Un estudio identifica el mejor momento (y más saludable) para conciliar el sueño

Una mujer durmiendo.
Una mujer durmiendo.
PEXELS

Si bien el vínculo entre el sueño y un corazón sano está establecidodesde hace tiempo, los investigadores aún están investigando los detalles. Un nuevo estudio sugiere que incluso podría haber un momento óptimo, dentro de nuestro reloj biológico de 24 horas, para conciliar el sueño.

Tal y como recoge Science Alert, la investigación fue publicada en el European Heart Journal. En él se explica que quedarse dormido entre las 22:00 y las 23:00 horas parece ser el punto ideal para un sistema cardiovascular saludable.

"El cuerpo tiene un reloj interno de 24 horas, llamado ritmo circadiano, que ayuda a regular el funcionamiento físico y mental", dice el psicólogo David Plans, de la Universidad de Exeter.

"Si bien no podemos concluir la causalidad de nuestro estudio, los resultados sugieren que es más probable que la hora de acostarse temprano o tarde altere el reloj corporal, con consecuencias adversas para la salud cardiovascular", añade.

Al analizar los datos del acelerómetro de muñeca de 88.026 participantes en el estudio del Biobanco del Reino Unido, un equipo de investigación dirigido por el primer autor Shahram Nikbakhtian de la compañía de atención médica digital Huma Therapeutics AI pudo comparar el tiempo de sueño durante un período de siete días con resultados de salud posteriores.

El conjunto de datos incluyó 3.172 casos de enfermedad cardiovascular, durante casi seis años de seguimiento de los participantes. 

El equipo descubrió que quedarse dormido después de la medianoche o antes de las 22:00 se asoció con un aumento de alrededor del 25% en el riesgo de enfermedad cardiovascular, en comparación con quedarse dormido entre las 22 y las 23 horas. Este aumento en el riesgo se redujo al 12% para aquellos que se quedaron dormidos entre las 23 y las 00 horas.

"El momento más arriesgado fue después de la medianoche, potencialmente porque puede reducir la probabilidad de ver la luz de la mañana, lo que restablece el reloj biológico", dice Plans.

Esta tendencia se mantuvo al tomar en cuenta edad, sexo, duración del sueño, madrugar o noctámbulo, tabaquismo, peso, diabetes, presión arterial, nivel de colesterol y nivel socioeconómico. También fue más pronunciado para las mujeres, pero los investigadores aún no están seguros de por qué.

"Puede ser que exista una diferencia de sexo en la forma en que el sistema endocrino responde a una interrupción en el ritmo circadiano", sugiere Plans.

"Alternativamente, la edad avanzada de los participantes del estudio podría ser un factor de confusión, ya que el riesgo cardiovascular de las mujeres aumenta después de la menopausia, lo que significa que puede no haber diferencia en la fuerza de la asociación entre mujeres y hombres", agrega.

Este tipo de estudio no puede determinar si el tiempo de sueño en sí mismo contribuye a la enfermedad cardíaca; pueden ser otros comportamientos relacionados con quedarse despierto hasta tarde, como no beber o el estrés que mantiene a las personas despiertas lo que está causando los problemas.

"Si nuestros hallazgos se confirman en otros estudios, el horario del sueño y la higiene básica del sueño podrían ser un objetivo de salud pública de bajo costo para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca", concluyó Plans.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento