Logo del sitio

Tumorectomía de mama, la cirugía en la que solo se extirpa el tumor

Dos médicos en un quirófano.
Dos médicos en un quirófano.
Vidal Balielo Jr. de Pexels.

Los avances con respecto a la investigación del cáncer de mama han conseguido mejorar los diagnósticos y poder realizar cirugías que no supongan la pérdida de la mama afectada. Este es el caso de la tumorectomía, un procedimiento quirúrgico en el que solamente se extirpa el tumor dejando la mama tal y como está, sin afectación ninguna, con un excelente resultado.

Todavía el cancer de mama continúa siendo una enfermedad grave a la que hay que prestar la mayor atención posible. El Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) explica que "la probabilidad estimada de desarrollar cáncer de mama siendo mujer es de 1 de cada 8". Por eso, conocer los procedimientos como la tumorectomía permite mejorar la información sobre las posibles cirugías que se pueden realizar ante la detección de un tumor. 

¿En qué consiste la tumorectomía?

Antes de que un médico considere hacer una tumorectomía este ha tenido que realizar distintas pruebas. Entre ellas, una radiografía que permita saber el tamaño que tiene el tumor y una biopsia que permita confirmar si es benigno o maligno. En el caso de que el tumor se haya detectado en una etapa temprana y sea pequeño es viable la tumorectomía. En caso contrario, no.

Esta intervención solamente extirpa el tumor y parte de la zona afectada. Dependiendo de dónde se encuentre puede que haya que eliminar el pezón o que tan solo quede una pequeña hendidura en la parte superior de la mama. La afectación al pecho será mínima, pues se conserva el tejido mamario. 

En muchos casos, a pesar de esta intervención, los médicos pueden aconsejar la radioterapia, como explican desde la American Cancer Society. El objetivo es eliminar cualquier posible célula cancerosa que pueda continuar presente en la mama y que pueda derivar en un futuro cáncer de nuevo. Sin embargo, esta decisión va a depender de cada caso en particular.  

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

Una tumorectomía se suele realizar con anestesia general. Sin embargo, si la paciente se ha sometido a una operación reciente se puede sopesar la idea de utilizar anestesia local. Todo dependerá del tamaño del tumor, de lo complicada que pueda ser su extracción y de otros factores individuales. Además, la cirugía puede durar desde 1 hora hasta más dependiendo de las circunstancias.

¿Cómo es el postoperatorio de una tumorectomía?

Es completamente normal sentir dolor, sensibilidad en la zona, cansancio y que aparezcan moratones en la mama afectada. No obstante, si la cirugía ha sido menor y el tumor era muy pequeño en unos días la paciente va a poder sentirse  muy bien tras la intervención. Sin embargo, es probable que tenga que utilizar un sujetador adecuado para proporcionar apoyo a la mama y reducir el dolor.

El uso de analgésicos de venta libre, el cuidado de la cicatriz y descansar durante los primeros días es esencial. Asimismo, desde la Memorial Sloan Kettering Cancer Center aconsejan esperar hasta 24 horas después de la cirugía para ducharse. Posteriormente, conviene secar muy bien la zona afectada para evitar que queden restos de humedad que puedan infectar la cicatriz.

La tumorectomía suele frenar el avance del cáncer de mama desde un primer momento. Esto es posible gracias a un diagnóstico precoz que previene que el cáncer continúe evolucionando. Poder cortarlo de raíz desde sus inicios es vital para salvar vidas. Por eso, autoexaminarse frecuentemente es imprescindible.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento