Logo del sitio

Cinco consejos para que tus hijos se duerman pronto con el cambio de hora

Un niño pequeño durmiendo sobre la cama.
Un niño pequeño durmiendo sobre la cama.
EP

Esta madrugada del domingo toca el cambio de hora de verano. A las 2:00 tendremos que adelantar la hora, y serán las 3:00 h. Los adultos tienen que hacer el esfuerzo de dormir una hora menos, pero en el caso de los niños, la cosa se puede complicar.

Los pequeños pueden tener más problemas que nosotros para acostumbrarse al cambio de hora, por lo que es necesario afrontar de manera diferente este momento. El diario The Sun ha hablado con Mandy Gurney, fundadora de Millpond Children's Sleep Clinic, quien ha revelado sus cinco consejos principales para ayudar a los niños a conciliar el sueño.

Puesta en escena

"Empieza a pensar en la hora de acostarse de tu hijo una hora antes de que quieras que se duerma", dice Gurney.

"Ordena los juguetes y apaga todas las pantallas, incluidos los teléfonos, tabletas y ordenadores, ya que la luz azul puede interferir con la producción de la hormona del sueño, la melatonina. También atenúa las luces de su dormitorio; esto también ayudará con la producción de melatonina", afirma.

Ajusta su patrón de sueño

Algunos niños tienen problemas para conciliar el sueño a la hora apropiada. "Esto puede ser simplemente una cuestión de presionar el 'botón de reinicio' en su rutina de sueño: si ahora están tardando una hora o más para conciliar el sueño, es importante enseñarles cómo dormirse en 10-15 minutos", dice Gurney.

"El objetivo de esta técnica es adelantar gradualmente el reloj corporal de los niños en pequeños incrementos hasta que puedan quedarse dormidos en un momento más adecuado", afirma la experta.

Para mejorar las posibilidades de éxito, Mandy Gurney aconseja llevar un diario de sueño. En él, debes registrar a qué hora se duerme tu hijo naturalmente y luego, durante las tres noches posteriores, acostar a su hijo a la última hora que hayas registrado en el diario.

Una buena rutina de sueño

Mandy Gurney dice que una vez que hayas establecido tu rutina, debes tratar de seguir los mismos pasos todas las noches.

"Una estabilidad muy necesaria y una sensación de calma pueden hacer maravillas para calmar cualquier ansiedad que pueda haber surgido", dice Mandy  Gurney. 

"Estos pasos establecerán la expectativa para tu hijo de que la hora de acostarse está en camino y le darán la familiaridad y la seguridad que necesitan para estar tranquilos y relajados antes de dormir", añade.

La relajación es clave

Incluso a los adultos les resulta difícil desconectar y ocurre exactamente lo mismo cuando se trata de niños. Mandy Gurney recomienda darle a tu hijo un baño tibio de no más de diez minutos.

La experta dice que debes evitar hacer de este baño antes de acostarse una oportunidad para jugar, para evitar la sobreestimulación antes de ir a la cama. "Después, ve directamente del baño al dormitorio. Para mantener la rutina enfocada, es mejor no volver a la sala de estar, ya que tu hijo puede distraerse", agregó.

Cuentos y sonidos relajantes

Mandy Gurney sugiere que cada noche termines la rutina de dormir con un cuento. "Escuchar historias ayudará a tu hijo a relajarse y esto pronto se convertirá en una parte familiar de tu rutina para acostarse, que tu hijo asocia con el final del día y la hora de dormir", dice.

"Trata de evitar cualquier discusión o charlar mucho en este momento, ya que esto podría estimular demasiado el cerebro de tu hijo. Después de un beso y un abrazo de buenas noches, sal de la habitación: deben estar dormidos alrededor de 15 minutos después", agregó la experta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento