"No deberíamos dejar de jugar nunca, lo que deberíamos hacer es adaptar el tipo de juego a la edad"

Una sesión de rol infantil. Disfraces y varitas son opcionales, pero pueden sumar diversión.
Una sesión de rol infantil. Disfraces y varitas son opcionales, pero pueden sumar diversión.
M.T.

 ¿Por qué es importante que jueguen los niños y los no tan niños? A esta y otras muchas preguntas responde Abel Domínguez, psicólogo sanitario y portavoz de Fisher-Price, que participa en la iniciativa 'Jugando todo va mejor' junto con la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ).

Hola Abel, ¿por qué es tan importante que los niños jueguen?

El juego es la manera en la que los niños exploran el mundo, descubren y aprenden, es el vehículo natural de aprendizaje para ellos ya que fomenta la curiosidad que es la base del aprendizaje. Esto es lo que hace que el juego sea tan importante. Les brinda la oportunidad de utilizar determinadas formas de pensar y desarrollar el pensamiento lógico, numérico y causal.

Como padres, puede que nos preguntemos qué cosas les toca aprender a los niños en cada momento y cuál es la mejor manera para estimular dicho aprendizaje. Hay una infinidad de estrategias y tareas que deben poner en práctica en los juegos mientras se divierten que les ayuda a desarrollarse como personas y a desarrollar su pensamiento y manera de pensar.

¿Hasta qué edad se debería jugar?

Más allá del carácter lúdico del juego, no deberíamos dejar de jugar nunca. Está respaldado por la ciencia que jugar es positivo para todos, desde la contribución al desarrollo de los más pequeños, la reducción de los niveles de cortisol en adultos y la prevención de la degeneración cognitiva en las personas más mayores. Lo que deberíamos hacer siempre es adaptar el tipo de juego a la edad.

Existen diferentes etapas de crecimiento que determinan los aprendizajes que los niños son capaces de hacer, pero estas etapas deben ser siempre orientativas ya que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje y hay que respetarlo para lograr un desarrollo sano. En este sentido, es importante facilitarles juguetes que puedan adaptarse a sus necesidades en cada momento.

"Los padres deberían jugar con sus hijos. Es una manera de generar lazos de convivencia, de cariño y de calidad"

¿Deberían participar los padres en el juego de los niños?

Los padres deberían jugar con sus hijos para acompañarlos en el juego. Es una manera de generar lazos de convivencia, de cariño y de calidad. Aún así, también es bueno que los niños jueguen solos. De hecho, está demostrado que aprenden más cuando descubren por sí mismos, que cuando realizan aprendizajes guiados y estructurados por un adulto. Por eso, resultan muy recomendables, los juguetes que les llaman la atención, les permiten explorar y les animen a interactuar, motivando y estimulando su aprendizaje.

¿Qué es la iniciativa 'Jugando todo va mejor'?

Esta iniciativa está enmarcada dentro de la campaña de marca 'Jugar también es aprender' que tiene como objetivo transmitir que el juego, además de ser un motor de beneficios y diversión, es el principal vehículo de aprendizaje en niños.

El aprendizaje a través del juego es muy rico ya que surge del propio interés, de la propia motivación, de forma espontánea y así es como se adquieren los conocimientos más importantes para la vida como hablar, moverse con armonía, relacionarse con los demás o conceptos más teóricos como matemáticas, leer, escribir… Y es que, a través el juego, se potencia la curiosidad, que es el motor del aprendizaje.

Jugar facilita el aprendizaje y lo hace más divertido.
Jugar facilita el aprendizaje y lo hace más divertido.
GTRESONLINE

¿Cómo ha cambiado la forma de jugar en los últimos años?

En los últimos años la forma de jugar ha derivado más a lo digital. Todo lo que se disfrutaba antes en papel ahora mismo está cogiendo un tono digital, que además atrae mucho la atención de los niños. El mundo digital ha abierto todo un universo de juegos nuevos o adaptaciones de juegos clásicos que atraen mucho a niños y adultos.

Los juguetes se han ido adaptando a las nuevas tecnologías. Ahora, por ejemplo, existen para esta edad más temprana los llamados “juguetes electrónicos para bebés” que son ideales para fomentar su curiosidad.

Los descubrimientos que los peques realizan experimentando por sí mismos son muy gratificantes, por eso les gustan tanto los juguetes que estimulan su curiosidad, conceptos como las letras, los números, etc. son más divertidos de aprender cuando son sus personajes favoritos quienes activan sonidos, emiten canciones o dicen frases que pueden identificar y repetir.

"A través el juego, se potencia la curiosidad, que es el motor del aprendizaje"

¿Es posible trasladarlo todo al juego como, por ejemplo, las materias más pesadas como las de teoría?

Creo que hay formas lúdicas de plantear determinadas tareas que podrían ser un poco más tediosas como tareas del hogar o tareas un poco más automáticas. Podemos reforzar y generar interés en nuestros hijos a través de determinadas técnicas de fichas, premios u otras técnicas que los psicólogos recomendamos a los padres para que terminen bien y pronto esas tareas que les son un poco más pesadas pero que son necesarias e importantes para el desarrollo de los niños.

Por ejemplo, las materias del colegio que notamos que les cuesta más, los padres deberían pensar un poco en cómo hacerlas más divertidas. Esto es una gran clave y recurso que deberíamos tener. Como dice Fisher-Price, “Jugar también es aprender”. No se nos puede olvidar que los niños aprenden a través del juego, porque es su idioma. Si trasladamos al juego un objetivo de aprendizaje que consideramos importante para ellos, lo vamos a estar inculcando mucho mejor. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento