Logo del sitio

Los ojos biónicos cada vez más cerca: crean un material capaz de dilatarse y contraerse ante la luz como las pupilas

Las pupilas del ojo humano se contraen cuando hay más luz y se dilatan cuando hay poca luz.
Las pupilas del ojo humano se contraen cuando hay más luz y se dilatan cuando hay poca luz.
Pxfuel

Unos investigadores de la Universidad de Nankai (China) han creado un material muy fino que es capaz de imitar la manera en la que las pupilas se dilatan o se contraen dependiendo de la luz. Este estudio da un paso más hacia el desarrollo de ojos biónicos realistas y eficaces que podrán usarse en el futuro.

Cuando un ojo real recibe luz, viaja por la retina. Allí, la recepción de estímulos lumínicos se transforma en impulsos nerviosos y se envían al cerebro para ser procesados. Esta situación sucede muy rápido y se manifiesta externamente a través de la reducción de la pupila. Por lo contrario, cuando hay poca luz, las pupilas se dilatan.

Los expertos detallan que el tamaño de la pupila se ajusta dependiendo del nivel de luz que hay. La razón de ello es que el ojo busca ver en alta resolución, pero también que la retina se mantenga protegida ante la luz.

Según recogen en la revista New Sciencist, el material que han realizado en China calca la reacción que tiene la pupila ante los estímulos lumínicos. Xu Wentao, el principal autor de la investigación, recalca que la contracción y dilatación de la pupila podría resultar importante: “Si los humanos alguna vez quieren usar ojos biónicos, este reflejo debe recrearse”.

El nervio artificial que imita a la pupila está hecho con perovskita.
El nervio artificial que imita a la pupila está hecho con perovskita.
Nankai University

Los científicos han explicado que para conseguir recrear la acción de la pupila han usado perovskita, un material muy usado para las placas solares fotovoltaicas. Wentao y su equipo emplearon ese material para recubrir un ojo artificial en un experimento en un laboratorio.

En el artículo de New Sciencist, detallan que el recubrimiento medía 625 nanómetros de espesor y disponía de una fibra de aleación. El equipo de Wentao descubrió que el perovskita mandaba señales de tipo neutral a la fibra y que dilataba y contraía la pupila del ojo dependiendo de la condición de la luz.

Los ojos biónicos son muy útiles para aquellas personas con dificultades de visión, sin embargo, es una tecnología a la que todavía le queda mucho trabajo por delante. En el caso de los individuos que tienen problemas para enfocar objetos cercanos, visión doble o sensibilidad a la luz a causa de lesiones en nervios ópticos u oculomotores, el material que han desarrollado con este estudio podría ser la solución.

Después de crear este material, Xu Wentao y su grupo de investigadores pretende seguir avanzando en la tecnología de los ojos biónicos. Uno de sus propósitos a futuro es lograr que estos aparatos sean capaces de percibir el color de manera similar a la de la vista humana, que puede diferenciar millones de colores en alta resolución.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento