Nuevo conflicto entre Google y China por supuestos cortes en el servicio de correo de GMail

  • Google acusó a China de dificultar el acceso a los usuarios a cuentas de Gmail.
  • Dicen que las intervenciones se han intentado disfrazar de problemas técnicos.
  • El bloqueo coincide con un momento de tensión silenciosa en el país asiático.
Letrero de Google frente a sus oficinas de Beijing.
Letrero de Google frente a sus oficinas de Beijing.
Christina Hu / REUTERS

El Gobierno chino consideró "inaceptables" las acusaciones de la multinacional Google de estar interfiriendo en su servicio de correo Gmail, en un nuevo episodio del enfrentamiento entre Pekín y la compañía californiana. "Hemos recibido preguntas de los medios al respecto y las hemos transmitido al Consejo de Estado (Ejecutivo), (...) pero encontramos tales acusaciones inaceptables", aseguró en rueda de prensa la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Jiang Yu.

Google acusó el lunes al Gobierno de China de dificultar el acceso a cuentas de su correo Gmail a los usuarios en el territorio chino, que además, según fuentes de la firma y expertos, se han intentado disfrazar de problemas técnicos para que no parezca una acción de la censura.

Desde hace una semana, acceder a cuentas de correo individuales o corporativas de Gmail se ha vuelto más complicado en China: en ocasiones tardan más tiempo de lo habitual, otras veces da error al intentar entrar en mensajes y en otros casos es muy complicado enviar archivos adjuntos.

El incidente marca un nuevo roce entre el régimen chino y Google, un año después de que la compañía se quejara de que "hackers" chinos habían entrado ilegalmente en cuentas de correo de disidentes, lo que desembocó en una reducción de la presencia del buscador en el mercado de Internet de China, el mayor del mundo.

El Gobierno chino siempre ha negado toda responsabilidad en el ciberataque y ha argumentado que sus webs oficiales también son frecuentes dianas de las acciones de piratas informáticos.

El bloqueo coincide con un momento de tensión silenciosa en el país asiático, debido a las convocatorias en semanas pasadas de protestas callejeras en demanda de democratización y reformas al Gobierno chino, a imitación de las que han revolucionado el mundo árabe. Las convocatorias apenas fueron secundadas, y produjeron simplemente una amplia presencia de policías y periodistas extranjeros en los lugares de las presuntas manifestaciones.

Sin embargo, han causado nerviosismo entre los líderes chinos, que han respondido con un incremento de la censura, la detención de un centenar de disidentes y abogados desde hace semanas, y presiones a la prensa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento