Logo del sitio

Diez playas salvajes de Galicia para disfrutar del mejor mar en verano

Playa de las Catedrales, en Lugo.
Playa de las Catedrales, en Lugo.
iStock

AS CATEDRAIS (Lugo)

A solo diez kilómetros de Rivadeo emerge la que es la gran joya de la Mariña Lucense. Su nombre real es Praia de Augas Santas, pero todo el mundo la conoce como la de las Catedrales, por sus impresionantes formaciones rocosas, una sucesión de acantilados, cuevas y arcos, algunos de los cuales superan los treinta metros de altura. Solo se puede visitar cuando la marea está baja. Son tantos los que quieren descubrir este singular enclave, que en pleno verano es necesario reservar con antelación (ascatedrais.xunta.gal) si lo que se quiere es pisar la arena.

Playa de Melide, en la Costa da Vela.
Playa de Melide, en la Costa da Vela.
Getty Images/iStockphoto

PLAYA DE MELIDE (Pontevedra)

Mar y pinos son los dueños del paisaje en la Costa da Vela, entre las rías de Vigo y Pontevedra, en el punto más occidental de la península del Morrazo. Flanqueada por tres faros, en el Espacio Natural Protegido de Cabo Home, entre Punta Subrido y Punta Robaleira, esta playa, de arena fina y apenas 250 metros de extensión, ofrece unas sensacionales vistas de las Islas Cíes, a poco más de dos kilómetros y medio. Para llegar hasta aquí hay que seguir un camino de tierra. Merece la pena. Quizás veamos delfines jugando en el agua.

Playa de Carnota, en la Costa da Morte.
Playa de Carnota, en la Costa da Morte.
© XURXO LOBATO

PLAYA DE CARNOTA (A Coruña)

En Santa Comba de Carnota, en la Costa da Morte, a menos de cuarenta kilómetros del fin del mundo o, lo que es lo mismo, Fisterra. Ahí se abre, con su espectacular forma de media luna, este infinito arenal, de 7.000 metros, que se extiende entre dunas y matorrales. “Fabulosas playas se ensartan a lo largo de toda la zona como perlas en un collar, pero ninguna es más preciosa que Carnota”. Así habla el diario británico The Guardian, que acaba de situarla entre las 40 mejores de Europa. La desembocadura del río Valdebois forma en ella una curiosa laguna interior.

Playa de Vilar, entre las rías de Arousa y la de Muros e Noia.
Playa de Vilar, entre las rías de Arousa y la de Muros e Noia.
turismo.gal

PLAYA DE VILAR (A Coruña)

Situado entre las rías de Arousa y la de Muros e Noia, el Complexo Dunar de Corrubedo e Lagoas de Carregal e Vixán es el parque natural más visitado de Galicia. Atravesar la gran duna móvil a pie por el sendero del Camiño do Vento es toda una experiencia. También, disfrutar de sus playas, como esta de la península de Barbanza, de arena de color blanco, que contrasta tanto con el azul atlántico. Pertenece al municipio de Ribeira y se accede a ella por una pasarela de madera. Como parte del decorado, poderosas rocas de granito. Y, como telón de fondo, el pueblo de Corrubedo.

Playa de Doniños, de casi dos kilómetros.
Playa de Doniños, de casi dos kilómetros.
turismo.gal

PLAYA DE DONIÑOS (A Coruña)

Atención con las corrientes. Esta playa es, por su fuerte oleaje, una de las favoritas de los amantes del surf. Pero también la de aquellos a los que les gusta evadirse del mundo. Sus 1.700 metros de longitud dan para pensar, soñar e incluso viajar por el tiempo. En su límite norte se halla el castro prerromano de Lobadiz. También cuenta con algunos restos de una batería de artillería de costa del siglo XVIII, que formaba parte de un conjunto defensivo. La playa está a pocos kilómetros de Ferrol, pero ¡no hay que marcharse pronto de aquí! La hora del atardecer es pura magia.

Vista aérea de la playa de Area Maior.
Vista aérea de la playa de Area Maior.
turismo.gal

AREA MAIOR (A Coruña)

Hay quien considera que esta playa de Muros es el verdadero paraíso en la tierra. Su belleza salvaje es incuestionable, separada como está por un cordón de dunas, de casi diez metros de altura, de la laguna de Xalfas, que se comunica con el mar por un pequeño canal. Mide 1.400 metros y tiene forma de ensenada, además de una arena fina y blanca que deslumbra a los pies del Monte Louro. Un pinar enmarca un poco más el paisaje. Hasta ella nos conduce una pasarela, pero, a la hora del baño, habrá que tener cuidado. Está totalmente abierta al océano Atlántico.

Playa de A Lanzada, en Pontevedra.
Playa de A Lanzada, en Pontevedra.
Getty Images/iStockphoto

A LANZADA (Pontevedra)

Situada entre los municipios de O Grove y Sanxenxo, esta es una de las playas más famosas de Galicia. Y también una de las más grandes: con sus casi dos kilómetros y medio de extensión es perfecta para caminar despacio. En torno a la playa, en forma de media concha, se extiende una zona de dunas, que hacen aún más idílico el lugar, repleto de leyendas que nos recuerdan el enorme poder del océano… Que no suene a tópico si decimos que su arena es blanca y sus aguas cristalinas. Una capilla y una necrópolis del siglo IV a.C. se integran en su entorno.

Las islas Cíes y la playa de Rodas.
Las islas Cíes y la playa de Rodas.
Getty Images/iStockphoto

PLAYA DE RODAS (Pontevedra)

Figura en todas las listas como una de las mejores playas del mundo. Las islas Cíes son, en realidad, tres. ¿Sus nombres? San Martiño, Monteagudo y Faro, unidas estas dos últimas por esta ya universal playa, una preciosa media luna de arena blanca y fina de algo más de un kilómetro, con un puente de piedra que sirve para conectarla con una laguna interior. Que nadie se engañe: el agua está aquí muy fría. Pero eso es lo de menos. Para llegar hasta ella es necesario subirse a bordo de uno de los catamaranes que salen de los puertos de Vigo, Cangas y Baiona (www.mardeons.es).

La extensa playa de Arealonga, en Lugo.
La singular playa de Arealonga, en Lugo.
turismo.gal

PLAYA DE AREALONGA (Lugo)

Situado entre la desembocadura del río Sor, con sus famosos tres puentes, y la ría do Barqueiro, en la comarca de La Mariña Occidental, el municipio de O Vicedo es mar y es montaña, naturaleza en estado puro. Buen ejemplo de ello es esta extensa playa en forma de concha, en torno a los dos kilómetros de extensión. De arena blanca y oleaje tranquilo, rodeada por un bosque de pinos, marca una frontera natural entre las provincias de Lugo y A Coruña. A sus cuevas se puede acceder caminando cuando la marea está baja o en kayak si ocurre lo contrario.

Playa de A Frouxeira, arenal de tres kilómetros de longitud.
Playa de A Frouxeira, arenal de tres kilómetros de longitud.
turismo.gal

PLAYA DE A FROUXEIRA (A Coruña)

Durante la primavera y el otoño la lagoa de A Frouxeira es lugar de paso de numerosas aves migratorias, de ahí que este enclave húmedo sea, por su valor medioambiental, uno de los más importantes del noroeste peninsular. La playa, de tres kilómetros, se extiende entre las puntas de Frouxeira y Faluchos, en Valdoviño, al norte de Ferrol. El viento y su fuerte oleaje la han convertido en una de las favoritas de los surfistas, que saben bien de las corrientes que se originan en torno a la zona de la isla Percebelleira. Por los alrededores se pueden hacer rutas en bicicleta. Más información de todas las playas en turismo.gal

Apúntate a nuestra Newsletter de Viajes y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo

Mostrar comentarios

Códigos Descuento