia construido en 1357. Cuenta la leyenda que durante el invierno, aún se puede escuchar el sonido de sus campanas que recuerdan la huida de los vecinos en la aldea.

La inspiración de Netflix para una serie de terror

La serie creada por Ezio Abbate, Ivano Fachin, Giovanni Galassi y Tommaso Matano, ha sido una de las producciones más vistas y cuenta en siete episodios el regreso de una familia de Milán a este pueblo cuando la madre desaparece sin dejar rastro. Es ahí cuando los dos hijos adolescentes de la familia tendrán que enfrentarse a los vecinos del pueblo y evitar escuchar los sonidos fantasmales del campanario que será la maldición que los lleve a la muerte.

Qué ver en Curon

En verano, la región es un destino popular para los ciclistas: aquí pasa la Vía Claudia Augusta, una de las rutas ciclistas más famosas de Europa, que luego continúa hacia Merano. Los paseos en barco por el lago son el pasatiempo ideal para quienes buscan tranquilidad y descanso. Aquellos que quieran subir más alto tendrán disponibles dos importantes centros de senderismo: en la frontera con Suiza, en el lado del Val di Roia, y en Vallelunga, en la frontera con Austria, al pie del glaciar Palla Bianca.

El invierno en Curon también tiene mucho que ofrecer. Con Maseben, Belpiano y Malga S. Valentino, hay tres áreas de esquí, y una conexión con Nauders en Austria. Además el lago helado de Resia permite el surf sobre hielo. También podrás disfrutar de un relajante paseo en un trineo tirado por caballos para descubrir la belleza del valle superior de Venosta cubierto de nieve.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento